Anuncios

¿Quién sucederá a Lacalle Pou? Uruguay se lanza de lleno a una carrera electoral con final incierto

El presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, durante el discurso ante la Asamblea General
El presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, durante el discurso ante la Asamblea General - Créditos: @El País - Uruguay

MONTEVIDEO.- Todo está en juego, desde la presidencia hasta el último concejal de un municipio de población rural: Uruguay inicia un ciclo electoral en el que renovará todas las autoridades políticas por cinco años y los partidos políticos se preparan para una carrera electoral de resultado incierto.

El presidente Luis Lacalle Pou empezó este mes su último período de gobierno y cuenta con amplio respaldo popular de aprobación, pero en Uruguay no hay reelección, y es el partido de oposición, Frente Amplio, el que lidera las encuestas de intención de voto, una situación que abre interrogantes sobre cómo continuará este año político.

”En estas instancias que se vienen y que sube la efervescencia política hay que ayudar a cuidar nuestra democracia que es una construcción sucesiva de los partidos políticos y la sociedad civil”, dijo Lacalle Pou en su discurso anual en el Palacio Legislativo ante senadores, diputados, expresidentes y autoridades de todos los partidos.

El mandatario agregó que “eso que cuesta tanto construir, es muy fácil que se destruya”, lo cual se ve “en otras naciones”.

Lacalle Pou asumió el 1º de marzo de 2020, menos de dos semanas antes de que se desatara la emergencia sanitaria por la pandemia de la Covid-19, y entregará el mando en la misma fecha del año próximo.

”El escenario electoral luce altamente competitivo, con los dos bloques políticos con chances reales de ganar el poder”, dijo a LA NACION el politólogo Ignacio Zuasnabar, que dirige las encuestas de Equipos Consultores, que contrata tanto gobierno como oposición.

Hay fundamentos para ver una buena chance de uno y otro bloque, lo cual solo suma adrenalina en esta carrera. ”Las expectativas de continuidad del oficialismo están sustentadas en un humor social moderadamente positivo respecto a la marcha del país y de su economía, y en los altos niveles de aprobación del presidente”, añadió el analista de opinión pública.

En tanto, para Zuasnabar, “las expectativas de cambio en favor del Frente Amplio se centran en la amplitud de su base social”, en que “continúa siendo el principal partido del sistema”, así como “en el recuerdo de balance positivo que sus gestiones anteriores dejaron en la población, y en algunas áreas de insatisfacción respecto al actual gobierno”.

Luis Lacalle Pou cuenta con alto índice de popularidad
Luis Lacalle Pou cuenta con alto índice de popularidad - Créditos: @Instagram

En cualquier caso, el “uruguayo medio” no parece demasiado consternado por la decisión a la que se enfrentará a fin de año. Tanto la continuidad del oficialismo como un eventual retorno del Frente Amplio no generan un escenario de temor a lo desconocido. Una rareza, comparado con lo que se vive en la mayor parte del mundo.

Tras un verano acotado para descanso y recuperar fuerzas, los partidos largan su campaña electoral para un ciclo intenso.

El presidente cuenta con una aprobación de más del 40%, con variaciones según la encuestadora, y un rechazo de poco más del 30%. Sin embargo, curiosamente, el opositor Frente Amplio lidera la intención de voto con más de 40% y para la mayoría de la población aparece como el favorito para ganar.

Un calendario cargado

El 30 de junio serán las primarias, internas, abiertas, simultáneas y voluntarias en las que habitualmente vota menos de la mitad de los 2,7 millones de uruguayos habilitados. Son “primarias” porque cada partido elige su único candidato presidencial y son “internas” porque también se vota a sus autoridades (Convención Nacional de 500 miembros y Convenciones Departamentales). Cualquier ciudadano, sin estar afiliado, puede emitir su sufragio, y se realizan el mismo día para todos los espacios.

De ahí salen las fórmulas presidenciales y, de alguna manera, las listas de cada partido para el 27 de octubre, día de las elecciones nacionales, cuando se votará para presidente, las 30 bancas del Senado y los 99 diputados de la Cámara de Representantes. Si ningún candidato presidencial alcanza la mayoría absoluta, el 24 de noviembre habrá ballottage. Estas dos elecciones son con voto obligatorio.

El 27 de octubre habrá además un plebiscito sobre seguridad pública y se están recolectando firmas para otras consultas, sobre jubilaciones y pensiones, regulación de créditos, contratos internacionales y la designación de la Fiscalía General.

El Congreso de Uruguay
El Congreso de Uruguay

El 15 de febrero 2025 se renovarán totalmente las dos cámaras de la Asamblea General Legislativa y el 1º de marzo asumirá el nuevo Ejecutivo para el período 2025-2030. El 11 de mayo de 2025 se completará el panorama, con la asunción de las nuevas autoridades regionales y municipales.

Los candidatos

Rafael Porcekansky de Opción consultores, dijo que la campaña comienza con un “liderazgo del Frente Amplio a nivel partidario” al tomar los especios por separado, pero que “una paridad en la correlación por bloques” es lo que “continúa marcando el escenario de preferencias partidarias”. Agregó que “en escenarios por partido y candidato, las agrupaciones de la coalición sumadas superan al Frente Amplio” y que eso “incrementa la incertidumbre electoral”.

La directora de Cifra, Mariana Pomies, señaló que “por ahora parece que las elecciones serán reñidas, con un bloque un poco más grande que el otro” porque “el Frente logró crecer más durante el verano”, aunque es un alza que sucedió “solo en la capital”. Afirmó que “en Uruguay, los electores votan por partidos, mucho más que lo que lo hacen en otros países de la región, pero también importan los candidatos” , por lo que habrá que esperar el resultado de las internas para tener panorama más claro.

Carolina Cosse, intendenta de Montevideo.
Carolina Cosse, intendenta de Montevideo. - Créditos: @Estefanía Leal

En ese sentido, el Frente Amplio, el partido de izquierda cuya máximo referente es el exmandatario José “Pepe” Mujica, lleva cuatro precandidatos a la presidencia. El mejor posicionado en las encuestas actualmente es Yamandú Orsi, intendente de Canelones -el segundo departamento del país-, candidato por la exguerrilla del MLN-Tupamaros y el Movimiento de Participación Popular, el sector liderado por Mujica.

También compiten la jefa comunal de Montevideo, Carolina Cosse, apoyada por el Partido Comunista y el Partido Socialista, entre otros sectores; el senador Mario Bergara, de izquierda moderada, quien fue ministro de Economía de Mujica y presidente del Banco Central durante la gestión de Tabaré Vázquez; y el jefe de gobierno de Salto (limítrofe con Concordia), Andrés Lima, con su grupo Encuentro Federal.

Si bien Orsi es el dirigente de mayor popularidad, como en las internas el voto no obligatorio, cobra mayor relevancia el peso de estructuras políticas y en ese caso, él y Cosse tienen fortalezas más o menos parecidas.

El Partido Nacional -al que pertenece Lacalle Pou- ya tiene un candidato favorito, Álvaro Delgado, quien fue mano derecha del actual mandatario en las campañas electorales de 2014 y 2019, y exsecretario de la Presidencia (jefe de gabinete) en este gobierno. Delgado tiene el apoyo de 12 de los jefes de gobierno regional de las 15 intendencias “blancas”, color asociado a este espacio.

También compiten en la coalición del oficialismo la economista Laura Raffo, que representa al “herrerismo”; el senador Jorge Gandini (del sector “wilsonista”) y falta confirmar la postulación del senador Juan Sartori, un empresario multimillonario.

El tradicional Partido Colorado se renueva con varios candidatos: el impulsor de la actual transformación educativa, Robert Silva; el expresidente de Antel Gabriel Gurméndez (de la Lista 15 de Jorge Batlle); el ministro de Turismo, Tabaré Viera (del sector denominado “batllista”); el abogado del sindicato policial Andrés Ojeda, entre otros otros. Por último, sin competencia interna, Cabildo Abierto posula al senador y exjefe del Ejército, Guido Manini Ríos, y el Partido Independiente, al ministro de Trabajo, Pablo Mieres. Además, hay otros 15 partidos habilitados.

Hasta el 30 de junio la tensión se concentrará en las internas, pero también con un ojo mirando las encuestas para octubre, donde todo está en juego.