Anuncios

Tailandia y Camboya acuerdan medidas para frenar la contaminación transfonteriza del aire

Bangkok, 7 feb (EFE).- Los primeros ministros de Tailandia, Srettha Thavisin, y Camboya, Hun Manet, acordaron este miércoles en Bangkok una serie de medidas para tratar de poner freno a la contaminación de aire que azota a ambos países, entre otros acuerdos bilaterales.

El dirigente tailandés indicó que ambos países establecerán un grupo de trabajo para desarrollar un plan de cooperación contra los altos niveles de partículas PM2,5 -las más peligrosas y tan pequeñas que pueden ingresar directamente a la corriente sanguínea- que se registran especialmente durante la época seca, entre enero y abril, y a raíz de la quema agrícola, entre otros factores.

Entre los cometidos de este grupo está compartir información sobre quemas e incendios que puedan afectar a ambas naciones y la respuesta de emergencia ante el creciente problema de la contaminación del aire que en ocasiones ha puesto a urbes tailandesas, como Bangkok y Chiang Mai, entre las más contaminadas del planeta.

Esta quema, un método utilizado por los agricultores más barato que retirar las plantas a mano o con máquinas, también se da en los países limítrofes, Birmania o Laos, cuyas nubes de contaminación cruzan la frontera.

En los últimos años el problema ha ido en aumento y han provocado en alguna ocasión, como en 2020, roces políticos entre los países del Sudeste Asiático

En enero, el Parlamento tailandés aprobó la primera lectura de las siete proposiciones de ley encaminadas a mejorar la calidad del aire, en la que aborda también la contaminación de aire transfronteriza y la quema de rastrojos.

Sin embargo, los proyectos aún tienen un largo recorrido por delante hasta convertirse en ley.

El acuerdo fue sellado durante la visita oficial de Hun Manet al país vecino, durante el cual también se avanzaron en otros campos como la exploración conjunta de recursos cerca de la frontera, la colaboración contra el crimen transfronterizo o en materia de turismo y seguridad energética.

Ambos países comparten una frontera de 817 kilómetros de longitud y su comercio bilateral está valorado en 8.000 millones de dólares (unos 7.430 millones de euros).

(c) Agencia EFE