Anuncios

Samuel García y los 50 millones de pesos que su gobierno pretende invertir al nuevo Estadio de Tigres

Samuel García tiene destinados 50 millones de pesos al nuevo Estadio de Tigres en su presupuesto de egresos 2023. (Reuters)
Samuel García tiene destinados 50 millones de pesos al nuevo Estadio de Tigres en su presupuesto de egresos 2023. (Reuters)

Samuel García ha enviado un memorándum al Congreso de Nuevo León para la aprobación del proyecto del nuevo Estadio Universitario. El gobernador informó en sus redes sociales que la construcción se dará por medio de un 'comodato', es decir, un pacto entre la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y los constructores, en el que se les cede el terreno para la construcción del recinto y su posterior explotación comercial, pero el terreno seguirá siendo propiedad de la casa de estudios.

"Estamos ya listos para mandar al Congreso del estado, el comodato del inmueble donde se va a alojar (el estadio), para que podamos invertir 8 mil 200 millones de pesos y lograr este gran proyecto", dijo García. También en sus redes sociales, el gobernador habló de lo que espera de este proyecto y de la dimensión que podría tener a nivel continental. "Vamos por el campeonato y por el estadio, podría ser muy pronto el estadio más grande y más importante de América Latina, el más nuevo, el más verde", opinó.

La mayor parte de la inversión será de índole privada, pero el gobierno de Nuevo León ha destinado 50 millones de pesos al proyecto, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos 2023 (cuyo envío tardío tiene a García a las puertas de un juicio político ya aprobado por el Congreso). El dinero puede parecer "poco" si se toma en cuenta la inversión total y los números que se manejan en el futbol, pero toma relevancia cuando se le compara con otros egresos publicados por el mismo gobierno.

Por ejemplo, son apenas diez millones más (60) los que se dedicarán a programas (mencionados en un mismo punto de inversión por el gobierno) enfocados en atender asuntos tan diversos tales como: personas diabéticas, embarazos adolescentes, adopción, violencia obstétrica, apoyo a migrantes y protección animal. Y son 52 millones de pesos, dos más que los enfocados al nuevo estadio, los que se han destinado este año a la búsqueda de persona desaparecidas y apoyo a hijos de personas desaparecidas.

Los recursos para refugios para personas víctimas de violencia intrafamiliar son de 21 millones de pesos. Y son 10 millones de pesos los asignados a atender a las víctimas de violaciones a los derechos humanos. También en el tema de la infraestructura la comparación deja ver que esos 50 millones no son tan poco dinero a nivel social: 20 millones de pesos costará una nueva pista en el Aeropuerto de Monterrey, y 30 millones costará actualizar la señalización de las líneas 1 y 2 del Metro, tan sólo en su fase 1.

Nunca se puede hablar de 'poco dinero' cuando se trata de dinero público. Y estos 50 millones son solamente los que se van a invertir en este año. Si los planes salen bien, el estadio tendría que estar terminado antes de 2026, según dijo el propio Samuel García. Por lo tanto, serían al menos tres años de construcción. Lo delicado del asunto pasa por el simple hecho de que si pretenden hacer un nuevo estadio, bien se podría quedar todo en manos privadas, porque no les falta ni capacidad logística ni económica, y en realidad, para sus estándares, los 50 millones provenientes del gobierno podrían ser hasta simbólicos. Al final, lo único que necesitan los inversores es el permiso para construir. Ese ya lo tienen por parte del Ejecutivo, ahora falta el Legislativo.

La experiencia inmediata es la del Estadio BBVA, de Rayados de Monterrey. FEMSA, propietaria del equipo, realizó un comodato con el municipio de Guadalupe con una extensión de 60 años. Por lo que no pagan por el uso de los terrenos, algo que pasaría también en la UANL: les construirían un estadio en sus instalaciones, pero no podrían cobrar renta ni recibir ningún otro ingreso. Por otro lado, según una investigación de Milenio Monterrey, entre el municipio de Guadalupe y el gobierno de Nuevo León se destinaron 200 millones de pesos en los cuatro años que duró la construcción del recinto (agosto de 2011 a julio de 2015). El costo total de 200 millones de dólares. De nuevo, parece "poco dinero" tomando en cuenta la inversión final, pero ese dinero es público y, fuera del futbol, ese dinero vale mucho más y podría usarse en muchas cosas más antes que en un estadio.

Samuel García está empeñado en formar parte activa de este proyecto, por algo siempre se presume como aficionado de hueso colorado de los Tigres y hace tanto énfasis en el aire primermundista que según él este nuevo estadio le podría dar a Nuevo León. Pero en su Estado, como en todo el país, existen muchísimas prioridades antes que participar en la construcción de un estadio de futbol, por más moderno que sea.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Revendedores atacan a fans de RBD en CDMX mientras la policía solo observa.