Anuncios

El presidente de Sudáfrica critica la corrupción y promete luchar contra ella

Johannesburgo, 8 feb (EFE).- El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, criticó hoy en su discurso sobre el estado de la nación los escándalos por corrupción en los que está envuelto su antecesor en el Gobierno, Jacob Zuma (2009-2018), pese a las divisiones que está desatando en su partido el exmandatario y sus allegados.

"Durante una década, personas en los niveles más altos del Estado conspiraron con particulares para apoderarse y usar empresas estatales, organismos encargados de hacer cumplir la ley y otras instuciones públicas", aseguró Ramaphosa sobre la investigación conocida como "La captura del Estado", que estudió la presunta corrupción que afectó al aparato público sudafricano mientras Zuma era presidente.

"La confianza en nuestro país se vio gravemente erosionada, las instituciones públicas quedaron gravemente debilitadas y los efectos de 'La captura del Estado' se siguen sintiendo en toda la sociedad", añadió Ramaphosa desde el Ayuntamiento de Ciudad del Cabo, que alberga al Parlamento desde que un incendio en 2022 destruyó una parte del edificio original.

El mandatario indicó que la "primera prioridad" de su Gobierno fue "desmantelar" esas "redes criminales dentro del Estado para restaurar nuestras instituciones y reconstruir nuestra economía".

Más de doscientas personas están siendo juzgadas y las investigaciones aún no han terminado, aunque Ramaphosa reconoció que todavía queda mucho trabajo por hacer para terminar con la corrupción.

La lucha contra la corrupción de la Administración ocupó un peso importante en su discurso, que pronunció en medio de una crisis de su partido, el gobernante e histórico Congreso Nacional Africano (CNA), en el poder desde la instauración de la democracia en Sudáfrica en 1994, por las divisiones internas que han dejado las investigaciones de Zuma y su pérdida de popularidad.

El pasado enero el partido decidió expulsar a Zuma de la organización para proteger la "integridad" del grupo político y evitar más daños a su "reputación", después de que Zuma indicase que no apoyará al CNA en las elecciones generales previstas para mediados de este año.

Ramaphosa no hizo ninguna mención sobre esos comicios, para los que todavía no se ha fijado una fecha, pero la temporada electoral se presenta complicada para el CNA, cuyo apoyo popular no ha hecho más que bajar durante los últimos años.

De hecho, en las elecciones locales de noviembre de 2021 el CNA sufrió los peores resultados de su historia al cosechar, por primera vez, menos del 50 % de los sufragios totales emitidos a nivel nacional (47,9 %).

El presidente de Sudáfrica habló sobre los programas sociales de su Gobierno y prometió seguir luchando contra "la violencia de genero y el feminicidio, que identificamos como una pandemia".

"Como Gobierno, hemos introducido leyes y más recursos destinados a procesar a los perpetradores, brindar apoyo económico a las supervivientes y promover el empoderamiento económico de las mujeres", dijo Ramaphosa.

También destacó las infraestructuras nuevas que están permitiendo al país superar los cortes continuos de luz que sufrió desde 2022, y, entre otros, sus programas para reducir la desigualdad, garantizando el acceso escolar a todos los niños y mejorando la salud pública.

En política exterior, Ramaphosa celebró que Sudáfrica "ha asumido el lugar" que le corresponde "en el escenario mundial", después de albergar la XV Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno del grupo de economías emergentes BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), donde se aprobó la ampliación del bloque, e interponer una demanda contra Israel ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la guerra en Gaza.

"Guiados por el principio fundamental de los derechos humanos y la libertad, hemos asumido la causa palestina para impedir más muertes y destrucción en Gaza", afirmó.

(c) Agencia EFE