Anuncios

#SentimosElProgreso: alzar la voz para que el mundo deje de ser incómodo para las mujeres

Buenos Aires, 6 mar (EFE).- En pleno siglo XXI, las mujeres ocupan puestos ejecutivos, practican deportes antes exclusivamente masculinos, firman libros, eligen libremente a sus parejas sentimentales o sexuales... Al menos en teoría, porque, frente a esa positiva apariencia, la realidad es que un 60 % siente que la velocidad del progreso femenino está estancado.

Según un estudio global efectuado en septiembre de 2023 y otro muestreo centrado en Latinoamérica, conocido esta misma semana, ambos bajo el paraguas de la empresa Kimberly-Clark y su marca de cuidado femenino Kotex, cerca de un 60 % de las mujeres cree que el progreso femenino no avanza en la forma que debería y, más grave aún, quienes más lo perciben así son las de menor edad.

La discriminación por la menstruación, la maternidad o la menopausia; el ataque sexual como amenaza permanente, ya sea en tiempo de guerra o de paz; las dificultades por el entorno cultural; el permanente escrutinio al físico de la mujer al margen de sus méritos; la violencia ejercida sobre quienes están en la vida pública... Y, cómo no, el lenguaje.

Detalles como estos integran el día a día de muchas mujeres, hasta el punto de que la mitad de las encuestadas opinan que el mundo es un lugar incómodo para ellas y, en el caso de la generación más joven, esa idea trepa hasta el 60 %.

Latinoamérica no escapa a estas cifras y sólo como ejemplo valga que en Perú un 73 % de las mujeres considera que el avance de las mujeres está estancado, mientras que un 45 % de las argentinas cree que el mundo se ha vuelto incómodo para ellas -o al menos no ha cambiado mucho respecto al pasado-.

No obstante, más de la mitad de las entrevistadas en toda la región (un 59 %) opina que el progreso femenino está en mejor estado que nunca, lo que permite inferir que el pasado era peor para ellas y, sobre todo, que hay un deseo por que los avances aceleren.

#SentimosElProgreso

A partir de este doble trabajo sociológico, Kimberly-Clark, la multinacional que en 2022 cumplió 150 años de historia desarrollando productos de higiene y cuidado personal y con la que EFE mantiene un acuerdo de difusión de contenidos sobre salud y desarrollo, acaba de lanzar su campaña #SentimosElProgreso (#ProgressFeelsLike) para que las mujeres alcen su voz y dejen de percibir el mundo como un lugar incómodo.

"Sentimos el progreso cuando podemos trabajar, luchar, unir, debatir, validar, enseñar, soltar y sentir todo eso para cambiar el mundo hasta que sea un lugar cómodo para nuestra mente y nuestro cuerpo", explica el video de esta campaña, en el que puede verse a mujeres de distinta edad, raza y condición social en diversas situaciones 'incómodas' que deberían dejar de serlo.

"La incomodidad no nos asusta" es otro de los lemas del cortometraje, rodado con un equipo íntegramente femenino, que acompañará otras iniciativas de la compañía en el marco del Día de la Mujer, como, por ejemplo, el festival de arte digital que celebrará en Brasil.

Según Alison Lewis, directora de Crecimiento de Kimberly-Clark, "este es un momento crucial para que las mujeres de todo el mundo alcen sus voces para inspirar el cambio", ya que "en una larga lucha por el avance de los derechos y la igualdad de las mujeres, hoy se nos recuerda que el progreso no es un hecho".

Además de esta campaña, Kotex renueva su alianza con la ONG Plan International, dedicada a defender los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas, con una inversión de 1,4 millones de dólares para continuar con programas de educación para que niñas y mujeres adquieran conocimiento, habilidades y confianza para sobrepasar las barreras de salud menstrual y desigualdad de género.

Con este apoyo, la marca, que cuenta con una trayectoria en erradicar estereotipos negativos acerca de las mujeres y eliminar los estigmas asociados a la menstruación, espera impactar positivamente en las vidas de casi un millón y medio de chicas en Brasil, Colombia, Guatemala y Perú y que, de esta manera, el mundo deje de ser incómodo para ellas.

(c) Agencia EFE