Anuncios

Shehbaz Sharif es investido como primer ministro de Pakistán

Islamabad, 4 mar (EFE).- Shehbaz Sharif fue investido este lunes nuevo primer ministro de Pakistán, un día después de que obtuviera el mayor número de votos en la Cámara baja del Parlamento para asumir el que es su segundo mandato al frente del país, que está sumido en una prolongada crisis política, económica y de seguridad.

Sharif, de 72 años, y hermano del tres veces primer ministro Nawaz Sharif, prestó juramento ante el presidente de Pakistán, Arif Alvi, en una ceremonia celebrada en la residencia presidencial en Islamabad y retransmitida en directo.

"Como primer ministro de Pakistán, cumpliré con mis deberes y desempeñaré mis funciones honestamente, lo mejor que pueda, fielmente de acuerdo con la Constitución de la República Islámica de Pakistán y la ley", dijo el recién investido durante su juramento.

Shehbaz Sharif fue el candidato de la Liga Musulmana de Pakistán-Nawaz (PML-N), liderada por su hermano, para ser designado primer ministro en la votación parlamentaria que tuvo lugar ayer y en la que se impuso al parlamentario respaldado por el partido Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI) del ex primer ministro Imran Khan, Omar Ayub

Shehbaz Sharif obtuvo la mayoría con 201 votos, contra 92 de su rival, suficientes para comenzar un segundo término al frente del Gobierno, tras un primer breve mandato de abril de 2022 a agosto de 2023, después de la destitución de Khan mediante una moción de censura.

Su investidura llega casi un mes después de unas cuestionadas elecciones generales celebradas el pasado 8 de febrero y en las que el PTI y otros partidos denunciaron un fraude electoral.

La estabilidad institucional de Pakistán es crucial para el nuevo Gobierno que tendrá que hacer frente durante los cinco años de legislatura a uno de los peores momentos de la economía paquistaní con una crisis de reservas y una espiral inflacionaria de dos dígitos.

Esto pasa por la necesidad de negociar en el corto plazo la extensión de un programa de rescate con el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que implica que el nuevo Gobierno tendrá también que hacer mayores recortes del gasto público.

Pakistán necesita pagar 77.500 millones de dólares de deuda externa en los próximos tres años, principalmente a instituciones financieras chinas y a Arabia Saudí. La primera de ellas vencerá el próximo mes de junio, y el nuevo gobierno necesita negociar con el acreedor una refinanciación de la deuda.

Atajar la inseguridad, con un creciente número de ataques contra las fuerzas de seguridad o en la provincia suroccidental de Baluchistán, será otro de sus principales retos.

(c) Agencia EFE