Anuncios

¿Seguir o no ingiriendo la comida si una mosca se para en ella?

CIUDAD DE MÉXICO, enero 17 (EL UNIVERSAL).- La famosa "regla de los cinco segundos" se refiere cuando un alimento cae al suelo y quiere ser recuperado por su comensal, así como cuando una mosca se posa encima de él, sin embargo, a lo largo de los años se ha puesto en duda la fiabilidad de esta pseudoteoría, pues son cientos las bacterias que podrían adherirse a la comida, cuando esta entra en contacto con un insecto o con la suciedad.

Ahora, un video que explica lo que ocurre cuando una mosca se alimenta de nuestra comida, podría cambiar tu decisión de seguir ingiriéndola.

Alguna vez te has preguntado ¿qué ocurre cuando una mosca se posa en medio de tu plato?, justo en el momento en que te dignas a degustar tus alimentos; te sorprenderás al conocer el proceso de alimentación de una mosca doméstica pues, como sabemos, no tienen dientes ni una boca que le ayuden a triturar la comida, por lo que recurre a otras de sus aptitudes fisiológicas para comer.

Las dimensiones de una mosca, que van de los 6 a 7 milímetros (mm), no permitirán que puedas notar el procedimiento que lleva a cabo cuando se alimenta de tu comida, pero mientras posa en tu platillo, no sólo lo succiona; primero vomita sobre él, pues esta es la única forma en la que puede pasar los alimentos a través de su organismo y, sin este vómito, sería imposible que sobreviviese.

Pero para llevar a cabo esto, la mosca identifica con sus patas cuando entra en contacto con un mueble, con la piel de un humano, o con un alimento.

Cuando se percata de que lo que está tocando es comida, sabes que es momento de regurgitar, como se le conoce a la acción que lleva a cabo al vomitar.

Luego de regurgitar encima de la superficie de la comida, la mosca esparce un tipo de saliva especial, la cual está constituida por un tipo de enzimas digestivas que descomponen la comida sólida, convirtiéndola en una clase de "sopa digestiva".

Eso permitirá que, cuando la mosca ponga a trabajar la trompa que tiene para succionar (conocida como probóscid), los alimentos no se atoren en ella, junto con su lengua, que se encuentra en el interior de su aparato bucal.

Su lengua, a su vez, funciona como una clase de esponja que absorbe por completo la sopa digestiva.

Y, aunque en redes sociales, hay quienes quedaron sorprendidos con el proceso de digestión de las moscas, asegurando que no volverán a comer de su plato, luego de que un insecto se pose en él, los expertos aseguran que seguir comiendo no representa un gran daño para la salud de los humanos, asegurando que la visita de la mosca es tan rápida, que no permite que las bacterias que pudiera transportar se impregnen por completo en los alimentos.

Cameron Webb, profesor de medicina de la Universidad de Sydney, habló de esto en sus redes sociales:

"En la mayoría de los casos, ver una mosca en la comida no significa que tengas que tirarla, si bien, hay pocas dudas de que las moscas pueden transportar bacterias, virus y parásitos desde los desechos hasta nuestros alimentos, es poco probable que un sólo aterrizaje desencadene una reacción en cadena que provoque enfermedades en una persona sana promedio".

Además, las moscas no son las únicas especies que regurgita, pues las aves y los perros también lo hacen, cuando tratan de alimentar a sus crías recién nacidas.