Anuncios

PSG luce como un equipo “sin vida”, se hunde entre silbidos y Messi se nubla sin su gol 800

Ni Lionel Messi ni Kylian Mbappe pudieron rescatar a PSG de otro golpe duro
Ni Lionel Messi ni Kylian Mbappe pudieron rescatar a PSG de otro golpe duro - Créditos: @FRANCK FIFE

Se pierde la mirada de Lionel Messi en el horizonte. Se fastidia Kylian Mbappé porque nada resulta. Se pierde en sus pensamientos Christophe Galtier. Se queda una cámara con el gesto poco amigable del dueño de todos Nasser Al-Khelaïfi. Es que Paris Saint Germain nada tiene que ver con ese equipo que se conformó para apoderarse de Europa y lució casi sin la más mínima rebeldía. Si alguien creía que el Parque de los Príncipes iba a ser el escenario para tratar de sanar la herida por la salida de la Champions League y la casa para la celebración de los 800 goles en la carrera de Messi, Rennes se encargó, con su triunfo por 2-0, de sacudir toda esa lógica que supone tener que enfrentarse con un poderoso millonario y en su casa. Y así, resulta lógico, que PSG se transforme en el equipo del “perdón” que vive en máxima tensión.

Son los propios protagonistas los que marcan el pulso. Unos días previos en los que Messi quedó en el centro de la escena porque dejó la práctica de PSG y con ello las dudas sobre si se trataba de un problema físico o si fue por discrepancias con el entrenador, según los medios de Francia, en la antesala del duelo con Rennes. En ese contexto hasta se puede entender que, después del golpazo ante Rennes, jugadores como Vitinhia tenga que decir: “Hicimos un partido muy malo, hay poco que decir. Perdón a los hinchas. No es una actuación a la altura de PSG, estamos muy tristes. Nunca nos hubiésemos imaginado esto”.

Lo mejor del partido

No hay excusas, ya no se encuentran más palabras para disimular que PSG es un proyecto casi sin sentido en el que se acumularon talentos y no se construyó un equipo. Por eso los medios de Francia habla de un equipo “s in ganas, sin vida ”, como asegura LeParisien o que “ Un líder enfermo ”, como se atreve a titular L’Equipe, tras la caída con Rennes. Ni siquiera Mbappé está exento de las críticas, con un “4″ como puntaje, la misma calificación que se le otorgó Messi, dentro en una actuación colectiva muy baja. Porque, más allá de las estadísticas que indican que con esta derrota el equipo de París se quedó sin un invicto de 35 partidos sin caer en el Parque de los Príncipes (la última vez había sido el 3 de abril de 2021), lo que sucedió en el campo de juego es lo que inquieta.

Todo Rennes festeja el gol del camerunés Karl Toko Ekambi , el primero de Rennes en el Parque de los Príncipes
Todo Rennes festeja el gol del camerunés Karl Toko Ekambi , el primero de Rennes en el Parque de los Príncipes - Créditos: @ANNE-CHRISTINE POUJOULAT

“Estamos decepcionados con lo que hemos hecho y propuesto hoy. No hay mucho que decir. Tenemos un título por delante, lo vamos a lograr, eso es todo. No siento una pérdida de motivación. Hay partidos en los que lo pasamos mal, tenemos que hablar entre nosotros y sacar la cabeza juntos. No creo que haya ningún problema”. Las palabras de Hugo Ekitike, que ingresó en el segundo tiempo, permiten comprender que las cosas en PSG no son saludables y que si algunos de los dueños del equipo tenían intenciones de renovarle el contrato a las estrellas como Messi o Mbappé, cada vez está más compleja esa misión.

Es que todo está demasiado “roto” según argumenta el medio francés RMC Sport. Y no hace falta estar caminando por las calles de París para advertir que algo no funciona en PSG. La imagen de Messi saliendo del campo tras la derrota, más los silbidos de algunos fanáticos antes del partido cuando fue anunciado por los altos parlantes del estadio, permiten comprender qué aire se respira. “Ellos (por los hinchas) no tienen ninguna razón para abuchear a nuestros jugadores”, fue las palabras de Galtier antes del partido y no fueron más que un anticipo de lo que sucedió al final, con un Parque de los Príncipes que explotó en reprobaciones para los futbolistas.

Messi controla el balón; lo persigue Karl Toko Ekambi
Messi controla el balón; lo persigue Karl Toko Ekambi - Créditos: @Christophe Ena

Nada parece poder calmar el escenario. Cada día las cosas se ponen más complicadas para Galtier y, en especial, la continuidad de las estrellas. Por eso las palabras del DT tras la derrota, más allá de que estuvo obligado a rearmar su defensa por las ausencias de Marquinhos, Sergio Ramos, Presnel Kimpembe, Nordi Mukiele y Achraf Hakimi, no parecen convencer y huelen a excusas para tratar de apagar un clima que cada día es más caliente.

“Cuando te preparás para el partido, cuando integrás a muchos jóvenes del centro de entrenamiento y cuando no están tus líderes defensivos... Marcaron en el minuto 45 y después de regresar del vestuario; obviamente, es complicado. Aunque cometimos errores que lamentablemente me parecen lógicos porque tuvimos que reamar la defensa, tuvimos situaciones favorables. Steve Mandanda tapó situaciones importantes. Esperaba que pudiéramos marcar un gol para restaurar el impulso. Desafortunadamente, no lo hicimos, no lo logramos”, admitió.

Un zurdazo de Kylian Mbappé que no prosperó; el delantero de la selección francesa estuvo en una tarde apagada
Un zurdazo de Kylian Mbappé que no prosperó; el delantero de la selección francesa estuvo en una tarde apagada - Créditos: @ANNE-CHRISTINE POUJOULAT

La paciencia no es una moneda corriente en París, por eso a los fanáticos de PSG no les alcanzó con el saludo y el perdón de los jugadores. Lógicamente que recibieron todos esa salida en medio de los silbidos y también está claro que el entrenador sabe cuánto puede afectar a su equipo todo esto. En lo que va de 2023 ya perdió siete partidos, tres más que en todo 2022, por eso el DT entendió que debía resguardar a sus futbolistas de las miradas desconfiadas acerca de la actitud del grupo: “Sí, mis jugadores lo dieron todo. Dieron lo que tenían, tanto en las piernas como atléticamente, en relación con el partido. Uno tiene la sensación de que los jugadores no lo han dado todo. Ponte en la piel de los jugadores que se preparan para un partido, que ven la ausencia de ocho jugadores y que entran en el vestuario con jóvenes del centro de formación a los que han visto una o dos veces en los entrenamientos”.

Se nubla Messi sin su gol 800. Se queda sin energías Mbappé de ir sin sentido contra los defensores de Rennes. No es suficiente para PSG estar a 9 puntos de Lens, su principal perseguidor, y caminar hacia su noveno título en los últimos 11 años. Es que el equipo parisino es un equipo roto, y como dicen, rearmar las pedazos de un grupo que explotó después de la eliminación en la Champions League nunca queda bien.