Anuncios

La tapa de L’Équipe con Mbappé y una indirecta para Messi tras la victoria del PSG

Kylian Mbappé y Lionel Messi, compañeros del PSG
Kylian Mbappé y Lionel Messi, compañeros del PSG - Créditos: @Tim Clayton - Corbis

El Mundial Qatar 2022 se convirtió en historia gloriosa para la selección Argentina y las ligas europeas ya están en plena actividad. En Francia, por ejemplo, el puntero Paris Saint Germain logró este miércoles un agónico triunfo por la fecha 16 de la Ligue 1: un trabajoso éxito por 2-1 sobre Racing de Estrasburgo, que sólo ganó un partido y se ubica en zona de descenso. Y como no podía ser de otra manera, Kylian Mbappé se transformó en protagonista principal del match. El mismo delantero que había anotado tres goles en la final ante el equipo de Scaloni, ayer fue actor principal en un final insólito para darle el triunfo a los locales, que sufrieron la expulsión de Neymar.

En el equipo de Cristophe Gaultier, estuvieron disponibles todas sus figuras menos Lionel Messi. Sin el crack, que observó el partido desde su casa en Rosario y luego posteó una imagen de su televisor en Instagram, los parisinos encararon en la fría y por momentos lluviosa noche un juego cortado por las repetidas infracciones por su adversario. Y tuvo que aparecer el brasileño Marquinhos para abrir el marcador a los 14 minutos del primer tiempo.

En la segunda etapa, la sorpresa llegó con otro tanto de Marquinhos, aunque esta vez en contra, cuando el capitán desvió con un pie un centro de Adrien Thomasson desde la izquierda que se coló en el segundo palo de Donnarumma. Fue el 1-1. Iban seis minutos y la cadena de fallidos había comenzado con un error de Marco Verratti, que controló mal la pelota.

La tapa de L’Equipe, con Mbappé como figura destacada y una indirecta para Messi
La tapa de L’Equipe, con Mbappé como figura destacada y una indirecta para Messi

El final resultó insólito: el juez anuló un gol de Marquinhos, que había llegado desde atrás a empujar la pelota, para sancionar un penal para PSG por una falta previa y polémica sobre Mbappé. El capitán brasileño no lo podía creer. Pero el triunfo estaba a doce pasos... De esta manera, Infalible desde los once metros, el propio delantero anotó para que el festejo agónico dejara en anécdota la situación casi en la última jugada del partido. Fue el 2-1. Y ya no había tiempo para nada más. Por eso, el triunfo se gritó y se celebró tanto, con la camiseta lanzada al aire en su carrera festiva.

Tras el encuentro, el popular diario francés L’Équipe publicó una sugerente tapa, con el foco principal en Mbappé, pero también hizo alusión indirecta a Lionel Messi en el título: “Encore messie (mesías otra vez)”. Con ese juego de palabras emparentado con el capitán argentino, el título elegido para la portada se volvió viral. Se espera que el rosarino viaje a Francia entre el 2 y el 3 de enero para sumarse a los entrenamientos y, así, reincorporarse a su club con dos semanas de descanso tras la final. Su regreso al campo de juego podría darse el 11 del mes próximo, cuando el líder reciba a Angers por la 18a jornada del campeonato.

Imposible de asimilar

En la cancha, con profesionalismo y compromiso, el delantero nacido en Bondy, los suburbios de París, dio una vuelta de página tras el capítulo del Mundial. A la salida del vestuario, ante la requisitoria de la prensa, Mbappé expresó por primera vez qué sensaciones le dejó la definición en Doha: “Creo que nunca lo asimilaré [la derrota en la final], pero no hay razón para que mi club pague por un fracaso en la selección. PSG no es responsable. Intenté volver con la mejor energía posible”.

En los próximos días, como se mencionó, volverá a tener de compañero a Messi, su contrafigura en la final de Doha: “Hablé con él después del partido, lo felicité porque [el Mundial] era la búsqueda de su vida para él. Para mí también, pero fallé, así que siempre tienes que ser un buen rival. Esperaremos a que regrese Leo para volver a ganar partidos y marcar goles”.

La definición del Mundial todavía genera repercusiones, más allá de los análisis futbolísticos. En el centro quedaron algunos gestos y provocaciones de Dibu Martínez. Mbappé fue consultado ayer por la conducta del arquero argentino. Evitó enredarse en una polémica: “Las celebraciones no son mi problema. No gasto energía en cosas tan triviales. Lo más importante para mí es dar lo mejor por mi club”.

Y el director técnico Gaultier ponderó la actitud de Mbappé: “Desde su regreso, tenía el corazón puesto en querer jugar los dos partidos que se presentan [el 1° de enero, PSG visita a Lens]. Fue el detonante para conseguir la victoria cuando ésta no iba bien en un momento dado. Arrastró a todo el equipo con su abnegación. Está en la continuidad de lo que hizo en Qatar. No tuvo muchos días de descanso, pero el hecho de que llegara hasta la final del Mundial, a pesar de la tristeza que le produjo a su excepcional carrera, lo mantuvo en ritmo. A pesar de estar cansado, no dudó en ejecutar el penal. Tiene capacidad para concentrarse, una personalidad fuerte”.