Anuncios

Rusia rehúye cualquier acuerdo y un nuevo bombardeo deja siete muertos y decenas de heridos en Ucrania

Los rescatistas buscan víctimas entre los restos de un edificio residencial en Kharkiv Photo: -/Ukrinform/dpa
Los rescatistas buscan víctimas entre los restos de un edificio residencial en Kharkiv Photo: -/Ukrinform/dpa - Créditos: @-

KIEV.- Misiles rusos en las dos principales ciudades de Ucrania causaron al menos siete muertos, decenas de heridos y daños en edificios residenciales luego que Moscú rehuyó cualquier acuerdo respaldado por Kiev y sus aliados occidentales para el final de la guerra de casi dos años.

El asalto ruso incluyó más de 40 misiles balísticos, de crucero, antiaéreos y guiados, dijeron las autoridades. Las fuerzas aéreas ucranianas apuntaron que habían interceptado 21 de ellos.

Los rescatistas buscan víctimas en un edificio atacado por bombas rusas en Kharkiv (AP Photo/Andrii Marienko)
Los rescatistas buscan víctimas en un edificio atacado por bombas rusas en Kharkiv (AP Photo/Andrii Marienko) - Créditos: @Andrii Marienko

En Pavlograd, en la región de Dnipropetrovsk, en el centro de Ucrania, “una persona murió y otra resultó herida”, según las autoridades locales.En la región de Kherson, en el sur del país, las autoridades reportaron la muerte de un anciano de 70 años.

En cuatro distritos de la capital, Kiev, al menos 20 personas resultaron heridas, incluyendo un adolescente de 13 años, indicó el alcalde, Vitalii Klitschko. Las autoridades señalaron que los reportes iniciales que apuntaban a la muerte de un civil en la ciudad eran incorrectos y aclararon que la persona estaba herida y con respiración asistida en un hospital.

Daños en Kharkiv tras el bombardeo ruso de este martes Photo: -/Ukrinform/dpa
Daños en Kharkiv tras el bombardeo ruso de este martes Photo: -/Ukrinform/dpa - Créditos: @-

En Kharkiv, en el noreste del país, la ofensiva dejó cinco muertos y 48 heridos, entre ellos cuatro menores, y causó daños en alrededor de 30 edificios residenciales, además de romper las ventanas de cientos de departamentos en un clima gélido, explicó el gobernador de la región, Oleh Syniehubov.

En este operativo, las fuerzas del Kremlin utilizaron misiles S-300, Kh-32 e hipersónicos Iskander, agregó.

Los termómetros marcaban -7º C, dijo el alcalde de la ciudad Ihor Terekhov. Una sección entera de un edificio residencial de varias plantas quedó destruida, atrapando a un número desconocido de personas, añadió el gobernador.

Situada a unos 30 kilómetros de la frontera con Rusia, Kharkiv suele ser el principal objetivo de la campaña invernal rusa de ataques de largo alcance, que suele alcanzar zonas civiles.

Los ataques mantienen a los ucranianos en vilo mientras en el frente de 1500 kilómetros apenas se registran cambios. La incapacidad de ambos bandos para asestar un golpe decisivo en el campo de batalla ha llevado la guerra más allá de las trincheras y la artillería. Los analistas dicen que las fuerzas del Kremlin acumularon misiles a lo largo del año pasado para lanzar su campaña invernal de bombardeos aéreos.

Los médicos atienden a un herido en Kharkiv (Photo by SERGEY BOBOK / AFP)
Los médicos atienden a un herido en Kharkiv (Photo by SERGEY BOBOK / AFP) - Créditos: @SERGEY BOBOK

Al parecer, hay pocas opciones de que la guerra termine pronto. El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, desafió a Estados Unidos y a otros aliados de Ucrania en una reunión de Naciones Unidas el lunes, descartando cualquier plan de paz que ellos respalden.

El jefe de la diplomacia del Kremlin, afirmó que las fuerzas ucranianas han sido “un completo fracaso” en el campo de batalla y apuntó que son “incapaces” de derrotar a Rusia.

Los ataques sobre Kharkiv y Kiev se producen dos días después de que funcionarios nombrados por Moscú en el este de Ucrania reportaron que bombardeos ucranianos dejaron al menos 27 muertos a las afueras de la ciudad de Donetsk, ocupada por las tropas rusas. El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, describió el incidente como “un monstruoso acto terrorista”.

El ejército de Ucrania, por su parte, negó su implicación en el ataque.

Peskov apuntó que los ataques de este martes no deben considerarse como una respuesta de Moscú al ataque a Donetsk y repitió el argumento del Kremlin de que sus fuerzas no atacan zonas civiles, aunque existen abundantes evidencias de lo contrario.

La muerte de civiles ucranianos ha servido para despertar la indignación internacional por la invasión rusa de su país vecino, y las autoridades ucranianas han recurrido a esos ataques en sus intentos por lograr más ayuda militar de sus aliados.

La OTAN firmó este martes un contrato de 1200 millones de dólares para fabricar decenas de miles de cartuchos de artillería con los que reponer los menguantes arsenales de los socios y abastecer a Ucrania con más munición.

El primer ministro de Polonia, Donald Tusk, fue el último mandatario extranjero en visitar Ucrania y, durante su estancia en Kiev, el lunes, anunció un nuevo paquete de ayuda que incluye un préstamo para comprar armas más grandes y un compromiso para buscar vías para fabricarlas de forma conjunta.

Los aliados de Kiev tratan de reafirmar el compromiso con su defensa en el largo plazo ante la preocupación de que el apoyo de Occidente pudiera estar disminuyendo. El primer ministro del Reino Unido, Rishi Sunak, y la ministra de Exteriores de Francia, Catherine Colonna, también visitaron el país en lo que va de año.

Pero Estados Unidos, el principal proveedor de Ucrania, dijo que no puede suministrarle más munición ni armas.

A la espera de que el Congreso apruebe un presupuesto y fondos adicionales para el conflicto ucraniano, Washington recurrirá a sus aliados para seguir salvando las distancias con Moscú.

Además, Rusia disparó también el marte misiles sobre Pavlohrad, en la región oriental de Dnipropetrovsk, donde una mujer de 43 años falleció y dos escuelas y ocho edificios de gran altura sufrieron daños, de acuerdo con la oficina presidencial.

En Balakliia, en la región de Kharkiv, un hombre de 88 años y una mujer de 78 fueron rescatados de entre los escombros de una vivienda tras un bombardeo ruso.

En el sur de Ucrania, las fuerzas rusas atacaron la ciudad de Beryslav con aviones no tripulados que mataron a un hombre de 69 años que circulaba en moto.

Agencias AP y AFP