Anuncios

Passarella, el doble campeón del mundo que divide a la afición de River

Buenos Aires, 11 feb (EFE).- Es difícil imaginar que, en un país apasionado por el fútbol como Argentina, el público pueda abuchear a un jugador que haya levantado para la Albiceleste el trofeo de campeón del mundo alguna vez; más aún si lo hizo dos veces. Esa es la gran paradoja de Daniel Alberto Passarella.

El único futbolista albiceleste que presume de ganar dos Mundiales (1978 y 1986) y que, además, llegó a ser jugador, entrenador y presidente del River Plate, regresa este domingo al Estadio Monumental de Buenos Aires, donde en plena dictadura militar (1976-1983) fue el primer argentino de la historia en izar el ansiado trofeo.

Como doble campeón del mundo, estará en el césped de la cancha de Núñez junto a Franco Armani, único integrante de la 'Scaloneta' que milita en el fútbol local, para recibir el homenaje del graderío que se volcará con aquellos jugadores que, como él, tocaron el cielo balompédico en Argentina 1978, México 1986 y Qatar 2022 mientras vestían la camiseta 'millonaria'.

Pero, y aquí está la paradoja, una parte importante de ese público podría gritar contra el que fuera técnico de las selecciones de Argentina y Uruguay y de clubes como el Parma italiano, el Monterrey mexicano o el Corinthians brasileño.

El mismo Passarella que les dio la gloria como defensa del River Plate ganador del campeonato nacional en 1975, 1979 y 1981 y como entrenador 'millonario' triunfador de la Primera División 1989-90 y del Torneo Apertura 1991 y 1993 firmó, siendo presidente, la peor página de la historia del club porteño.

Pese a llevar a la Albiceleste a lo más alto del Olimpo balompédico junto a Mario Alberto Kempes en 1978 y a Diego Armando Maradona en 1986, muchos aficionados del River Plate no pueden olvidar que fue el presidente del descenso.

ÚNICO DESCENSO DE LA HISTORIA 'MILLONARIA'

Nacido en Chacabuco el 25 de mayo de 1953, los expertos le consideran el mejor defensa de la historia del fútbol argentino, de cuyos campos se retiró a los 36 años en julio de 1989 para iniciar, meses después, una larga trayectoria de casi 20 años como entrenador.

En 2009, dos décadas después de colgar los botines, decidió presentarse a las elecciones del club en el que desarrolló buena parte de su carrera deportiva y, aunque el conteo inicial dio el triunfo a su oponente, Rodolfo D'Onofrio, Passarella pidió un nuevo recuento en el que se impuso por solo 6 votos en una polémica votación que su adversario, y a la postre sucesor, impugnaría.

Aquel fue un mal presagio en el inicio de una gestión que, para muchos aficionados 'millonarios', fue la del "peor presidente de la historia" (2010-2013).

Además de la deuda acumulada en las arcas del club y de las acusaciones contra él por defraudación y malversación de fondos, administración fraudulenta y formación de grupos violentos -en manos de la Justicia por denuncias de D'Onofrio, quien dirigió al club entre 2013 y 2021-, los seguidores no olvidarán una fecha: 26 de junio de 2011.

Ese día se consumó la mayor tragedia deportiva del River Plate, cuando perdió por 3-1 ante el Belgrano y descendió a la Primera B Nacional por primera y única vez en su historia.

"Cada uno agarra por su camino, yo el único peso que tengo es que nos fuimos con River al descenso, pero es larga esa historia. Es acostumbrarse a vivir con eso encima. Todavía me sigo acostumbrando, pero sé que no fui el culpable", comentó este viernes Passarella en TyC Sports.

'El Kaiser' confirmó en los últimos días que acudirá este domingo a un agasajo que definió como "buenísimo", pese a las dudas previas por los rumores sobre su estado de salud y a las críticas que podría recibir de parte del público.

Tal es la cuestión que una encuesta publicada por el diario deportivo Olé señala que un 22 % de los votantes es indiferente a su inclusión en el homenaje y que un 42 % repudia su presencia en el Estadio Monumental. Solo un 36 % la aplaudiría.

El actual presidente de River, Jorge Brito, quien preside la entidad desde diciembre del 2021, justificó este viernes la asistencia de Passarella a la cancha este domingo, puesto que se está "invitando a un excampeón del mundo y no a un expresidente".

"Todos los socios saben las diferencias que tuve con él. Ahora, eso no implica que eso me haga dueño de tomar una decisión de desinvitar a quien fue campeón del mundo siendo jugador de River", aseguró Brito en declaraciones a la prensa durante un recorrido por las obras del Monumental.

La gran paradoja del único futbolista argentino que es doble campeón del mundo.

Concepción M. Moreno

(c) Agencia EFE