Anuncios

"Preferiría no haber hecho esta película": Mstyslav Chernov, director del documental premiado con el Oscar "20 días en Mariúpol"

Mstyslav Chernov junto a las productoras de cine Raney Aronson-Rath (izquierda) y Michelle Mizner (derecha)
Mstyslav Chernov junto a las productoras de cine Raney Aronson-Rath (izquierda) y Michelle Mizner (derecha) tras ganar el Oscar por "20 días en Mariúpol".

Mujeres embarazadas a punto de perder la vida en un hospital de maternidad, adolescentes heridos de muerte tras un partido de fútbol, edificios reducidos a escombros, ciudadanos desesperados intentando refugiarse de los bombardeos y soldados haciendo frente a los ataques.

Estas son algunas de las desoladoras imágenes que conforman "20 días en Mariúpol" (20 Days in Mariupol), merecedora este domingo del Oscar a la mejor película documental.

Dirigida por el fotógrafo y periodista ucraniano Mstyslav Chernov, narra las atrocidades de la guerra en Ucrania, específicamente lo que sucedió en la ciudad portuaria de Mariúpol entre febrero y marzo del 2022, cuando fue atacada por las tropas rusas.

Chernov, ganador también del Pulitzer, quedó atrapado en la ciudad sitiada y documentó el asedio desde dentro.

“Probablemente, soy el único director en este escenario en decir que no querría haber hecho su película", dijo al recibir el reconocimiento en Los Ángeles, Estados Unidos, junto al fotógrafo Evgeniy Maloletka y la productora Vasilisa Stepanenko, quienes trabajaron con él en el filme.

En su discurso, el documentalista también pidió apoyo para Ucrania y afirmó que su trabajo ayudará a que aquellos que han dado su vida en este conflicto no sean "olvidados".

"No puedo cambiar la historia. No puedo cambiar el pasado. Pero ustedes son algunas de las personas más talentosas del mundo y podemos asegurarnos de que la historia quede clara y que la verdad prevalezca", añadió.

Esta es la primera vez que una película ucraniana gana un Oscar. Lo logró frente a una sólida lista de competidores, que incluía a Four Daughters ("Las hijas de Olfa"), Bobi Wine: The People’s President, To Kill a Tiger y el documental "La memoria infinita", dirigido por la chilena Maite Alberdi.

La cinta ya había sido reconocida en distintas premiaciones internacionales, entre ellas el Festival Sundance y los Premios de Cine de la Academia Británica Academia Británica, más conocidos como los BAFTA.

También ha sido aclamada por la crítica. La revista Rolling Stones la describió como "un testimonio desgarrador de la necesidad y el alto costo de documentar la vida en una zona de combate".

¿Cómo se rodó la película?

La noche del 23 de febrero de 2022, pocas horas antes de que Rusia invadiera Mariúpol, Chernov y sus colegas —que formaban parte del equipo de noticias de la agencia The Associated Press (AP)— decidieron trasladarse a esta ciudad de 400.000 habitantes para documentar lo que estaba pasando.

"Sabía que las fuerzas rusas verían la ciudad portuaria oriental de Mariúpol como una ganancia estratégica debido a su ubicación", señaló Chernov en un testimonio publicado por AP.

El periodista no se equivocó.

Con el avance de las horas, los ataques rusos con misiles se intensificaron y destruyeron diversos distritos de la urbe, aislándola por completo y dejándola sin suministros eléctricos ni agua.

"Bomba tras bomba, los rusos cortaron la electricidad, el agua, el suministro de alimentos y, finalmente, y de manera crucial, las torres de telefonía móvil, radio y televisión", relató Chernov en AP.

"Los pocos periodistas que quedaban en la ciudad salieron antes de que cayeran las últimas conexiones y se estableciera un bloqueo total", agregó.

Destrucción en Mariúpol
Los bombardeos rusos dejaron varias zonas de Mariúpol reducidas a escombros.

Pero él y sus colegas, los únicos reporteros internacionales, permanecieron 20 días bajo el asedio.

Esto les permitió documentar en detalle la destrucción, incluyendo el ataque a un hospital de maternidad e infantil, a principio de marzo del 2022, que generó indignación a nivel mundial y que fue calificado por el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, como "un crimen de guerra".

Fue una labor de alto riesgo, algo que el documental deja bien claro: mientras los periodistas seguían el trabajo de los médicos que trataban salvar a los heridos y a los civiles que intentaban mantenerse con vida para que quedara registro de lo que estaba ocurriendo, los soldados rusos los buscaban.

"Los médicos nos rogaron que filmáramos a las familias que traían a sus propios muertos y heridos, y nos permitieron usar su cada vez menor energía del generador para nuestras cámaras. 'Nadie sabe lo que está pasando en nuestra ciudad', nos decían".

Durante días, el único vínculo que Chernov y sus colegas tuvieron con el exterior fue un teléfono satelital que sólo funcionaba al aire libre, con el riesgo añadido que eso implicaba.

Según el servicio ucraniano de la BBC, lograron enviar muchas de sus fotos y videos escondidos bajo las escaleras de una tienda de comestibles destrozada, el único lugar en Mariúpol que todavía tenía conexión.

Por su trabajo en el lugar —y los diversos reportes que enviaron a diario—, Chernov y el equipo de The Associated Press fueron reconocidos con el prestigioso premio Pulitzer.

La huida de Mariúpol

A medida que pasaron los días la tensión fue aumentando y finalmente los reporteros tuvieron que abandonar la ciudad.

Fueron los soldados ucranianos quienes les ayudaron a salir poco antes de que las fuerzas rusas bombardearan un teatro que estaba siendo utilizado como refugio antiaéreo para civiles.

En una entrevista ofrecida a BBC Culture y publicada en febrero, Chernov reconoció que al momento de abandonar la ciudad se llevó consigo la llamada "culpa de los sobrevivientes".

"Había miles de coches tratando de salir de la ciudad. Todos nos sentíamos culpables de alguna manera", señaló.

"Todavía siento que estoy en deuda con la gente de Mariúpol que nos ayudó a sobrevivir, con aquellos que lo perdieron todo, incluso sus vidas. Hacer todo posible para asegurar que su historia no sea olvidada, eso es lo que les debo y es lo que estamos haciendo. Es la razón de ser de la película", agregó.

Decenas de miles de civiles murieron durante los más de 80 días en que duró el asedio ruso a Mariúpol, que pasó a ser controlada por Rusia en mayo del 2022.

Llegó a ser símbolo, más que cualquier otra ciudad ucraniana, del brutal asalto de Rusia y de la capacidad de resistir de un país sumido en el caos.

Bajo esas condiciones, en los 20 días Chernov y sus colegas consiguieron filmar más de 30 horas.

Mstyslav Chernov junto al fotógrafo ucraniano Evgeniy Maloletka
El fotógrafo ucraniano Evgeniy Maloletka junto a Mstyslav Chernov durante una exhibición de las fotografías tomadas en Mariúpol.

"20 días en Mariúpol" —que dura 1 hora y 34 minutos— no es sólo una crónica de esos días de guerra, sino también una película personal sobre el trabajo en terreno de los reporteros y su labor para documentar la historia.

En entrevista con la BBC, el director insistió en que el objetivo del filme no es sólo mostrarle al mundo lo que pasó, sino también dar contexto y que este permanezca.

Chernov también lo ve como una herramienta para evitar que el mundo pierda el interés sobre una guerra que aún sigue activa.

"Nos da una audiencia más amplia, porque todavía hay muchas personas que no ven lo que está sucediendo en Ucrania, que no prestaron atención o que lo olvidaron, porque simplemente desapareció de las noticias y todos siguieron adelante", le indicó a la BBC.

Es muy probable que el Oscar ayude a que este objetivo de Chernov se cumpla.

"Es una película dolorosa de ver, pero hay que verla", resume el periodista en el propio documental.

linea gris
linea gris

Haz clic aquí para leer más historias de BBC Mundo.

Y recuerda que puedes recibir nuestras notificaciones. Descarga la última versión de la app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.