Anuncios

Sánchez defiende los lazos económicos con Brasil tras apuntalar su alianza con Lula

São Paulo, 7 mar (EFE).- El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, buscó apuntalar este jueves en São Paulo su alianza política con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, con una defensa del atractivo de Brasil para las inversiones españolas.

Sánchez escogió un foro empresarial organizado por el ICEX en la capital financiera de Brasil para dar empaque económico a su visita oficial de dos días al gigante sudamericano, que ya lo llevó a encontrarse con Lula en Brasilia.

Ante decenas de empresarios de ambos países, el presidente del Gobierno no escatimó elogios sobre el mercado interno “extraordinario” que ofrece Brasil, la “estabilidad regulatoria”, los tipos interés a la baja y un plan “sólido” para reducir el déficit.

Según Sánchez, esa combinación de factores genera “confianza” entre las empresas españolas, que son la segunda mayor fuente de inversión extranjera en el país con 59.000 millones de dólares, solo por detrás de EE.UU.

El ministro de Puertos y Aeropuertos de Brasil, Silvio Costa, le devolvió los elogios al destacar la importancia de la inversión española y aseguró que Lula tiene un “diálogo permanente” con la iniciativa privada.

Además, invitó a los empresarios españoles a participar en el ambicioso programa de obras públicas de su Gobierno, que busca invertir 1,7 billones de reales (unos 340.000 millones de dólares o 320.000 millones de euros), de los cuales 614.000 millones de reales deben provenir del sector privado.

Reflejo del interés que despierta el programa entre los empresarios, Marcelo Bernardino, director en Brasil de Indra, empresa tecnológica española, afirmó que el plan es una “gran noticia” porque representa “inversión y crecimiento”.

El plan también incluye la construcción de plantas de energía renovable, sector en el que la filial de Iberdrola Neoenergia es líder, con inversiones de 10.000 millones de reales (2.026 millones de dólares/1.53 millones de euros aproximadamente) anuales.

El director de Liberalizados de Neoenergia, Hugo Renato Nunes, destacó durante el foro el crecimiento reciente y lo atribuyó a la seguridad jurídica en el país: “Brasil es un 10; no vi ningún contrato de concesión irse para atrás”.

Pese a las oportunidades que ofrece Brasil, la “complejidad” del sistema fiscal también fue mencionada por algunos de los asistentes, entre ellos Antonio Garamendi, presidente de la patronal española CEOE.

“Me gustaría que el laberinto fiscal fuese mejorado”, apuntó Garamendi, antes de afirmar que la entrada de Brasil en la OCDE, el grupo de economías avanzadas, daría “seguridad” a los empresarios.

Frente a estas preocupaciones, el ministro Costa destacó los beneficios de la reforma tributaria impulsada por Lula y aprobada recientemente por el Congreso y que busca simplificar la maraña de impuestos.

Más allá del desafío fiscal, tanto empresarios como autoridades expresaron su interés en cerrar cuanto antes el acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur, cuyas negociaciones “siguen vivas”, en palabras de Sánchez.

“(Las relaciones) van a ser incompletas si no logramos ratificar de una vez por todas la asociación”, declaró el presidente del Gobierno.

Después de presidir el foro empresarial, Sánchez visitó las obras de ampliación del metro de São Paulo, que ejecuta la empresa española Acciona.

Usando chaleco amarillo y protegido con el preceptivo casco, Sánchez ensalzó el liderazgo de empresas españolas en sus respectivos sectores y mostró su convicción en la necesidad de reforzar la colaboración público-privada para avanzar hacia una movilidad sostenible.

Para el presidente del Gobierno español, proyectos como este, la mayor obra de infraestructura en ejecución en América Latina, confirman que España es uno de los principales y más fiables socios económicos de Brasil y corroboran que los dos países están en sintonía.

Tras concluir este acto, Sánchez se trasladó al Instituto Cervantes de Sao Paulo, donde se reunió con un grupo de científicos españoles que desarrollan su labor en Brasil, y después se desplazó al aeropuerto para viajar a Chile, la siguiente parada de su gira regional, donde será recibido por el presidente Gabriel Boric.

(c) Agencia EFE