Anuncios

El presidente de Ghana no validará la ley anti-LGBTI hasta que la justicia se pronuncie

Accra, 5 mar (EFE).- El presidente de Ghana, Nana Akufo-Addo, esperará a que el Tribunal Supremo del país se pronuncie sobre el polémico proyecto de ley contra lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) aprobado la semana pasada por el Parlamento antes de decidir si lo valida para que entre en vigor.

"Dadas las circunstancias, sería conveniente para todos nosotros darnos la mano y aguardar la decisión del Tribunal (Supremo) antes de tomar cualquier medida", dijo Akufo-Addo la noche de este lunes en el encuentro anual con los miembros del Cuerpo Diplomático en la localidad de Peduase, cerca de la capital de Ghana, Accra.

Según el presidente, un individuo interpuso ese mismo día un recurso contra el Proyecto de Ley de Derechos Humanos Sexuales y Valores Familiares ante esa corte, la máxima instancia judicial del país.

Akufo-Addo dijo ser consciente de los temores despertados por un posible empeoramiento de los derechos humanos en el país y aseguró a los asistentes que "no se contemplará ni se generará tal retroceso".

También el lunes, el Ministerio ghanés de Finanzas alertó que, de promulgarse, el proyecto legislativo privaría al país de unos 3.800 millones de dólares de asistencia financiera del Banco Mundial durante los próximos cinco o seis años.

"Esto afectará negativamente a las reservas de divisas de Ghana y a la estabilidad del tipo de cambio, ya que se espera que estas entradas apuntalen la posición de reservas del país", señaló el Ministerio en un comunicado.

Asimismo, detalló, la norma afectaría a los esfuerzos de recuperación económica de Ghana tras el programa del Fondo Monetario Internacional (FMI) que está implementando para un rescate de 3.000 millones de dólares.

Según la ley ghanesa, el presidente tiene siete días después de recibir el proyecto de ley, condenado por las Naciones Unidas y potencias occidentales como Estados Unidos, para decidir si lo acepta o no; y catorce días para exponer los motivos de su decisión.

En un país donde el Código Penal -que data de la época colonial- ya criminaliza el "conocimiento carnal antinatural", esta ley endurecería las penas de cárcel hasta diez años para cualquier persona implicada en campañas de activismo a favor del colectivo LGBTI dirigidas a niños, una expresión tan poco precisa que no está claro si podría incluir incluso la educación sexual en colegios.

Asimismo, la norma impondría una pena de hasta tres años de cárcel para quien se identifique como miembro de esta comunidad y de hasta cinco por formar o financiar grupos LGBTI, además de promover que los ciudadanos denuncien ante las autoridades las prácticas homosexuales de sus vecinos.

El proyecto de ley ghanés se enmarca en una reciente escalada del discurso anti-LGBTI en África, donde se encuentran más de una treintena de los al menos 65 países que criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo en el mundo.

Esa tendencia se ha traducido en un aumento de los ataques contra esta comunidad, según han denunciado organizaciones pro derechos humanos y activistas.

(c) Agencia EFE