Anuncios

2-0. McTominay castiga a una tierna España

Glasgow (R.Unido), 28 mar. (EFE).- Una tierna España sucumbió este martes con todo merecimiento ante Escocia (2-0) en un partido de colmillo afilado, de los que tanto gustan por las islas británicas, y en el que el papel de verdugo recayó sobre Scott McTominay, centrocampista del Manchester United y autor de los dos goles.

Ya adelantó Luis de la Fuente el día anterior que mantendría su costumbre de mover piezas con dos partidos tan seguidos, después del triunfo del sábado ante Noruega. Cambió hasta ocho jugadores del equipo titular y dio la alternativa al debutante David García y una oportunidad desde el inicio a Joselu, tras sus dos goles ante los noruegos.

En juego, saldar con seis puntos las dos primeras citas del grupo A de clasificación para la Eurocopa 2024.

Salió Escocia como era previsible, a morder el cuello de los españoles. Empujados por el rugido de sus aficionados, la "Tartan Army" atosigó cada pase español, cada control, para poner el partido en el punto donde querían: más crudo que un filete sin hacer.

Los balones en largo hacia la referencia de Joselu no conseguían darle el balón a la Roja. Hacía mucho tiempo que no se veía a España usar una boya en ataque para sacudirse el empuje rival.

Con el balón en los pies, los escoceses dieron la razón a lo que también advirtió Luis de la Fuente en su rueda de prensa anterior al partido. El fútbol escocés ha evolucionado mucho. No son los clásicos troncos y son capaces de elaborar con cierto gusto, aunque en ocasiones les falte finura.

Consecuencia de ese ímpetu, el gol escocés acabó llegando. Fue una desgracia, porque obedeció al resbalón de Pedro Porro en una pelota sencilla, pero hacía justicia con lo que se estaba viendo.

El accidente de Porro dejó el balón en franquicia para el capitán Robertson, quien solo tuvo que dar el pase de la muerte para que McTominay, llegando desde atrás y con la colaboración involuntaria de Iñigo Martínez, hiciese el primero.

No conseguía hilar juego España, tan fría como las bajas temperaturas que la recibieron en Glasgow. Una cabalgada de Christie que llegó hasta el área sin encontrar resistencia dejaba de nuevo en evidencia a la defensa.

El paso de los minutos templó los ánimos y también a Dani Ceballos, motor del juego español, quien cogió el diapasón para distribuir por todos lados. El choque se convirtió en un monólogo español, con múltiples ocasiones sobre la portería de Gunn.

La más clara de ellas llegó en el minuto 23, cuando Joselu remató con violencia contra el larguero un centro de Pedro Porro.

España parecía encontrarse a sí misma, lo que Escocia trató de atajar enmarañando el partido con faltas y protestas, con la ayuda de un público que abucheaba a Pedro Porro cada vez que tocaba el balón. Los escoceses no dudaban en dejar la huella de sus suele en cada entrada.

Las oportunidades de Joselu, Rodri y Yeremy Pino no conseguían poner en excesivas dificultades al arquero escocés. Pero quien la tuvo en sus botas fue el delantero del Queen's Park Rangers Lyndon Dykes, quien falló solo ante Kepa tras haber ganado la espalda al debutante David García.

En el descanso, De la Fuente hizo una enmienda a la totalidad de su banda derecha y sustituyó al abucheado Porro por Carvajal y a Oyarzábal por Nico Williams, lo que obligó a Yeremy a desplazarse a la izquierda.

Volvió a ser ese costado por donde llegaron las desgracias españolas.

Una carrera de Tierney, que atraviesa una dura temporada en el Arsenal, dejó a cuerpos de distancia a Carvajal. Su centro no fue embocado de primeras, pero el rechace español llegó en manos de uno de los grandes llegadores de la Premier, McTominay, que remachó con contundencia al fondo de la red.

Cuatro goles en dos partidos para el del United, que tampoco vive sus mejores días en Mánchester tras la llegada de Casemiro.

El guion de la primera mitad se repetía. Un gol tempranero de Escocia dejaba KO a España, condenada todavía a remar más a contracorriente.

De la Fuente agitó el banquillo en busca de las revoluciones de Iago Aspas, que enseguida dispuso de un balón franco para rematar servido por Gayá, con el que se hizo un lío, y posteriormente mandó alto un servicio de Nico Williams.

De nuevo rondó Escocia el gol con una falta directa de McGinn (menudo partido del jugador del Aston Villa) que Kepa consiguió repeler cuando se colaba por la escuadra.

Lo intentó una y otra vez España, sobre todo con Nico y Gayá, pero nunca dio la sensación de que podría remontar el partido.

Se complica así la clasificación para la Roja, que ya sabe que Escocia, líder del grupo con seis puntos, será un hueso duro de roer en el camino hacia Alemania.

- Ficha técnica:

2 - Escocia: Gunn; Porteous, Hanley, Tierney (Cooper, m.75); Hickey (Patterson, m.82), McTominay, McGregor, McGinn (Ferguson, m. 83), Robertson; Christie (MacLean, m.74); y Dykes (Shankland, m.90).

0 - España. Kepa; Pedro Porro (Carvajal, m.45), David García, Íñigo Martínez, Gayá; Rodrigo, Mikel Merino (Iago Aspas, m.57); Yeremy, Ceballos (Gavi, m.79), Oyarzábal (Nico Williams, m.45); y Joselu (Borja Iglesias, m.67)

Goles: 1-0, m.7: McTominay. 2-0, m.51: McTominay.

Árbitro: Sandro Schärer (Suiza). Amonestó a Robertson (m.27), Dykes (m.34), Gunn (m.76) y McTominay (m.96), por Escocia, y a Carvajal (m.68) y Aspas (m.84), por España.

Incidencias: segundo partido del grupo A de clasificación para la Eurocopa de 2024 disputado en el estadio Hampden Park, de Glasgow. Lleno, con 47.976 espectadores.

Enrique Rubio

(c) Agencia EFE