Anuncios

Reprueban a estaciones provisionales migratorias

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 10 (EL UNIVERSAL).-La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reprobó las estaciones y estancias provisionales migratorias que existen en el país, y señaló que el "gobierno mexicano ha privilegiado la política de contención y detención de personas en contexto de movilidad", por lo que propuso cambiar el modelo.

"En el marco de los derechos humanos, estudiar las condiciones de las personas alojadas en las estaciones migratorias convoca a revisar las detenciones ilegales y cuestionar que, derivado de los procedimientos de juicios de amparo, las personas migrantes permanezcan en aquellos recintos más tiempo del establecido, entre otras problemáticas identificadas", dice.

En el Informe especial sobre las condiciones de las estancias y estaciones migratorias: hacia un nuevo modelo para la atención de la migración irregular, presentado este viernes por la ombudsperson Rosario Piedra Ibarra, se señala que las estaciones y estancias provisionales migratorias fueron calificadas con 47.93% en una escala de 0% a 100%, es decir, esos sitios destinados a retener a migrantes ilegales operan en condiciones inadecuadas.

Destaca que las estancias provisionales que se ubican en Chiapas, Durango, Guanajuato, Campeche, Coahuila, Baja California Sur, Michoacán, Nayarit y Colima operan en condiciones críticas. Pues todos esos sitios obtuvieron una calificación que va de 21.67% a 38.57%.

Expone, además, que otros espacios migratorios operan en situaciones inadecuadas e insuficientes, al lograr calificaciones que van desde 40% a 67.86%.

Indica que en materia de protección civil la mayor parte de las estaciones migratorias y estancias provisionales cuentan con extintores; sin embargo, sólo poco más de la mitad cuentan con detectores de humo; 16.7% con mangueras o hidrantes y sólo 3.7% tiene un plan interno de protección civil.

"Los extintores se encuentran en el área de las oficinas, por lo que las personas alojadas no tienen acceso a los mismos; 25.46% de estaciones/estancias migratorias cuentan con constancias y/o documentos que acrediten la certificación del lugar por parte de alguna autoridad de protección civil", puntualiza el análisis de la CNDH.

Subraya que, al preguntar respecto de la existencia de protocolos en distintas materias, 96.6% refirió contar con protocolo de incendios, y 86.2% para disturbios, lo que parece no haber funcionado en la estancia provisional de Ciudad Juárez.

"Las situaciones de hacinamiento o sobrepoblación interfieren con el pleno acceso a sus derechos humanos, circunstancia que ha derivado en eventos violentos al interior de los recintos migratorios, tal como ocurrió en marzo de 2023 con el incendio de la estancia provisional de Ciudad Juárez, lo que ha puesto en riesgo la seguridad e integridad personal tanto de quienes prestan sus servicios como de las personas detenidas", menciona.

Resalta que las condiciones estructurales y de organización de los recintos migratorios no permiten un adecuado acceso al derecho al trato digno de las personas migrantes detenidas en esas instalaciones, ya que en su mayoría las condiciones son indignas al no existir áreas específicas para ingerir alimentos, para dormir, ni un entorno adecuado para la recreación o para aquellas que se encuentran en una situación especial de vulnerabilidad.

El documento precisa que, si bien la figura de "detención migratoria" no está reconocida en ningún ordenamiento jurídico, la medida prevista por la Ley de Migración impide la libertad personal de los extranjeros, lo que constituye una privación de la libertad, específicamente, una detención.

"Las estaciones migratorias y estancias provisionales han mantenido un modelo carcelario en el que las personas son encerradas bajo llave y que son tratadas de manera similar que las personas privadas de la libertad por haber cometido un delito", considera la CNDH.

Detalla que en el año 2019, la Comisión Nacional de Derechos Humanos publicó el informe especial Situación de las estaciones migratorias en México, hacia un nuevo modelo alternativo a la detención, en el que quedó de manifiesto que "las condiciones y características estructurales y de administración de los recintos migratorios del Instituto Nacional de Migración habían mantenido un modelo carcelario, afectando la integridad física y mental de las personas migrantes y, consecuentemente, se vulneraba su derecho al trato digno".

Otras observaciones

Las estancias provisionales que se ubican en Chiapas, Durango, Guanajuato, Campeche, Coahuila, Baja California Sur obtuvieron una calificación que va de 21.67% a 38.57%.

Otros espacios migratorios operan en situaciones inadecuadas, al lograr calificaciones que van desde 40% a 67.86%.

Sólo 16.7% de las estancias tienen mangueras o hidrantes.

Los extintores están en el área de las oficinas, por lo que las personas alojadas no tienen acceso a los mismos.

EL DATO

En 2019 la CNDH ya había advertido del modelo carcelario en los recintos migratorios.