Anuncios

Reporteros Sin Fronteras condena las agresiones a la prensa salvadoreña en los comicios municipales

San Salvador, 6 mar (EFE).- La organización internacional Reporteros Sin Fronteras (RSF) condenó este miércoles las agresiones que sufrió la prensa salvadoreña en el marco de las elecciones municipales y del Parlamento Centroamericano (Parlacen) celebradas el pasado domingo 3 de marzo.

"RSF condena nuevos ataques a la prensa en el marco de las elecciones locales el pasado domingo", apuntó la organización en su cuenta de X.

Añadió: "Las restricciones al trabajo periodístico durante las elecciones reflejan el grave deterioro de la libertad de prensa en El Salvador".

La Asociación de Periodistas de El Salvador (Apes) registró en las pasadas elecciones generales al menos 319 agresiones contra la prensa, la mayoría durante las votaciones presidenciales, según un informe presentado el martes.

Los datos del Centro de Monitoreo Electoral de la Apes indican que se reportaron 224 vulneraciones en las elecciones presidenciales y legislativos del 4 de febrero y 95 en los comicios municipales y del Parlacen del 3 de marzo.

Entre los principales señalados de agredir a la prensa están agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), fiscales electorales, representantes y vigilantes de los partidos políticos, principalmente del oficialista Nuevas Ideas (NI).

De acuerdo con el informe de la Apes, la principal vulneración que se registró fue la constante restricción del acceso a la prensa a los colegios electorales.

Señaló que un caso fue el de un memorándum de la Secretaría General del TSE en el que se autorizaba a los jefes de los centros de votación sacar a la prensa una hora y media después de cerrada la votación, por lo que varios periodistas denunciaron su expulsión.

Cuando Isabel de Saint Malo, jefa de la Misión de Observación de la Organización de los Estados Americanos (MOE-OEA) en El Salvador, denunció la situación en la red social X, magistrados del ente colegiado aseguraron que se trató de un mal entendido, pero no aclararon si el documento era o no auténtico.

(c) Agencia EFE