Anuncios

Shiffrin: gran figura del esquí alpino, que arranca con descenso de hombres

Madrid, 4 feb (EFE).- La estadounidense Mikaela Shiffrin, que desde hace varios años ya lo ha ganado absolutamente todo, es, con 26, la principal figura del esquí alpino, el deporte rey invernal, que en los Juegos Olímpicos de invierno de Pekín arranca este domingo con la disputa, en Yanqing, del descenso; en el que parte entre los favoritos el noruego Aleksander Aamodt Kilde, actual líder de la Copa del Mundo de la disciplina; que este viernes fue el más rápido en el segundo entrenamiento; y con el que la súper-campeona de Vail (Colorado) comparte vida privada.

Shiffrin intentará sacarle más brillo aún a su superlativo palmarés, que incluye dos títulos olímpicos y seis mundiales, así como tres victorias globales en la Copa del Mundo. Competición en la cuenta 73 victorias (47 de ellas en eslalon, disciplina en la que posee el récord histórico absoluto) y que lidera por delante de la eslovaca Petra Vlhova -última ganadora de la gran Bola de Cristal-, que en China le discutirá el oro en las disciplinas técnicas: el eslalon y el gigante; que el lunes abrirá la competición femenina, asimismo en Yanqing, a unos 180 kilómetros al noroeste de la capital china. Donde, de momento, se esquiará sobre nieve artificial.

La competición alpina se disputará íntegramente en el mismo escenario, a diferencia de otros Juegos que sí separaron el escenario de las pruebas de velocidad del de las técnicas; como sucedió, por ejemplo, en la anterior cita olímpica, en PyeongChang (Corea del Sur): el descenso y el supergigante se disputaron en Jeongseon; mientras que el gigante y el eslalon tuvieron lugar en YongPyong.

Las pistas chinas serán territorio virgen para todos los competidores, ya que la pandemia del covid-19 evitó otra circunstancia habitual: la disputa de pruebas 'test'; que, en condiciones 'normales', se hubiesen ubicado en el calendario de la Copa del Mundo de la pasada temporada.

La prueba reina que abrirá la competición de alpino este domingo proclamará al sucesor en el historial de otro noruego, el gran Aksel Lund Svindal, ya retirado y que, con 35 años, se convirtió, al ganar hace cuatro años en PyeongChang, en el campeón olímpico de esquí alpino más veterano de la historia.

El descenso se disputará en la 'Rock', la pista de 3.152 metros -con salida a 2.179 metros de altitud y un desnivel de 894- en la que se alcanzan velocidades punta que rondan los 140 kilómetros a la hora y que tiene prácticamente de todo: saltos, curvas técnicas, una zona más llana y un temible muro ('The White Face'), con un 60 por ciento de desnivel: de los más pronunciados de todo el circuito blanco.

En el ventoso entrenamiento de este viernes -el segundo de los tres previstos- el más rápido fue Kilde, ganador del gran Globo de Cristal hace dos temporadas y que, aparte de liderar la Copa del Mundo de descenso, encabeza la de supergigante, disciplina en la que saldrá asimismo a por todas en la prueba del próximo martes.

Entre los favoritos a la victoria en la prueba reina -nunca exenta de sonadas sorpresas, como las protagonizadas por los estadoundienses Bill Johnson en los Juegos de Sarajevo'84 (Bosnia, de aquella en la extinta Yugoslavia) o Tommy Moe en los de Lillehammer'94 (Noruega)- también cuentan el suizo Beat Feuz, ganador de las últimas cuatro Copas del Mundo de descenso, campeón mundial en 2017 y que en los Juegos de PyeongChang ganó bronce (además de la plata del supergigante);, el italiano Dominik Paris -triple ganador en la peligrosa 'Streif' de Kitzbühel (Austria)- y los austriacos Vincent Kriechmayr y Matthias Mayer.

Kriechmayr se proclamó doble campeón del mundo -en las dos pruebas de velocidad- el año pasado en Cortina d'Ampezzo (Italia). Mayer -tercero en la general de la Copa del Mundo y en las clasificaciones de descenso y 'súper'- sorprendió al mundo al capturar oro en el descenso en Sochi (Rusia) hace ocho años y repitió título, pero en el ´súper', en Corea. Y en Pekín 2022 puede convertirse en el segundo esquiador alpino en ganar oros olímpicos en tres Juegos diferentes: emulando al noruego Kjetil Andre Aamodt, el más laureado del olimpismo (cuatro oros, dos platas y dos bronces) en este deporte, que ganó los supergigantes de Albertville'92 (Francia) , Salt Lake City 2002 (EEUU) -donde también se anotó la combinada- y Turín'06 (Italia).

Pero el que puede estar, sin duda, ante su primera gran oportunidad de gloria en su carrera deportiva es el suizo Marco Odermatt, que lidera la general de la Copa del Mundo, por delante de Kilde; y también comanda la clasificación de gigante. A los 24 años, el helvético, que también gana descensos y supergigantes, apuntará muy alto en China. Donde el eslalon -con seis ganadores diferentes en las pruebas disputadas esta temporada- se presenta, sobre el papel, como la prueba masculina más emocionante.

En el eslalon participará Quim Salarich, olímpico en PyeongChang y que esta temporada marcó un hito al convertirse en el primer español en 40 años en lograr un 'top 15' en la Copa del Mundo de esquí alpino. El barcelonés lo logró en Val d'Isere (Francia), el pasado 12 de diciembre; y repitió decimoquinto puesto diez días después, en Madonna di Campiglio (Italia). "Un buen resultado sería entrar entre los 15 primeros; uno optimista, quedar entre los primeros diez y uno para soñar, aunque es muy, muy difícil, sería una medalla", comentó a Efe desde Italia, desde donde partirá este sábado a China, el esquiador de Vic, que ha logrado todos sus grandes resultados junto al técnico italiano Corrado Momo.

Salarich será, el día 16, en la última prueba individual masculina -la de equipos se disputará el 19-, la principal baza española en China, donde este domingo debutará en unos Juegos el vasco Adur Etxezarreta, que también competirá en el superigante del próximo martes. Un día antes lo hará la catalana Nuria Pau, asimismo debutante olímpica, que disputará el gigante.

En esa disciplina -que en Copa del Mundo lidera la sueca Sara Hector, por delante de la francesa Tessa Worley, abanderada de su país este viernes en la Ceremonia inaugural- defiende título Shiffrin, que en los Juegos de Sochi se proclamó, con 18, la campeona olímpica más joven de la historia en eslalon. En el que, al ganar en diciembre el Schladming (Austria), mejoró el récord absoluto de victorias en una misma modalidad en Copa del Mundo, elevándolo a 47 y mejorando en una las 46 que había festejado en gigante el sueco Ingemar Stenmark: plusmarquista histórico de triunfos, con 86.

Aparte de Shiffrin -una de las únicas siete esquiadoras que a lo largo de toda han ganado en todas las disciplinas y que en los pasados Mundiales de Cortina capturó cuatro trofeos, entre ellos el oro en combinada- y de Vlhova, en China habrá que tener muy en cuenta al potente equipo de Suiza. En el que destacan Wendy Holdener -abanderada este viernes, que en PyeongChang capturó una medalla de cada metal-, Michelle Gisin, oro olímpico de combinada en Corea; y Corinne Suter, campeona mundial de descenso en Cortina, donde también capturó plata en el súpergigante.

Esa prueba -en la que en Pekín defenderá título la checa Esther Ledecka, que en Corea marcó un hito al convertirse en la primera en ganar oros en dos deportes distintos (también ganó el paralelo gigante de snowboard)- se la anotó otra helvética: la incombustible Lara Gut-Behrami, que hace seis temporadas ganó la Copa del Mundo, competición en la que fue segunda en la general la pasada temporada. Además de ganar el 'súper', Gut capturó oro en el gigante y bronce en el descenso de los Mundiales de Cortina.

Lara, que en abril cumplirá 31 años, vive una segunda juventud deportiva junto al técnico español José Luis Alejo.

Sofia Goggia, que el pasado 23 de enero se lesionó, al caerse 'en casa' -un día después de ganar el descenso-, en el 'súper' de la Copa del Mundo de Cortina (se produjo una microfratura en la cabeza del peroné y lesión parcial en el ligamento cruzado de la rodilla izquierda), apurará hasta el final sus posibilidades de defender título olímpico de descenso, el próximo día 15. Sus compatriotas Federica Brignone -ganadora de la gran Bola de Cristal hace dos temporadas- y Elena Curtoni serán las principales bazas de Italia en la competición de esquí alpino femenina de Pekín. En las que la estadounidense Breezy Johnson y la alemana Kira Weidle buscarán dar la sorpresa en las pruebas de velocidad.

Adrian R. Huber

(c) Agencia EFE