Anuncios

Sebastián Piñera, el presidente-piloto que amaba el riesgo

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 6 (EL UNIVERSAL).- Autodidacta, decidido y arriesgado. Alfonso Wenzel, el instructor de Sebastián Piñera como piloto, describe así a su pupilo, el expresidente chileno que este martes perdió la vida en un accidente en helicóptero, a los 74 años de edad.

En entrevistas con medios como La Tercera, o Qué Pasa, Wenzel contó cómo era Piñera como piloto. El exmandatario obtuvo su licencia en 2004 y, de acuerdo con medios locales, acababa de renovarla cuando sufrió el accidente que lo mató, sobre el lago Ranco, cuando el mal clima provocó que el aparato cayera e, imposibilitado para quitarse el cinturón de seguridad, murió ahogado. Sus tres acompañantes lograron saltar al agua y sobrevivir, según el recuento que se ha hecho hasta ahora.

No era el primer incidente de Piñera como piloto. En 2007, antes de convertirse en presidente de Chile, fue multado por el municipio de Quellón, al aterrizar su helicóptero en el estadio municipal sin permiso, en medio de un partido. "No lo hice de mala fe, creo que uno por hacerlo así, puede equivocarse. Lo asumo y asistiré a la citación", declaró entonces.

El 22 de enero de 2011, cuando ya era presidente, un lugareño lo grabó cuando su helicóptero aterrizó en una carretera cerca de Curanipe, a unos 300 kilómetros de Santiago. Cuando la policía lo interrogó, explicó que se había quedado "corto" de combustible y por eso había aterrizado. En 2014, tras una seria caída, terminó de urgencia en el Hospital de Chiloé.

El carácter de Piñera era algo que preocupaba a Wenzel. "Enseñarle a volar no fue tarea fácil. Quienes quieran aprender a deambular por las nubes deben ser personas conservadoras, que arriesgan poco, que no van contra la corriente, como sucede cuando quieres ganar en el mundo de los negocios", dijo el instructor aseguró Wenzel a Qué Pasa. Piñera, detalló, no tenía ninguna de esas características. "Por ello, tuvo que aprender, y se tomó casi un año para hacerlo".

No era el único problema. Piñera era un hombre muy ocupado. El curso era de 40 horas teóricas y 50 prácticas para obtener la licencia de piloto privado de helicóptero. Para practicar, junto con el empresario Andrés Navarro, con quien tomó el curso, compraron un helicóptero Robinson 44. Pero Navarro completó el curso antes de Piñera.

Éste último comenzó a estudiar de manera "autodidacta", revisando videos de vuelo y con bibliografía recomendada por Wenzel. Finalmente, obtuvo el 80% que requería para poder volar.

Pero a Wenzel le preocupaba que Piñera no reflexionaba demasiado sus vuelos. "En una oportunidad hubo muchas turbulencias. Yo decidí volver, pero si no, él hubiera seguido. Piñera debió aprender que para ser un buen piloto hay que ser más reflexivo, y andar más despacio, menos apurado", comentó.

El instructor recordó que justo un día antes de la segunda vuelta de las presidenciales de 2010, en las que ganó, salieron a pilotar juntos. En determinado momento, sobrevolaron el palacio presidencial de La Moneda. "¿Esta será su nueva casa?", preguntó Wenzel a Piñera, quien respondió con una amplia sonrisa.

No sólo era amante de pilotar helicópteros, sino de la adrenalina. Así lo recuerda Diego Zúñiga, periodista que lo entrevistó y acompañó en diversas actividades. "Lo suyo era el riesgo. En abril de 2007 se sumergió en las aguas de la costa de Valparaíso para buscar el submarino Flach, obra de un inventos alemán que se hundió con su creación a fines del siglo XIX. También es conocida su intención de ser el primero en ingresar con la cápsula Fénix para rescatar a los 33 mineros que estaban atrapados en la mina San José, en octubre de 2010. La idea fue descartada por sus asesores, por razones de seguridad", contó en un artículo para DW, por la muerte del exmandatario.

De acuerdo con algunas versiones de prensa, el mal clima influyó en el accidente de este martes. Los tripulantes del helicóptero, propiedad de Piñera, lograron soltar al agua antes de que el aparato se estrellara en el mar. Piñera no logró hacerlo, y se hundió con el helicóptero.