Anuncios

¿Te preocupa la salud de tu hígado? Esto recomiendan los expertos

Frente al consumo de alcohol, los expertos recomiendan disminuir la cantidad no solo por mantener la dieta, sino también por otros riesgos a la salud.

Foto: iStock
Frente al consumo de alcohol, los expertos recomiendan disminuir la cantidad no solo por mantener la dieta, sino también por otros riesgos a la salud. Foto: iStock

NUEVA YORK.– Las enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol son la principal causa de muerte por consumo excesivo de alcohol y, aunque son curables en las primeras fases, muchas personas no se dan cuenta de que las padecen hasta que ya es demasiado tarde para revertir la situación.

Las muertes anuales causadas por esta enfermedad están aumentando en Estados Unidos, con un incremento del 39 por ciento en los últimos años, según nuevos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Las tasas de mortalidad son más elevadas entre los hombres y los adultos de 50 a 64 años, aunque aumentan de manera más rápida entre las mujeres y los adultos más jóvenes.

Jessica Mellinger, profesora adjunta de gastroenterología y hepatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan, dijo: “La gente que bebe lo hace en mayor cantidad que antes, así que creo que ese es el principal factor”. Y añadió: “Estamos viendo que, por primera vez en este país, las mujeres beben tanto como los hombres”.

¿Qué es la enfermedad hepática relacionada con el alcohol?

La primera fase de la enfermedad es la hepatopatía grasa, o esteatosis. Esto sucede cuando empieza a acumularse grasa en el hígado, que es el encargado de metabolizar el alcohol. En la segunda etapa, el consumo excesivo de alcohol activa el sistema inmunitario del organismo, generando inflamación en el hígado.

“Las dos maneras principales de dañar el hígado son acumular grasa y añadir inflamación a la grasa”, explica Mellinger.

Si el daño continúa, puede acumularse tejido cicatricial en el hígado, lo que conduce a la tercera fase, la cirrosis. Se estima que el 20 por ciento de las personas con hígado graso relacionado con el alcohol evoluciona a cirrosis.

Algunas personas también desarrollan hepatitis asociada al alcohol, que es una inflamación grave del hígado. Es más frecuente en personas con cirrosis, pero puede presentarse en cualquier fase si se bebe mucho (de ocho a 10 copas al día). Tanto la cirrosis hepática como la hepatitis asociada al alcohol pueden ser mortales.

¿Cuáles son las causas?

El riesgo de hepatopatía relacionada con el alcohol aumenta cuando se exceden los límites recomendados para las bebidas: siete copas a la semana para las mujeres y 14 para los hombres. Aumenta de manera sustancial en las mujeres que consumen regularmente más de tres copas al día y en los hombres que toman más de cuatro copas al día, según Sasha Deutsch-Link, especialista en gastroenterología y hepatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. (Como las mujeres metabolizan el alcohol de manera diferente a los hombres, tienen un mayor riesgo de enfermarse si beben la misma cantidad).

Con ese nivel de consumo de alcohol, se calcula que el 90 por ciento de las personas tienen depósitos de grasa en el hígado. Según Rohit Loomba, jefe de gastroenterología y hepatología del hospital UC San Diego Health, la grasa puede empezar a acumularse rápidamente, en algunos casos tras solo seis meses de consumo excesivo de alcohol.

La cirrosis tarda años o décadas en desarrollarse. En consecuencia, la enfermedad hepática grave es más frecuente en adultos mayores, aunque Deutsch-Link afirmó haber visto a jóvenes de 20 años con cirrosis o hepatitis asociada al alcohol.

Las enfermedades metabólicas, como la obesidad, la diabetes o la hipertensión, también pueden afectar el hígado. Esto hace que las personas “corran un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad hepática más rápidamente con niveles más bajos de consumo de alcohol”, afirma Deutsch-Link. El empeoramiento de la salud metabólica de los estadounidenses puede ser otra de las razones del aumento de muertes por enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol.

¿Cuáles son los síntomas de daño hepático?

En las primeras fases de la enfermedad hepática relacionada con el alcohol no hay síntomas, lo que dificulta su identificación.

“La mayoría de las personas que podrían estar desarrollando cirrosis ni siquiera lo saben”, afirmó Loomba.

Cuando se diagnostica en las dos primeras fases, suele ser porque los análisis de sangre revelan una función hepática anormal. Estos análisis pueden realizarse como parte de un despistaje metabólico rutinario, o un médico puede recomendarlos si está preocupado por el consumo de alcohol de un paciente. Si los niveles de enzimas hepáticas de una persona son anormales, una ecografía o una resonancia magnética pueden determinar en qué fase de la enfermedad hepática se encuentra esa persona.

Sin embargo, a menudo la enfermedad hepática solo se detecta cuando aparecen síntomas alarmantes en las últimas fases. Un paciente puede tener mucho líquido e hinchazón en el abdomen, empezar a vomitar sangre o desarrollar ictericia.

¿Cómo es el tratamiento para la enfermedad hepática relacionada con el alcohol?

Como el hígado puede regenerarse a sí mismo, las dos primeras fases de la enfermedad hepática pueden revertirse si el paciente deja el alcohol.

“Lo más importante para estos pacientes es dejar de consumir alcohol”, afirma Deutsch-Link. Para eso, muchas clínicas hepáticas ofrecen tratamiento para el trastorno por consumo de alcohol que incluye terapia, programas de grupo o medicación para reducir la ansiedad.

Cuando alguien tiene cirrosis, “en su mayor parte, se considera irreversible”, dijo Robert Wong, profesor clínico asociado de gastroenterología y hepatología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. “Y una vez que llegás a la cirrosis, tenés un riesgo mucho mayor de complicaciones, progresión, cáncer de hígado y, por supuesto, la muerte”.

Sin embargo, Loomba señaló que incluso con cirrosis, si la gente deja de beber, “el riesgo de morir de cirrosis en el año siguiente disminuye de manera significativa”.

Según los expertos, si te preocupa la salud de tu hígado, el primer paso es hablar con un médico y pedirle que te haga pruebas de la función hepática. El objetivo es detectar cualquier problema lo antes posible.

Por Dana G. Smith