Anuncios

Los retos de la Inteligencia Artificial y la genómica en el Congreso Futuro 2024 en Chile

Santiago de Chile, 15 ene (EFE).- La edición 2024 del Congreso Futuro arrancó este lunes en Santiago de Chile con un ambicioso programa centrado en la Inteligencia Artificial (IA) en el que más de un centenar de científicos y divulgadores nacionales e internacionales reflexionarán sobre su aplicación y los efectos que ya tiene en la sociedad.

Una tecnología que, según sus organizadores es, "sin duda la que mayor impacto y desafíos presenta para la humanidad actual" por lo que requiere "plantearnos preocupaciones éticas, de gobernanza, y las oportunidades y desafíos que trae para nuestra sociedad".

Y que obliga igualmente a "construir una sociedad empoderada de cara al futuro", desde el conocimiento y la educación, pero también desde la economía, la inversión, la ordenación del territorio, el humanismo y el medio ambiente, entre otras temáticas.

El presidente Gabriel Boric participó de la inauguración de Congreso Futuro 2024, en donde más de 100 académicas, académicos e intelectuales de Chile y el mundo presentarán avances sobre la inteligencia artificial.

En la inauguración este lunes compartieron protagonismo Boric y ATOM, un robot de 80 centímetros creado por estudiantes del Laboratorio de Emprendimiento e Innovación del Departamento de Ingeniería Industrial (LEIND USACH) a través de impresiones 3D.

“Tomando los debidos resguardos y cultivando una conciencia crítica, la IA va a ser una gran herramienta para el desarrollo de Chile y América Latina en su empeño por alcanzar mayores grados de bienestar para las personas y el respeto y armonía con el medio ambiente”, explicó el presidente.

"La IA, como toda herramienta creada por los seres humanos, está intrínsecamente cargada de valores, no solo en su uso, sino que también en su diseño. Por eso es necesario acompañar su desarrollo con una reflexión ética profunda y también con una regulación normativa", agregó Boric.

A ATOM y el mandatario también les acompañaron la ministra de Ciencia, Tecnología, Conocimiento en Innovación, Aisén Etcheverry, el senador y presidente de la Comisión Desafíos del Futuro del Senado, Francisco Chahuán; el vicepresidente de la Fundación Encuentro de Futuro, Guido Girardi además de académicos e intelectuales locales e internacionales.

Ante este auditorio, el dignatario alertó de que “cuando pensamos nuestro modelo de desarrollo, cómo Chile contribuye al mundo, ya no lo estamos haciendo solamente desde la lógica de las materias primas, de un desarrollo extractivista: estamos pensando cómo creamos cadenas de valor, cómo realizamos transferencia tecnológica”.

En la misma línea, Etcheverry destacó que “el Congreso Futuro es un espacio de encuentro de todos quienes somos apasionados por la ciencia y tecnología, pero sobre todo de todos aquellos que pensamos que sin ciencia y tecnología los países no se desarrollan”.

“Ese convencimiento es hoy pieza fundamental de las políticas públicas que estamos impulsando desde el Gobierno” y asumió el desafío que plantea Boric, quien reafirmó el compromiso del Gobierno de “avanzar hacia poder cumplir que el 1% del gasto del PIB sea en I+D”.

“No ha sido fácil y por eso espero que, tal como queremos avanzar en esa dirección, los senadores y los parlamentarios también nos apoyen en poder tener un Pacto Fiscal que nos permita hacer despegar el crecimiento de nuestro país”, concluyó el mandatario.

Genómica y litio

En el programa científico, este lunes también arrancó una expedición al desierto de Atacama liderada por los científicos Lara Urban (Alemania) y Matías Gutiérrez (Chile), cuyo objetivo es describir la diversidad biológica presente en el salar de Atacama y cómo la actividad humana o antropogénica afecta la misma.

Según la organización, los científicos utilizarán una tecnología disruptiva, un secuenciador de material genético portátil, llamado MinION y que ha ha sido el protagonista de la revolución genómica de los últimos años.

"Sus creadores han financiado esta expedición como parte de sus constantes esfuerzos por llevar esta potente herramienta a lugares nunca antes pensados, así sumando el desierto de Atacama a una larga lista de lugares emblemáticos como por ejemplo, la Estación EspacialInternacional", agregó.

"El estudio busca utilizar la tecnología portátil de secuenciación por nanoporos para conocer más detalles sobre la salud del salar y cómo nuestra actividad la altera, todo bajo el concepto de la iniciativa mundial One Health o Una Salud", y busca desencadenar una reflexión a la luz de la inminente explotación de las reservas de litio en el norte de Chile, donde se verán afectados ecosistemas complejos por la intervención humana", concluye.

(c) Agencia EFE