Anuncios

El té de hibisco auxilia a cura la gripe A y a bajar de peso

CIUDAD DE MÉXICO, enero 30 (EL UNIVERSAL).- Mantener un cuerpo sano puede ser todo un desafío, pero entre las diversas opciones para lograrlo, el té de hibisco emerge como una bebida multifacética que no solo cautiva con su sabor, sino que también ofrece beneficios respaldados por instituciones de renombre como la Universidad de Harvard, entre ellas, bajar de peso.

El té de hibisco proviene de las flores secas del Hibiscus sabdariffa, una planta tropical cultivada en varias partes del mundo, incluida España. Con su característico color rojo y sabor ácido similar al de los arándanos, esta infusión se disfruta de diversas formas alrededor del globo, ya sea frío, caliente, como acompañamiento o en la sobremesa.

La National Library of Medicine de los Estados Unidos destaca en su sitio web las propiedades nutricionales, cosméticas y medicinales del té de hibisco. Se ha demostrado que esta flor previene enfermedades crónicas no transmisibles, como cardiovasculares, respiratorias, diabetes, renales y cáncer.

Harvard, conocida mundialmente por sus investigaciones en salud, respalda el consumo de té de hibisco como un medio para combatir la gripe y contribuir a la pérdida de peso. Los estudios sugieren que las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias del hibisco lo convierten en un aliado efectivo contra los virus de la gripe, mientras que su capacidad para mejorar el metabolismo lo posiciona como un complemento valioso en dietas de adelgazamiento.

Combate la anemia: Su alto contenido de hierro beneficia la salud sanguínea.

Refuerza el Sistema Inmunológico: Rico en vitamina C, ayuda a combatir gripes y fortalece las defensas.

Antienvejecimiento: Sus antioxidantes como antocianinas y flavonoides contribuyen a mantener la piel joven.

Control de peso: Propiedades intestinales y diuréticas mejoran el control de la grasa y el peso.

Reducción del colesterol: Las antocianinas combaten eficazmente el colesterol malo.

Beneficios para la diabetes: Contribuye a reducir los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes tipo II.

Protección hepática: Sus componentes antioxidantes actúan como un protector del hígado.

Regulación menstrual: Ayuda a combatir los efectos negativos de la menstruación regulando los niveles de estrógeno.

Además, el té de hibisco actúa como un ansiolítico natural, sin efectos anestésicos ni sedantes.

Para té caliente:

Sumergir dos cucharadas de cálices de hibisco en 200 ml de agua hirviendo.

Reposar durante 5 a 10 minutos y retirar los cálices.

Endulzar con miel, estevia o azúcar, y se puede añadir un trocito de lima, canela o menta.

Para té frío:

Utilizar 3 cucharadas de cálices de hibisco.

Añadir en agua fría y dejar en la nevera entre 4 y 10 horas.

Endulzar al gusto y agregar lima, canela o menta si se desea.

El té de hibisco no solo promete una experiencia deliciosa, sino también beneficios significativos respaldados por la ciencia, convirtiéndolo en una opción saludable y refrescante para incorporar a tu rutina diaria.