Anuncios

Rafael Nadal, embajador de la Federación Saudita de tenis, y el avance de Arabia en el deporte

Rafa Nadal, acompañado por el ministro de Deportes de Arabia Saudita, el Príncipe Abdulaziz bin Turki Al Saud, y la presidenta de la Federación de Tenis de Arabia Saudita, Arij Mutabagani
Rafa Nadal, acompañado por el ministro de Deportes de Arabia Saudita, el Príncipe Abdulaziz bin Turki Al Saud, y la presidenta de la Federación de Tenis de Arabia Saudita, Arij Mutabagani - Créditos: @JORGE FERRARI

Rafael Nadal no juega el Australian Open. Un desgarro muscular lo dejó fuera del primer Grand Slam de la temporada. No obstante, el español, de 37 años, acaparó la atención con un anuncio inesperado: será el nuevo embajador de la Federación Saudita de Tenis (STF, por sus siglas en inglés). El zurdo manacorí tomó una decisión que muy pronto encendió la polémica, porque detrás de esta medida asoma la intención de Arabia Saudita de invertir en el tenis, un deporte en el que aún no han logrado avanzar como sí sucedió en otras disciplinas. La controversia crece cuando las críticas hablan de que la inversión que hacen los árabes es “sportswashing”; de manera más concreta, lavar a través del deporte una imagen dañada por acciones que avanzan sobre los derechos humanos.

En sus redes sociales, Nadal expresó: “Es importante ver crecimiento y progreso, y la Federación Saudita de Tenis está trabajando en eso. En una visita reciente vi el interés en ambos aspectos y quiero ser parte del rol de hacer crecer el tenis en todo el mundo. Los niños miran hacia el futuro y vi que este deporte les apasiona… Quiero animarles a tomar una raqueta y disfrutar de los beneficios de una vida sana, y si lo consigo me alegraré de haber marcado la diferencia”. Sus palabras estuvieron acompañadas de un video en el que se lo ve al campeón de 22 Grand Slams junto a un grupo de niños en el predio de la STF, y en el que cuenta: “Sigo jugando al tenis porque me encanta. Pero, más allá de jugar quiero ayudar a que este deporte crezca, y en Arabia Saudita hay un enorme potencial”.

Nadal, que apunta a regresar esta temporada al circuito luego de perderse casi todo 2023 por una operación en la cadera. De hecho, empezó la gira en el ATP 250 de Brisbane, donde consiguió triunfos sobre Dominic Thiem y Jason Kubler, antes de despedirse con una derrota en los cuartos de final ante el australiano Jordan Thompson. En ese partido sufrió la lesión que lo marginó del torneo que estos días se juega en el Melbourne Park. Ausente de Australia, Nadal anunció su nueva función, que incluye la promoción del tenis en Arabia Saudita y la apertura de una sucursal de su academia -la Rafa Nadal Academy- en ese país, posiblemente con sede en Diriyah. “Es un proyecto a largo plazo. Como lugar de aprendizaje, acelerará el ritmo en los que están en su propia gira tenística y les brindará a los jugadores el entorno ideal para aprender y mejorar su competitividad. Estoy muy entusiasmado”, comentó Rafa.

La presidenta de la STF, Arij Almutabagani, señaló: “Rafa encarna todos los valores que apreciamos en un verdadero campeón dentro y fuera de la pista. Es el modelo ideal a seguir para nuestros chicos y chicas. Es evidente que Rafa vive la mejor versión de sí mismo cada día. Su dedicación en los entrenamientos, su compromiso y su forma de luchar en cada punto son valores que esperamos inculcar a nuestras futuras estrellas. No sólo para desarrollarlos como jugadores, sino también como personas”. En la actualidad, Arabia Saudita cuenta con 177 clubes de tenis, un crecimiento del 146 % respecto de 2019. En los últimos cuatro años, el número de jugadores federados ha aumentado un 46 por ciento, hasta los 2300, y el de menores de 14 años se elevó un 100 por ciento, de 500 a 1.000, según cifras de la STF.

En contexto, queda claro que esta incorporación de Nadal es otro paso de la incursión en el tenis que realiza el reino saudita. Los árabes se han decidido a pisar con firmeza en el tour, y por el momento se adueñaron del torneo Next Gen ATP, el Masters que se realiza después de las ATP Finals y en el que participan los ocho mejores Sub 21 del circuito, con sede en Jeddah. Arabia adquirió los derechos de esa competencia hasta 2027. Además, Carlos Alcaraz y Novak Djokovic disputaron una exhibición a fines de diciembre pasado en el Kingdom Arena de Riad. Y lo próximo es ir en busca de un Masters 1000, para lo cual han insistido en intensas gestiones con la ATP. Sin éxito… por ahora. Es probable que, más tarde o más temprano, Arabia Saudita consiga su objetivo y tenga uno de los torneos más importantes del tour, antes o después del Australian Open.

Rafa Nadal en Arabia Saudita
Rafa Nadal en Arabia Saudita

Hace unos meses, el presidente de la Federación Italiana de Tenis, Angelo Binaghi había aceptado que la intención saudita de conseguir un Masters 1000 estaba cada vez más cerca. El dirigente italiano, en declaraciones a Il Corriere della Sera, expresó: “Espero que el Masters 1000 que la ATP le regalará a Arabia en enero de 2025, quizás combinado con la WTA, sea suficiente para satisfacer sus ganas de tenis. La temporada empezará ahí”. Y amplió: “Estoy intentando convencer a Andrea Gaudenzi -el presidente de la ATP- de que el tenis no es como otros deportes. Arabia puede ser un mercado atractivo, pero las situaciones que funcionan, como la nuestra, deben protegerse”.

Más aún: los árabes también comenzaron gestiones para llevar a ese país las Finales de la WTA, el torneo que agrupa a las ocho mejores jugadoras de la temporada; una prueba en riesgo luego de la realización en Cancún en noviembre pasado, donde las mejores del mundo criticaron duramente la organización y el escenario elegidos. Pero llevar el Masters femenino a Arabia supondrá más trabajo: las organizaciones defensoras de los derechos humanos denuncian que las mujeres siguen afrontando discriminación en muchos aspectos en el reino, y que la homosexualidad está prohibida, como en el resto del Medio Oriente.

La legendaria Billie Jean King, referente del WTA Tour y activista de causas sociales, fue clara sobre la posible mudanza: “Creo que será inevitable tener un torneo allí. Pero debemos exigir compromiso y cambiar algunas cosas. El tenis femenino puede ser un motor para ello”.

Nadal en su último cotejo oficial, frente a Jordan Thompson en el torneo de Brisbane, el 5 de enero pasado
Nadal en su último cotejo oficial, frente a Jordan Thompson en el torneo de Brisbane, el 5 de enero pasado - Créditos: @Tertius Pickard

El príncipe heredero Mohammed bin Salman ha buscado poner fin al aislamiento internacional que surgió principalmente por el asesinato en 2018 de Jamal Khashoggi, columnista del diario Washington Post. También quiere diversificar la economía de Arabia Saudita y reducir su dependencia del petróleo, así como para forjar una reputación internacional más positiva. Dentro de esos objetivos se incluyen las competencias que organiza en la Fórmula 1, MotoGP, el circuito LIV del golf, el Dakar, exhibiciones de polo, y el fútbol, con la mira puesta en el Mundial 2034, para el cual es por el momento el único candidato a ser sede. Y, cada vez con más fuerza, el tenis.