Anuncios

Reportan microsismo en Naucalpan

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 11 (EL UNIVERSAL).- El Servicio Sismológico Nacional (SSN) detectó un microsismo este domingo 11 de febrero del 2024, de acuerdo con el registro de la dependencia, el epicentro del temblor fue en el Estado de México.

De acuerdo con el Sismológico Nacional, el fenómeno natural tuvo origen a 2 kilómetros al noroeste del municipio de Naucalpan de Juárez, por el momento la dependencia no ha informado sobre la duración en segundos del temblor.

En el reporte del SSN, se indica que el microsismo tuvo una magnitud de 1.8 grados en la escala Richter y este se originó a las 14:43, su ubicación exacta fue en la latitud 19.48 y longitud -99.22, además de tener una profundidad de 1 kilómetro.

De acuerdo con Carlos Valdés, desde el 2000 cuentan con un registro de 270 microsismos registrados, catalogados y clasificados después del terremoto de 1985, en donde el de mayor intensidad fue de 4.

El origen de los microsismos es consecuencia de las fracturas que existen en la corteza terrestre en la Ciudad de México y en el país, "concentrándose en la zona central y poniente, a partir del periférico hacia el poniente", exclama.

Dichas fallas cruzan todo el terreno y se ubican dentro de los límites de la Ciudad de México y debajo de ella.

Para la directora del SSN, Xyoli Pérez Campos, los sismos que llegan a ocurrir en el Valle son intraplaca, pero corticales. "Se llaman así porque ocurren en la corteza superior y están dentro de otra placa que es la de Norteamérica. Generalmente, estos sismos se originan a poca profundidad, pero independientemente de si son profundos o someros, lo que importa es la distancia que recorre la onda y los materiales a través de los que viaja".

¿Por qué no se activa la alerta sísmica?

Una alerta sísmica no puede emitirse cuando el epicentro del terremoto se encuentra dentro de la Ciudad de México debido a las limitaciones en el tiempo de alertamiento y la velocidad de propagación de las ondas sísmicas.

El sistema de alerta sísmica se basa en la detección temprana de las ondas sísmicas generadas por un terremoto, para luego enviar una señal de alerta a las áreas afectadas antes de que las ondas más destructivas lleguen.

Sin embargo, cuando el epicentro se encuentra dentro de la CDMX, el tiempo que tardan las ondas sísmicas en viajar desde el epicentro hasta las áreas cercanas es tan corto que no permite que el sistema de alerta sísmica detecte y transmita la señal de alerta a tiempo. En otras palabras, las ondas sísmicas llegan a la ciudad prácticamente al mismo tiempo que la alerta, lo que hace imposible emitir una alerta sísmica efectiva en tales casos.