Anuncios

Tampa Bay aplasta a Philadelphia y tiene su boleto a ronda divisional

CIUDAD DE MÉXICO, enero 15 (EL UNIVERSAL).- Fueron 59 segundos de terror para los Eagles de Filadelfia, cuyo reinado en la Conferencia Nacional ha terminado. Ese fue el tiempo transcurrido entre el safety protagonizado por el quarterback Jalen Hurts y la recepción de 56 yardas, para touchdown, del novato Trey Palmer.

Mazazos que dieron rumbo a la victoria de los Buccaneers de Tampa Bay (32-9), que el domingo visitarán a los Lions de Detroit en la ronda divisional. Brillante noche de un equipo al que la irregularidad le caracterizó durante la temporada, pero la mediocridad en la División Sur de la NFC le permitió ganarla con marca de 9-8.

Ahora, está a un par de victorias de llegar al Super Bowl LVIII... Y su defensiva le da muchos motivos para soñar. Más allá de que Baker Mayfield lanzó tres pases de anotación, los honores fueron para la otra unidad, esa que controló al peligroso y bidimensional ataque de Filadelfia.

Hurts nunca estuvo cómodo, lo que permitió a los Buccaneers tener el control del partido, porque jamás se sintieron presionados. Siguiente objetivo: Detroit.