Anuncios

Qatar espió una reunión entre Gianni Infantino y un fiscal que investigaba irregularidades en la elección de la sede 2022

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino
El presidente de la FIFA, Gianni Infantino

Una operación de espionaje por encomienda de Qatar, anfitrión de la reciente Copa del Mundo, intervino una reunión en un hotel en 2017 entre Gianni Infantino, presidente de FIFA, y el entonces fiscal general suizo durante una investigación de dirigentes del fútbol, informó el diario suizo Neue ZÃrcher Zeitung el domingo.

El reporte indica que agentes de inteligencia vinculados con un exagente de la CIA interceptaron una reunión entre Infantino y el fiscal federal Michael Lauber en un hotel de propiedad quatarí en Berna, que también era sede de la embajada del emirato.

El informe de NZZ indica que los documentos y las fuentes mostraron que la vigilancia fue realizada por el “Proyecto Cervino” - llamado así por la icónica montaña suiza - para recopilar material sobre Lauber.

El fiscal suizo, Michael Lauber
El fiscal suizo, Michael Lauber

En ese momento, el fiscal estaba al frente de una investigación de varios años contra dirigentes de fútbol que habían comenzado en 2014 con una denuncia penal de FIFA para buscar presuntas irregularidades financieras vinculadas con las candidaturas de la Copa del Mundo, incluida la ganadora de Qatar para albergar el torneo de 2022.

El artículo de NZZ del domingo se suma al reporte de The Associated Press en 2021 de que Qatar gastó millones de dólares durante varios años, al contratar a la agencia Global Risk Advisors para espiar a FIFA y a funcionarios de fútbol internacionales para proteger su Mundial.

Después de que Qatar ganó la votación de anfitrión en 2010, su proyecto de la Copa del Mundo parecía estar en peligro debido al calor extremo en el desierto, las denuncias de corrupción en la candidatura y los informes de abusos en los derechos humanos y la mano de obra de migrantes y el boicot económico y logístico de los estados vecinos.

La oficina de medios internacionales del gobierno de Qatar desestimó el informe de NZZ con un comunicado como “otro intento de difundir información falsa sobre Qatar y dañar su reputación. Rechazamos las acusaciones y estamos explorando las acciones legales”.

Con información de AFP.