Anuncios

Simeone histórico, el Atlético tercero con goleada

Madrid, 4 mar (EFE).- El Atlético de Madrid regresa diez jornadas después a la tercera plaza de LaLiga Santander con un autoritario triunfo por 6-1 ante un Sevilla que sigue sin levantar cabeza en un encuentro convertido en auténtico homenaje para el técnico argentino Diego Pablo Simeone, que celebró con goleada ser el entrenador con más partidos al frente del cuadro rojiblanco.

Después de que Simeone recibiera el unánime reconocimiento con motivo del récord al superar la marca de Luis Aragonés e instalarse provisionalmente en los 613 partidos en el banquillo del Atlético, el neerlandés Memphis Depay, en su primera titularidad, y el francés Antoine Griezmann, en otra demostración de su clase, encaminaron la victoria que instala al equipo en la tercera plaza de la competición al rebasar a la Real Sociedad, estancada en sus tres últimos compromisos.

Fue un compromiso casi plácido para el equipo de Simeone salvo en el tramo entre el tanto del marroquí Youssef En-Nesyri (m.39) y el zambombazo de Griezmann que significó el 3-1 (m.53). Y lo fue porque Memphis encaminó la victoria con un doblete en tres minutos (m.23 y m.26) y porque la amenaza del cuadro de Jorge Sampaoli fue efímera y ficticia, tanto que hasta falló un penalti por medio del croata Ivan Rakitic y acabó con un hombre menos por doble amonestación del franco-senegalés Pape Gueye (m.82).

Además fue un equipo demasiado permeable que acabó goleado víctima de un Atlético de Madrid pletórico, lanzado. El belga Yannick Carrasco (m.69) y Álvaro Morata (m.76 y 92), relevo de Memphis, pusieron la rúbrica. Hasta pudo debutar el irlandés Matthew Doherty. No marcaba seis goles en la liga desde septiembre de 2020, cuando venció por el mismo marcador al Granada en el primer partido de la campaña 2020/21.

Si el Atlético necesitaba el triunfo para afianzarse en la zona 'Champions', no menos importante era para un Sevilla que tras una nueva derrota en el feudo rojiblanco, donde no gana en LaLiga desde hace casi tres lustros, vuelve a estar instalado en la agonía, con tan solo un punto de margen respecto al descenso que podría quedarse en cero si el Valladolid puntúa contra el Espanyol o el Valencia gana al Barcelona este domingo.

El Villarreal parece haber reencontrado el rumbo adecuado. Logró en Almería su segundo triunfo consecutivo (0-2) y volvió a la zona europea, de la que, no obstante, le puede volver a sacar el Rayo Vallecano si vence este al Athletic también este domingo.

Gerard Moreno (m.76) y José Luis Morales (m.88), en ambos casos tras asistencias del nigeriano Samu Chukwueze, resolvieron en el tramo final el partido para el equipo de Quique Setién, que no obstante había sido superior al Almería, al que bajó de la nube tras su sonada victoria la pasada jornada ante el Barcelona.

Deja, por tanto, la derrota al Almería al borde del precipicio y le alcanza el Getafe tras su trascendental victoria ante el Girona (3-2), al que frenó en seco en una gran primera parte pero acabó sufriendo notablemente.

El turco Enes Unal (m.2 y 14, este de penalti) y Borja Mayoral (m.43) penalizaron los errores del conjunto gerundense, que no se rindió. Míchel Sánchez movió peones en el descanso y la reacción paulatina de su equipo metió el miedo en el cuerpo a los hombres de Quique Sánchez Flores, que pasaron de la fiesta a la angustia después de que el argentino Taty Castellano (m.54) y Miguel Gutiérrez (m.80) elevaran el 3-2. Sobrevoló la tragedia por el Coliseum Alfonso Pérez, pero a la postre los puntos se quedaron en casa y el Getafe pudo respirar.

Si el Girona fue frenado en Getafe, el Mallorca, intratable los últimos tiempos en su feudo de Son Moix, fue a tropezar ante el colista Elche (0-1), aunque con suspense, por cuanto el colegiado, con el tiempo cumplido y tras acudir al vídeo, anuló un tanto al kosovar Vedat Muriqi por falta previa de Pablo Mafeo en el origen de la jugada.

El argentino Lucas Boyé, a los 88 minutos, iluminó por fin al equipo de Pablo Machín para sorprender a un Mallorca que había tenido, una vez más, en su portero, el serbio Predrag Rajkovic, un auténtico baluarte. Ya avisó el técnico mexicano Javier Aguirre que no podían fiarse. Tenía toda la razón.

La anulación del tanto final de Muriqi permite al Elche dejar su portería a cero 29 partidos después y obtener, de paso, su primera victoria de la actual campaña lejos del estadio Martínez Valero. La permanencia sigue lejos, a nada menos que trece puntos, pero la única forma que tiene el equipo de Machín de soñar con ella es ir ganando partidos.

José Antonio Pascual

(c) Agencia EFE