Anuncios

Policía y la niñera, responsables de secuestrar a bebé en Pachuca

PACHUCA, Hgo., enero 27 (EL UNIVERSAL).- Autoridades de Hidalgo y del Estado de México confirmaron que el bebé localizado en una avenida de Valle de Chalco es el recién nacido sustraído en Pachuca y el responsable fue identificado como un policía en activo de ese municipio mexiquense, en complicidad con la niñera del bebé.

El secretario de Seguridad, Salvador Cruz Neri, dio a conocer que luego del reporte de robo del recién nacido ante el ministerio público se iniciaron las indagatorias y se emitió la Alerta Amber, además de que se pidió el apoyo de las Fiscalías de los estados vecinos, sobre todo del Estado de México, donde se preveía que pudiera estar el infante.

En las primeras investigaciones se tomó declaración a los taxistas que circularon la madrugada del 25 y uno de ellos confirmó que una mujer con un bebé solicitó un servicio a Tulancingo, la presunta responsable bajó a la entrada de ese lugar donde ya la esperaba su pareja.

De igual manera, el secretario indicó que por la coordinación que se tuvo con el Estado de México y las labores de inteligencia se realizaron tres cateos, además de que se inspeccionaron cuatro domicilios. Debido a esta presión, el bebé fue abandonado en una bolsa en una avenida de Chalco.

Se indicó que tras el hallazgo fue remitido a la clínica de la Sagrada Familia en el Estado de México, donde se determinó que se encuentra en buen estado de salud.

También se aseguró que uno de los responsables es la pareja de la niñera y fue identificado como un policía en activo del municipio de Valle de Chalco, quien se encuentra con un permiso médico.

Hasta el momento no han sido detenidos los responsables, pero ya se cuenta con una orden de aprehensión, además de una ficha roja de la Interpol, por lo que se prevé que en breve pudieran darse resultados positivos.

El recién nacido ya se encuentra con su madre y se realizan las pruebas de ADN para posteriormente regresar a la capital de Hidalgo.

El bebé fue robado de su domicilio ubicado en la colonia Renacimiento de la capital de Hidalgo, donde de acuerdo con las declaraciones de la madre, la mujer que laboraba con ellos desde hace más de un año les ofreció un té al que le puso una sustancia para dormirlos, por lo que al amanecer ya había desaparecido con el niño.