Anuncios

Paz en las elecciones de El Salvador, dominadas por el celeste y blanco de Bukele

San Salvador, 4 feb (EFE).- Algunos salvadoreños recuerdan que en elecciones pasadas temían hasta salir a votar el día de los comicios, ya no. La tranquilidad y el orden domina la jornada electoral de este domingo en El Salvador, teñida por los colores celeste y blanco del partido Nuevas Ideas (NI) del presidente, Nayib Bukele.

En uno de los colegios electorales en San Salvador, una treintena de personas esperaba en una fila ordenada antes de la apertura prevista a las 7:00 hora local (13:00 GMT).

El primero en llegar, orgulloso de haber venido hace unos días desde Estados Unidos para la ocasión, fue Milton Navarro, de 65 años: "Es fácil votar electrónicamente, pero es más bonito venir y presenciar a la gente. Es como una fiesta, y ser parte de ella es importante", afirmó a EFE acompañado por su esposa estadounidense.

Votará por la reelección de Bukele, pero no lo dice abiertamente. Al ser preguntado, señala la gorra blanca que lleva, similar a la que suele vestir el presidente salvadoreño. Sus palabras tampoco dejan lugar a la duda.

"Se ve que Bukele ha mejorado la situación, especialmente la seguridad, eso es súper importante. Muchos critican el alza de los precios de la comida, pero eso es mundial, no solo acá. (...) Pero sí, por la seguridad, él ha hecho bastante (...) espero que siga así", dice este salvadoreño que abandonó el país en 1979, cuando la situación "empezaba a ponerse bastante fea por la guerra civil".

El conflicto concluyó en 1992, y luego empezaría el dominio de las pandillas o "maras", llegando a su culmen en 2015, cuando El Salvador era considerado uno de los países más peligrosos del mundo.

Pero con la imposición del régimen de excepción por el Gobierno de Bukele hace casi dos años, la violencia cayó de golpe, convirtiendo al país, según el Ejecutivo, en el más seguro de Latinoamérica.

Alexander Rodríguez, de 39 años, no dice abiertamente que votará a Bukele, pero tampoco hay dudas. Espera desde primera hora de la mañana para votar, algo no tan sencillo años atrás.

"Una gran diferencia. Aquí antes uno se lo pensaba hasta para madrugar cuando eran elecciones, pero ahora no, la situación ha cambiado bastante. Se puede decir que la seguridad es lo principal que ha tocado el actual presidente, y está muy bien", asegura.

Un leve retraso

En algunos centros electorales, la apertura se retrasó levemente para dejar votar a las fuerzas de seguridad y al personal electoral. En el colegio "Concha Viuda de Escalón" en la capital, el lugar "quedó oficialmente abierto" a las 7:10.

La policía empezó a votar "un poquito antes de las 7, pero como son varios, ahí se hizo un poquito el atraso, se habló con uno de los de presidencia del Tribunal (Electoral) y se decidió 'abramos mientras la policía sigue votando'", explicó a EFE Marcelo Perdomo Barraza, encargado del centro, con 16.800 votantes registrados.

Decenas de observadores electorales internacionales estaban presentes en muchos de los centros de votación, pero la mayoría evitaban hacer comentarios sobre cómo transcurría el proceso. Betania Améndola, observadora del equipo hondureño desplegado para seguir los comicios, destacó el orden.

"Muy bien, lo miro muy tranquilo, la gente está emocionada también para venir a elegir su sufragio, y todo en orden, se ha mirado también un orden a nivel general", explica a EFE Améndola.

Entre los "vigilantes" de los partidos políticos en los comicios solo se veía una formación, Nuevas Ideas, salvo contadas excepciones. Pocos dudan del resultado. Si se cumplen las encuestas, Bukele arrasará como más del 80 % de los votos.

Decenas de periodistas hacían guardia en el centro electoral al aire libre en la Vía Olímpica, en la capital, para inmortalizar a Bukele votando. Se espera que lo haga a primera hora de la tarde.

El día soleado después de las lluvias del sábado fue otro de los factores que animó a muchos a votar. Entre ellos ancianos que malamente podían caminar. "Casi no tengo aire", decía uno.

(c) Agencia EFE