Anuncios

Premier League: Arsenal perdía 0-2, ganó 3-2 con un bombazo en la última jugada y... el héroe argentino que no fue

Reiss Nelson celebra a lo grande, con todo el Arsenal, en un festejo que puede valer un campeonato... futuro
Reiss Nelson celebra a lo grande, con todo el Arsenal, en un festejo que puede valer un campeonato... futuro - Créditos: @Agencia AFP

Hay varias teorías dentro de una misma teoría: el fútbol, desde siempre y aún con los cambios previstos en la reglamentación, es absolutamente previsible. Que uno de los peores equipo de la mejor liga del mundo (el Bournemouth, penúltimo en la Premier League) le esté ganando 2-0 a Arsenal, el líder, en su casa, en Londres. Que el segundo grito haya sido de un argentino, el héroe inesperado, Marcos Senesi, lejos de las grandes luces de los campeones mundiales que se destacan en el mismo certamen.

Y que, de pronto, por arte de magia (y juego, y estrategia) en 30 minutos, los finales, reaccione con grandeza y gane por 3-2. El último, un bombazo a los 97 minutos, en el último suspiro, despierta un mundo. La celebración de Arsenal, “a la argentina”, efusiva y conmovedora, abre el juego del análisis. Del “peor resultado”, el 2-0, de los libros de la malicia, a la supuesta frialdad de los ingleses. Que celebran como si hubieran conquistado la mismísima Premier League. Todo eso provoca el juego, el fútbol (en Inglaterra y en el mundo) en un sábado de locos.

Y entre todos, la participación de los argentinos. Senesi como el héroe que no pudo ser. Alexis Mac Allister, el autor de un penal para una nueva victoria (y goleada) del Brigthon. Otra valla invicta de Dibu Martínez, más sobrio que de costumbre y con la celebración íntima como el mejor arquero del mundo, en un nuevo triunfo de Aston Villa. Al fin: ganó Chelsea, el primer triunfo en la era de Enzo Fernández, de discreta tarea. Julián Alvarez no ingresó en el triunfo de Manchester City y Cuti Romero poco tuvo que ver en la derrota de Tottenham.

Cabezazo directo al gol de Marcos Senesi: la alegría duró un suspiro
Cabezazo directo al gol de Marcos Senesi: la alegría duró un suspiro - Créditos: @ap

Pero la historia grande fue en el Emirates. Arsenal supera por cinco puntos al City, con 12 partidos por jugarse, pero es esa clase de triunfos que valen doble. Otra máxima que trastabilla: no todos las victorias valen lo mismo, a pesar de que representan tres puntos. Partey, White y Nelson anotaron los goles del líder.

Con una emocionante segunda mitad, el Arsenal se recuperó y dio la vuelta para mantener el control en el liderazgo y aseguró una dramática victoria. Reiss Nelson -un suplente que disputó apenas su tercer encuentro de liga en la temporada- fue el inesperado goleador en el minuto siete del tiempo añadido. Con un disparo de zurda en el borde del área selló la victoria.

Lo mejor del triunfo de Arsenal

Este es el quinto partido que el Arsenal logra ganar después de empezar por detrás en el marcador, siendo además el equipo que más puntos consiguió tras empezar perdiendo (15). Sin embargo, el Arsenal no daba la vuelta a un 2-0 desde febrero de 2012, hace once años... con Mikel Arteta como jugador.

Arsenal anotó sus tres goles después del minuto 61, justo cuando el Bournemouth, que está en peligro de descenso, parecía que iba a lograr una de las más inesperadas victorias de su vida. Ganaba desde los... 9 segundos, con un gol de Phillip Billing, el segundo gol más rápido de la historia de la liga. El argentino Senesi, exSan Lorenzo, y ocasionalmente convocado para la selección argentina, anotó con un cabezazo el segundo gol de su equipo, primero suyo en el torneo. La reacción del Arsenal, el mejor de la temporada, le permitió llevarse un triunfo sobre la hora para llegar a 63 puntos.

Con este remate cruzado de penal, Alexis Mac Allister abrió el camino de la victoria de Brighton
Con este remate cruzado de penal, Alexis Mac Allister abrió el camino de la victoria de Brighton - Créditos: @dpa

El otro toque argentino de la fecha lo dio Alexis Mac Allister, que le abrió el camino de la victoria a Brighton And Hove por 4-0 sobre West Ham, de local. El campeón del mundo anotó a los 18 minutos del primer tiempo, de penal. Además, el volante Facundo Buonanotte entró a los 30 del segundo, en la misma semana que fue convocado a la Selección, de cara a los amistosos de marzo.

En el primer turno del día, Manchester City, dirigido por el español Josep Guardiola y con el campeón del mundo en Qatar Julián Álvarez sentado en el banco de suplentes, superó como local a Newcastle por 2-0. El encuentro se jugó en el Etihad Stadium, en la ciudad de Manchester, y los goles del City fueron anotados por Phil Foden a los 15 minutos del primer tiempo y el portugués Bernardo Silva a los 22 del segundo.

Como siempre, Pep dejó algunos conceptos interesantes. “Fue un partido importante, mañana nos vamos a sentar frente al televisor para ver en Anfield el partido entre Liverpool contra Manchester United. Eso es lo que vamos a hacer. Antes del partido era ‘adiós’, ahora decimos ‘hola’. Van a pasar muchas cosas. Prefiero ser primero, es mucho mejor que la segunda posición. Arsenal está en una posición mucho mejor que la nuestra, pero vamos a tratar de controlar lo que podamos. Si nos enfocamos demasiado en si fallarán o no, fallaremos nosotros mismos”, comentó.

El triunfo de Chelsea

Newcastle está quinto con 41 unidades y contó durante todo el partido con el paraguayo Miguel Almirón, exjugador de Lanús. En otros encuentros, Aston Villa (Emiliano Martínez y Emiliano Buendía) 1-Crystal Palace 0; Chelsea (Enzo Fernández) 1-Leeds United 0 y Wolverhampton 1-Tottenham Hotspur (Cristian Romero) 0.

Querido y admirado, cada vez más, por buena parte de la sociedad futbolera mundial, Martínez tuvo otra muy buena actuación, mantuvo el arco en cero (tuvo un par de intervenciones con su categoría) y en el final del encuentro, se quitó los guantes y con una sonrisa amplia, fue directo a un sector del estadio y se los obsequió a un fanático, que le gritaba “Emi, Emi”, con algunos elogios que suelen acompañarlo en Birmingham. Ese otro lado, el más sensible, es el que suele salir en escena ahora, por sobre los excesos, que fueron una parte de la exitosa Copa América y, sobre todo, la brillante Copa del Mundo.