Anuncios

Poliomielitis afectó al hombre que vivió en un "pulmón de acero"

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 13 (EL UNIVERSAL).- Este 13 de marzo se dio a conocer el fallecimiento de Paul Alexander, un hombre que vivió por más de 70 años en un "pulmón de acero" luego de contraer poliomielitis.

Aunque el hombre murió el pasado lunes 11, familiares y amigos dieron a conocer la noticia por medio de GoFundMe, organización recaudadora de fondos que recolectaba dinero para ayudarlo.

"Estoy muy agradecido a todos los que hicieron donaciones para recaudar fondos para mi hermano. Le han permitido vivir sus últimos años sin estrés. Es absolutamente increíble leer todos los comentarios y saber que tanta gente se sintió inspirada por Paul. Estoy muy agradecido ", dijo Philip Alexander, uno de sus hermanos.

Alexander tenía 78 años, y desde los seis requería de la cámara de metal para poder respirar.

En 1952 enfermó de poliomielitis, lo que lo dejó paralizado del cuello para abajo. El único tratamiento posible era meterse en una cámara de metal, conocida como "pulmón de acero", donde debía permanecer acostado el resto de su vida.

En marzo de 2023, el Record Guinness declaró a Alexander el paciente con pulmón de acero que más tiempo había sobrevivido.

En febrero de este año, Alexander contrajo Covid-19, por lo que fue hospitalizado.

Polio o poliomielitis es una enfermedad causada por un virus, la cual afecta principalmente a los nervios de la médula espinal o del tronco cerebral. Ésta puede hacer que una persona sea incapaz de mover ciertas extremidades, y puede traerle problemas para respirar y, a veces, la muerte, de acuerdo con Mayo Clinic.

Aunque la mayoría de las personas que padecen de esta enfermedad no presenta síntomas, de acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades 1 de cada 4 personas con infección por el virus de la poliomielitis tiene síntomas parecidos a los de la influenza como:

Dolor de garganta

Fiebre

Cansancio

Náuseas

Dolor de cabeza

Dolor de estómago

Estos síntomas suelen durar de 2 a 5 días y posteriormente desaparecen por sí solos.