Anuncios

Las pistas que llevaron al jefe de una prestigiosa agencia de noticias a “matar” la foto alterada de Kate Middleton

Las ediciones que llamaron la atención, según The New York Times
Las ediciones que llamaron la atención, según The New York Times - Créditos: @ORIGINAL PHOTO SOURCE: PRINCE OF WALES/KENSINGTON PALACE. ANNOTATIONS BY THE NEW YORK TIMES

Rasgos corporales difuminados, un cierre que no se alinea, un pedazo de manga ausente. Una serie de anomalías hizo saltar todas las alarmas en las oficinas de la Agence France-Presse (AFP), la agencia de noticias francesa, el pasado domingo, luego de que distribuyera a sus suscriptores una imagen que les había compartido el Palacio de Kensington de Kate, la princesa de Gales, junto a sus tres hijos por el Día de la Madre.

Lo que es una práctica común en cualquier agencia, pronto se convirtió en una pesadilla. Era de suponer que la fotografía iba a suscitar especial interés porque era la primera imagen oficial de Kate luego de su misteriosa operación abdominal dos meses atrás. Pero el revuelo que generó fue mucho mayor del esperado: un conjunto de errores de edición tan groseros que los usuarios más despistados pudieron detectar delató que el material había sido manipulado.

La propia Kate admitió un día después que había “experimentado” con la imagen y pidió disculpas, aunque no pudo detener la catarata de teorías conspirativas en torno a su salud que inundó las redes sociales.

Al igual que el público general, la publicación de Kate en su cuenta de X fue la única explicación oficial que recibió de la familia real británica Eric Baradat, director global de Fotografía de la AFP, quien tuvo que tomar la decisión de “matar” la fotografía. En una entrevista con LA NACION Baradat comparte su hipótesis sobre lo que sucedió.

Eric Baradat, jefe de Fotografía de AFP
Eric Baradat, jefe de Fotografía de AFP

-Si los errores de edición eran tan evidentes, ¿por qué todas las agencias de noticias pasaron por alto que había sido alterada?

-Porque tenemos el hábito de trabajar con el Palacio de Kensington. Normalmente no se percibe como una fuente sospechosa que tenga la intención de distorsionar los hechos o la realidad. Por supuesto que tienen una agenda, quieren promover la buena comunicación de la familia real, pero nunca nos había pasado algo así con ellos.

-¿Cuándo se dieron cuenta por primera vez que la imagen había sido manipulada? ¿Fueron alertados por los usuarios en redes sociales?

-Nos dimos cuenta mucho antes de que se empezara a comentar en redes sociales. Poco después de que el Palacio de Kensington compartiera la imagen, los editores de AFP y de otras agencias comenzaron a hablar de la foto porque era muy obvio que algo estaba mal. Primero buscamos una explicación del Palacio de Kensington, pero nunca llegó. Entonces todas las agencias decidimos enviar una notificación de eliminación a nuestros suscriptores que decía que no creíamos que la fotografía fuera genuina.

-Entonces la única explicación que recibieron de la Familia Real fue el comunicado de la princesa de Gales en su cuenta oficial de X…

-Absolutamente.

-¿Realmente cree que la princesa de Gales editó la foto ella misma o es posible que haya un equipo de edición o comunicación detrás?

-Esta edición fue realizada sin dudas por un amateur. Se hizo de manera apresurada, deficiente y con herramientas de mala calidad. Así que, si un equipo de comunicación y expertos en imagen hubiese trabajado en esa fotografía, nunca se hubiese visto de esa manera y tal vez hubiese sido capaz de engañarnos. Eso me hace pensar que o bien fue ella o alguien que realmente no sabe cómo utilizar las herramientas de edición.

- ¿Qué encontraron sus editores al examinar la fotografía?

-Rasgos suavizados, inconsistencias en la ropa, cosas muy básicas.

-Teniendo en cuenta el misterio que rodea su estado de salud, la manipulación de la foto despertó muchísimas teorías conspirativas… ¿por qué cree que la princesa de Gales la editó?

-Esta es mi valoración personal y es difícil de decir, pero mi percepción es que la princesa de Gales quería lucir bien en la fotografía y tal vez pensó que su rostro se veía mejor en otra imagen, o quería que su sonrisa se viera de una manera diferente, o algo por el estilo. Así que alteró la imagen para que se viera bien. No le daría demasiada importancia a las teorías conspirativas que sostienen que lo hizo para manipular la opinión pública. Creo que es más una cuestión estética y egocéntrica.

-¿Experimentaron casos similares en el pasado?

-Nunca con la familia real, pero hay casos muy famosos de falsificaciones en la historia. La Unión Soviética era muy conocida por adulterar imágenes cuando algunos ejecutivos eran retirados del gobierno y ‘los desaparecían’ de las fotografías oficiales. En el pasado también tuvimos que descartar imágenes provenientes de Corea del Norte o Irán porque eran falsas. Pero por lo general, cuando descartamos una imagen, no es necesariamente porque haya sido manipulada, sino porque no estamos seguros de la fuente o hay problemas de derechos de autor. Pero descartar una imagen por manipulaciones es bastante raro.

-¿Y qué hacen cuando la imagen proviene de una fuente que consideran sospechosa? ¿Tienen algún mecanismo para detectar posibles adulteraciones?

-Primero nos fijamos de dónde viene la foto. En casos como los de Corea del Norte o Irán, con gobiernos con una agenda de propaganda, somos muy cuidadosos. En esos casos, no colocamos la fuente en la misma categoría. AFP también tiene una excelente red de verificadores de hechos que consultamos cuando tenemos dudas. Otra regla es que no tomamos muchas imágenes de redes sociales. Por lo general, rastreamos las fuentes, nos comunicamos con ellos y nos aseguramos de que lo que nos dicen sea genuino. Luego miramos la geolocalización de la imagen, el formato y otras pistas. En AFP tenemos pautas muy claras sobre lo que se puede hacer con una imagen, como recortar la imagen o corregir ligeramente la luz o los colores, pero no mucho más. En este caso particular, se activaron todas las señales de alarma.

-En un sentido más amplio, ¿el avance de la tecnología y especialmente de la inteligencia artificial ha dificultado su trabajo? ¿Qué desafíos adicionales enfrentan hoy en día como agencia de noticias?

-Comprobar la veracidad de un material siempre ha sido un desafío. Pero es más común ahora porque es más fácil crear imágenes falsas creíbles con generadores de inteligencia artificial. Entonces, nuestro desafío ahora, aún más que antes, es verificar todo lo que llega. Y si nos equivocamos, tenemos que ser transparentes tan pronto como sea posible, como lo hicimos en este caso, porque la confianza es lo más importante que tenemos.