Anuncios

Real Madrid vs. Manchester City: Pep Guardiola lo hizo otra vez... y Julián Alvarez no jugó ni un minuto

Pep Guardiola, a los gritos y sin cambios
Pep Guardiola, a los gritos y sin cambios - Créditos: @Jose Breton

Real Madrid y Manchester City empataron este martes 1 a 1 en el primer partido de las semifinales de la Champions League, que se jugó en el mítico Santiago Bernabéu de la capital española. El brasileño Vinicius Jr. puso en ventaja al vigente campeón de la Champions, mientras que el belga Kevin De Bruyne empató para el equipo dirigido por el catalán Josep Guardiola, uno de los grandes ídolos de Barcelona, eterno rival del Madrid. Fueron dos golazos.

Más allá de lo global, hubo una situación que llamó la atención. Repetida, es cierto. Pero aún así, representa todo un símbolo en su trayectoria. Pep Guardiola no realizó cambios. Ni uno solo. Una situación similar ocurrió en el primer encuentro de los octavos de final ante Leipzig, un 1-1 jugado el 22 de febrero pasado en Alemania. En el comienzo de la serie ante Bayern Munich, por los cuartos, registró solamente uno y obligado por lesión: Julián Álvarez por De Bruyne. Ocurrió el 13 de abril, en el elocuente 3-0.

Pep Guardiola, con el banco de suplentes, detrás, sin movimiento
Pep Guardiola, con el banco de suplentes, detrás, sin movimiento - Créditos: @Manu Fernandez

En el banco quedó, entonces, Julián Alvarez, al que siempre posterga, más allá de que suele cubrirlo de elogios. Pero, además, tenía a su disposición a otras figuras, más allá del arquero, Scott Carson, de 37 años. Estuvieron Stefan Ortega Moreno, Aymeric Laporte, Rico Lewis, Kalvin Phillips, Phil Foden, Cole Palmer, Sergio Gómez, Riyad Mahrez y Álvarez. Tenía material para romper el molde.

El Araña fue titular en los últimos tres encuentros de la Premier League, ante Fulham, West Ham y Leeds. Sin embargo, esta vez fue una de las víctimas del banco. Su última vez sin jugar fue el 4 de marzo, en la victoria 2-0 ante Newcastle. Minutos después del empate, el DT dio su explicación.

“No he hecho cambios porque he pensado que los que estaban, tenían más empaque. Bernardo (Silva) y Jack (Grealish) son jugadores de tener la pelota. El Madrid hacía muchas transiciones con Rodrigo y Vinicius. También Valverde estaba en condiciones de hacer esas transiciones largas. Si el partido se volvía un poco loco, no tendríamos ese tipo de reacción que tienen ellos. No tenemos su calidad de transición y necesitaba jugadores que la tuvieran”, comentó Guardiola. Más tarde, un poco dubitativo, aseguró: “En un momento pensé en hacerlos... pero al final, decidí no hacerlos”.

Pep Guardiola no realizó cambios por primera vez desde que dirige al Manchester City (en 2016) en aquel partido con Leipzig. No tomó con simpatía cuando le hicieron una lógica pregunta: por qué no había realizado modificaciones en un desarrollo equilibrado, sin pimienta. “Tengo la oportunidad de realizar sustituciones por las reglas de juego, pero yo soy el técnico y decido si lo hago o no. Tenerlas no me obliga a hacerlas. Soy un buen técnico para decidir si tengo que hacerlas o no”, sentenció en la conferencia de prensa tras el partido. Y fue más allá, con mayor énfasis: “Tengo la opción de hacer hasta cinco cambios, pero eso no significa que tenga que hacerlos”.

Su análisis del juego suele escapar al molde, a lo establecido. Más allá de las polémicas. “Estaba muy contento con lo que estaba viendo. Después del gol que encajamos, pensé inmediatamente en poner a Phil (Foden), pero inmediatamente volvimos a tener el control del juego...”, confesó Guardiola. “Tal vez en la vuelta decida volverme loco y jugar con nueve delanteros y un partido de ida y vuelta, pero en este encuentro sentí, porque he estado en este país y he analizado todo lo que he podido con mi gente, que necesito este tipo de control del juego, porque de otra manera las idas y venidas, cuando es un partido abierto, en este tipo de situaciones los equipos alemanes son mejores que nosotros”, contó, aquella vez, en la batalla en Alemania. Algo de eso volvió a sentir esta noche.

Julián Álvarez, en acción, en el último partido
Julián Álvarez, en acción, en el último partido - Créditos: @Dave Thompson

La principal diferencia de cara a la revancha en el Etihad Stadium, prevista para el próximo miércoles, es el ámbito doméstico. Es que Manchester City, que tiene un partido menos, visitará a Everton el domingo 14 por la fecha 36 de la Premier League, en la que suma 82 puntos, sólo uno más que Arsenal en un final mano a mano sin tregua. En cambio, Real Madrid ya está enfocado casi exclusivamente en la Champions, pues luego de ganar la Copa del Rey cayó al tercer puesto de la Liga que tiene como líder a Barcelona, con 82 unidades, trece más que Atlético Madrid, mientras que el equipo merengue acumula 68 unidades.

Pep dejó otros conceptos interesantes. “Estoy muy satisfecho con el juego y con el resultado. Sé perfectamente contra qué equipo estaba jugando. Tengo una pequeña idea de algo que hay que modificar para el partido de vuelta. De hecho, el Madrid ha defendido muy bien con Rüdiger y Alaba, nos ha costado encontrar a Haaland”, puntualizó. El noruego fue una sombra.

Guardiola está en un gran momento (hace años que marca diferencias) pero ahora quiere dar el golpe total, no sólo arrebatándole la Premier League a Arsenal, sino también buscando revancha nada menos que ante Real Madrid y darse el gusto, otra vez, de ganar una Champions League. En la busca del combo ideal, sigue innovando y trata de superarse desde los esquemas, las tácticas y los nombres.

En el 2-1 sobre Leeds, por la Premier League, jugado el sábado pasado, propuso otras ideas, más audaces que en el 3-2-4-1 en Madrid. No es la primera vez que propone un sistema con línea de 2 en la defensa, pero lo de este sábado ante Leeds bien vale un análisis adicional, pensando en cómo se le puede jugar a un equipo que va a ceder casi en su totalidad la tenencia del balón y que intenta replegarse cerca de su arquero como la principal variable de resistencia. No fue la única, vale remarcarlo, porque el conjunto del debutante Sam Allardyce generó avances interesantes de contra que no fueron bien resueltos por falta de respuestas físicas, falencias técnicas o méritos del City, claro. Pero sí se le marca como errores que las marcas del Manchester casi nunca fueron presionadas, tuvieron demasiadas facilidades para el uno contra uno.

Pep Guardiola, con energía, como en casi todos los partidos
Pep Guardiola, con energía, como en casi todos los partidos - Créditos: @JAVIER SORIANO

Contra Real Madrid, dispuso de 56 por ciento la tenencia del balón. Ante Leeds, fue casi un monólogo: el 81 por ciento. Y Manchester City salió a jugar con un esquema 2-3-5, como se jugaba en 1930. Guardiola ya lo había ensayado en Bayern Munich. En ese encuentro, dispuso de tres modificaciones: entraron Kyle Walker, Bernardo Silva y Rodri. Esta vez, no tocó nada. “Julián y Haaland pueden jugar juntos en la vuelta”, admitió, casi a la medianoche.