Anuncios

Ron DeSantis se baja de la carrera hacia la Casa Blanca y apoya a Donald Trump

El gobernador de Florida y aspirante presidencial republicano, Ron DeSantis, habla en una fiesta de observación durante los caucus presidenciales republicanos de Iowa de 2024 en West Des Moines.
El gobernador de Florida y aspirante presidencial republicano, Ron DeSantis, habla en una fiesta de observación durante los caucus presidenciales republicanos de Iowa de 2024 en West Des Moines. - Créditos: @Douglas R. Clifford

WASHINGTON.- El candidato presidencial Ron DeSantis, quien alguna vez fue visto como la mejor oportunidad de los republicanos para superar a Donald Trump, se retiró de la carrera primaria el domingo, una salida relativamente temprana que subraya el control férreo que conserva el expresidente en el partido.

DeSantis, de 45 años, respaldó a Trump en un video publicado en la red social X, en el que dijo que después de su segundo lugar la semana pasada en los caucus- asamblea de delegados electorales- del estado de Iowa no podía “pedir” a sus partidarios “que ofrezcan voluntariamente su tiempo y donen sus recursos” sin un “camino claro hacia la victoria”.

“En consecuencia, hoy suspendo mi campaña”, añadió.

DeSantis había sido ampliamente visto como uno de los principales contendientes para la nominación republicana de 2024 y un heredero natural de Trump debido a su estilo combativo y sus opiniones profundamente conservadoras. A principios de 2023, encabezó varias encuestas cara a cara contra Trump.

Además, tenía una fortuna política de más de 100 millones de dólares y podía hacer alarde de varias leyes aprobadas en temas importantes para el sector conservador.

Pero el apoyo al gobernador de Florida ha estado disminuyendo durante varios meses, debido a una estrategia de campaña defectuosa, su aparente falta de comodidad con los votantes en la campaña electoral y el control hasta ahora inquebrantable de Trump sobre gran parte de la base del partido.

Tales ventajas no sobrevivieron a la realidad de las políticas presidenciales de 2024. Desde su inicial anuncio de campaña, plagado de problemas técnicos, a constantes cambios de su equipo y de su estrategia política, DeSantis no logró del todo posicionarse bien en las primarias. Semanas atrás, perdió los caucuses de Iowa - que había jurado ganar - por 30 puntos porcentuales, siendo derrotado por Trump.

El fin de la candidatura de DeSantis significa que la ex embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, es ahora la última republicana en la carrera con una oportunidad, aunque complicada, de negarle a Trump la nominación.

El entonces aspirante a la candidatura presidencial republicana Ron DeSantis en un evento en West Des Moines, Iowa, el 15 de enero de 2024.
El entonces aspirante a la candidatura presidencial republicana Ron DeSantis en un evento en West Des Moines, Iowa, el 15 de enero de 2024. - Créditos: @Charlie Neibergall

El ganador de la contienda por la nominación republicana se enfrentará al presidente Joe Biden, el probable candidato demócrata, en las elecciones generales de noviembre.

Más del 70% de los republicanos tiene una opinión favorable de Trump, según la mayoría de las encuestas de opinión. Eso puso a DeSantis en una posición en la que tenía que atraer a los votantes que todavía admiraban a Trump, así como a aquellos a los que le desagradaba apasionadamente.

DeSantis fracasó en ambos aspectos. Nunca explicó con éxito a la mayoría de los partidarios de Trump por qué era una mejor opción, mientras que los republicanos que buscaban deshacerse del expresidente dividieron sus votos entre múltiples candidatos. Haley, en particular, se ha convertido en la favorita entre los republicanos moderados a medida que el campo se ha consolidado.

Donde DeSantis se diferenciaba de Trump en política, casi siempre era en adoptar una posición más conservadora. Firmó una prohibición del aborto de seis semanas en Florida en abril, que finalmente adoptó durante la campaña electoral, incluso cuando generó cautela en algunos donantes y republicanos moderados.

DeSantis se opuso a la asistencia militar estadounidense adicional a Ucrania y tomó acciones punitivas contra Walt Disney Co. después de que la compañía se pronunciara en contra de la legislación de Florida que limitaba la discusión sobre género y sexualidad en las aulas.

DeSantis se presentaba como alguien que podría arrebatarle la candidatura presidencial republicana a Trump
DeSantis se presentaba como alguien que podría arrebatarle la candidatura presidencial republicana a Trump

La pelea con Disney fue una que los críticos proempresariales dentro del partido dijeron que DeSantis no necesitaba librar.

Si bien muchos donantes importantes del partido republicano apoyaron a DeSantis desde el principio, comenzaron a rebelarse ya durante el verano estadounidense.

Robert Bigelow, que donó millones al grupo de recaudación de fondos super PAC (comité de acción política) que respalda a DeSantis, dijo en agosto que estaba cortando la financiación, desanimado por la posición intransigente del gobernador sobre el aborto.

Errores de la campaña

Los problemas de DeSantis comenzaron incluso antes de que entrara a la carrera por la Casa Blanca.

En marzo, cuando Trump fue acusado en Nueva York de conspirar para ocultar pagos de dinero a una estrella porno para mantener su silencio, el expresidente recibió un aumento significativo en las encuestas cuando los republicanos se unieron a él. Muchos de ellos creyeron las afirmaciones de Trump de que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley lo estaban atacando para mantenerlo fuera del cargo.

Varios aliados de DeSantis dicen que el gobernador esperó demasiado para convertirse en candidato y finalmente se lanzó al ring en mayo, más de seis meses después de que Trump lo hiciera. Eso dejó a DeSantis expuesto a ataques feroces por parte de Trump, mientras que el propio gobernador hizo poco para defenderse, insistiendo en que no era un candidato.

La ex embajadora ante la ONU, Nikki Haley, derecha, y el gobernador de Florida, Ron DeSantis, izquierda, hablando en el debate presidencial republicano de CNN en la Universidad Drake en Des Moines, Iowa, el miércoles 10 de enero de 2024.
La ex embajadora ante la ONU, Nikki Haley, derecha, y el gobernador de Florida, Ron DeSantis, izquierda, hablando en el debate presidencial republicano de CNN en la Universidad Drake en Des Moines, Iowa, el miércoles 10 de enero de 2024. - Créditos: @Andrew Harnik

Cuando DeSantis lanzó formalmente su candidatura a la Casa Blanca en mayo de 2023, fue un desastre lleno de fallas en Twitter, ahora conocido como X, un comienzo desfavorable para una campaña basada en la competencia ejecutiva del gobernador.

Luego, la campaña contrató en exceso, gastando dinero a un ritmo vertiginoso. DeSantis despidió a unos 38 empleados en julio y destituyó a su director de campaña en agosto, sembrando una narrativa de caos interno que resultó difícil de superar.

Subcontrató gran parte del trabajo tradicional de una campaña a un super PAC externo, que puede aceptar donaciones de tamaño ilimitado, pero no puede coordinar con la campaña en sí.

La campaña y el PAC, conocido como Never Back Down, llegaron a desconfiar unos de otros. Una serie de abandonos consecutivos de altos cargos del PAC en noviembre y diciembre crearon una sensación de confusión que alimentó la idea de que la campaña del gobernador estaba herida de muerte.

Agencias Reuters y AP