Anuncios

La pasión que sueña con llevar un Masters 1000 a Sudamérica

Buenos Aires, 1 mar (EFE).- ¿Será posible que Sudamérica cuente con un Masters 1000? ¿El Argentina Open merece pasar su calificación de ATP 250 a ATP 500, como el de Río de Janeiro? Estas preguntas forman parte de un debate en redes sociales en el que se han involucrado recientemente deportistas y aficionados.

Que la pasión es un elemento inherente al público sudamericano -sea del espectáculo que sea, más aún si hablamos de deporte- es innegable. Innumerables escenas a lo largo de la historia -como más reciente ejemplo sirva el desmesurado recibimiento en las calles a la selección argentina de fútbol tras ganar el Mundial 2022- así lo muestran.

De igual manera, numerosos deportistas internacionales de diversas categorías siempre han reconocido, al pasar por la región, el fervor que los aficionados sudamericanos dejan en las canchas, sea de fútbol, baloncesto o tenis.

Precisamente esta última disciplina es la que, en los últimos días, ha concitado las miradas de todo el mundo a partir de la declaración de amor a Sudamérica de un ex número 1 del mundo, el británico Andy Murray, hombre conocido en el circuito ATP por sus opiniones sobre asuntos incómodos o 'impopulares'.

"Opinión impopular. Sudamérica debería tener su propio swing en el circuito de tenis con su propia serie Masters. La forma en que los aficionados apoyan los torneos allí es increíble. Ambientes increíbles y es claramente parte de su cultura deportiva. Vamos @atptour!", publicó en su cuenta de la red social X tras disputarse los Abiertos de Buenos Aires (ATP 250) y Río de Janeiro (ATP 500).

Gradas llenas y ambiente festivo fueron la nota dominante en ambos torneos, incluidos en la denominada 'gira sudamericana', en la que algunas figuras mundiales, como el español Carlos Alcaraz, número 2 del mundo, o el sudafricano Cameron Norrie (29), han participado en las últimas campañas.

Antes de debutar en la edición 2024, en la que terminó cayendo en semifinales pese a ser el campeón defensor, el tenista murciano había comentado que en Buenos Aires "las vibras que se viven son especiales", al tiempo que recomendó a los tenistas que prueben la gira sudamericana porque "es maravillosa".

Argentina merece un 500 y Sudamérica un 1000

En una entrevista con EFE con motivo de la disputa del IEB+ Argentina Open, su director, Martín Jaite, resaltaba la historia, la veteranía de sus organizadores y el acompañamiento de las empresas que habían permitido la existencia del torneo durante 24 ediciones y que, en la actualidad, "goce de buena salud económica".

Pese a la ausencia de fondos públicos en esta ocasión, la organización había "subsanado eso con apoyo privado", detalló el extenista, cara visible del Open desde hace más de dos décadas.

Tras la edición de este año, que tuvo al argentino Facundo Díaz Acosta como campeón, se generó una campaña en las redes para reclamar el ascenso de categoría de la prueba a un ATP 500: un video que implicó al español Rafa Nadal, segundo tenista profesional con más Grand Slams de la historia (22), sólo por detrás del serbio Novak Djokovic (24) y por delante del suizo Roger Federer (20).

Publicado por uno de los socios de Tennium, la potente compañía internacional con sede en España que lleva la organización de numerosos torneos en el mundo, el video abre con una imagen del Obelisco de Buenos Aires y hace un recorrido histórico por el tenis argentino, con nombres como los de Guillermo Vilas, Gabriela Sabatini, Gastón Gaudio, Gisela Dulko, Guillermo Coria o David Nalbandián.

Y el mallorquín dice: "Buenos Aires merece un Open 500 por la historia que tiene el tenis argentino y por la afición, una de las mejores del mundo, sin ninguna duda".

Casi en paralelo, el mensaje de Murray -quien, a sus 36 años, está cerca de colgar la raqueta- obtuvo el respaldo de deportistas como 'el Peque' Diego Schwartzmann, quien agradeció su petición y reafirmó que el tenis sudamericano "merece más" de la ATP, tanto por el apoyo de los aficionados como por sus figuras.

También el extenista brasileño Fernando Meligeni aplaudió el gesto del británico y la cuenta oficial del Abierto de Buenos Aires respondió: "Hagamos que se vuelva popular, Andy".

Así las cosas, y después de las innumerables críticas recibidas por la organización del Chile Open (otro ATP 250), que se juega en San Carlos de Apoquindo hasta el domingo 3 de marzo y en cuya pista quedó clavada una bola sin poder botar durante un partido, parece que Buenos Aires y Río de Janeiro serían los dos escenarios con más opciones de mejorar su calificación en el circuito ATP y completar el sueño de llevar un Masters 1000 a Sudamérica gracias a la pasión.

Concepción M. Moreno

(c) Agencia EFE