Anuncios

Papu Gómez habló en un medio italiano y reveló anécdotas íntimas vividas en el Mundial de Qatar

El Papu Gónez contó anécdotas inéditas del Mundial de Qatar
El Papu Gónez contó anécdotas inéditas del Mundial de Qatar - Créditos: @Getty Images

Mucho se habló de su alejamiento de la selección argentina. Ahora, Alejandro Papu Gómez rompió el silencio. El futbolista pertenece a Monza, pero una suspensión de dos años tras dar positivo en un control antidoping, le impide jugar. El jugador surgido de Arsenal de Sarandí habló con el programa italiano Cronache Di Spogliatoio (Crónicas de vestuario), donde reveló muchos momentos que vivieron en Qatar, donde fue parte de la selección argentina que se consagró campeona del mundo. Dentro de lo más destacado, el mediocampista de 35 años contó anécdotas inéditas de lo que sucedió durante el Mundial y muchos temas más relacionados a su carrera.

La historia más destacada de la charla de Papu Gómez con el programa italiano fue la reacción de Lionel Scaloni cuando vio a sus futbolistas festejando en el vestuario la derrota de Brasil ante Croacia, en la previa del partido de los cuartos de final ante Países Bajos. “Íbamos en autobús al estadio, gol de Brasil. OK, Brasil gana fácil; ahora tenemos que ganar nosotros. Sabíamos que contra Brasil era el único partido que podíamos perder, que era EL partido. Con los demás teníamos confianza para ganar; pero Brasil, obviamente, es Brasil”, empezó narrando el ex Atalanta y Sevilla. Luego agregó: “Llegamos al estadio, gol de Croacia. Festejamos. Ya estábamos todos cambiados para el calentamiento, y los penales. Celebramos la tanda de penales que ganó Croacia como si fuera un partido que ganamos nosotros”.

La actitud de los jugadores no fue bien vista por Scaloni, que insultó a sus dirigidos para que se enfocaran en el duelo ante los neerlandeses: “Scaloni vino y nos insultó. Dijo ‘¿Qué m… están haciendo? Vamos concentrados p…, tenemos que ir a jugar’. Y estábamos todos abrazados, porque teníamos tanta confianza porque sabíamos que contra Holanda era imposible perder. Sabíamos que con Brasil afuera íbamos más o menos camino a la final”, remató.

Otro de los momentos que recordó Gómez fue la gran atajada del Dibu Martínez a Kolo Muani, en la final ante Francia: “Fue una completa locura. Cuando vi la pelota pasar por delante de Otamendi pensé: ‘Se acabó’. El banco de Francia también estaba dispuesto a celebrar. Pero después hizo esa atajada... Sensacional”. Además, el mediocampista reveló la cábala que tenía el equipo en el banco de suplentes ante cada definición por penales. “Les gritábamos a todos ‘Kiricocho’, porque es el grito con el que intentamos traer mala suerte al rival”. La selección campeona del mundo superó dos tandas de penales durante el Mundial: a Países Bajos en los cuartos de final y ante Francia en la definición del torneo.

Otra de las historias relacionadas a la final, tuvo que ver con la presencia de Salt Bae, el mediático chef turco que estuvo en la cancha durante los festejos argentinos: “Después de la final del Mundial de Qatar, fue pura locura. Todos estábamos llorando. Hay una anécdota que me hizo reír mucho: estábamos en el campo y allí estaba Salt Bae, el chef que es famoso por cómo echa la sal sobre la comida. Estaba en el terreno de juego y se había llevado la Copa. Y nosotros con nuestra familia estábamos esperando para tomar fotos. ¿Pero qué estaba haciendo allí? Todavía no lo sé”, contó entre risas, y reveló cómo fue el regreso a su casa tras las celebraciones: “Después nos subimos al avión: 25 horas de viaje. Llegamos a Buenos Aires y nos esperaban 50 mil personas. Al día siguiente, sin embargo, eran 5 millones. Al final de la fiesta, tomé un taxi a casa con mi familia. Después de tanto tiempo sobre el ómnibus abierto, estaba completamente quemado, no podía ni sentarme”, remató.

Papu Gómez durante el partido contra Australia
Papu Gómez durante el partido contra Australia - Créditos: @Aníbal Greco

Una de las situaciones con las que la pasó mal en la previa del Mundial de Qatar 2022, fue por una infracción que le cometió a Federico Valverde, jugador de Real Madrid y de la selección uruguaya: “Después de esa falta tuve que cambiar mi número de celular. Estábamos perdiendo 3 a 1 contra el Real Madrid y cometí una falta estúpida. Al intentar interceptar un pase le pegué en la rodilla y le pisé el tobillo a Valverde. Pobrecito, lo lastimé. Faltaba un mes para el Mundial, ¡se armó un escándalo! Argentina… Uruguay… ¡Dijeron que quería dejarlo afuera del Mundial! Tanto la afición del Real Madrid como la uruguaya me atacaron. Publicaron mi número de celular en Internet. Llamadas, mensajes… Tuve que cambiarlo. Por supuesto que llamé a Valverde para disculparme, le expliqué que era sólo un contacto de juego”, confesó.

De su paso por Atalanta, uno de los mejores de su carrera como futbolista, expresó: “Gasperini cambió mi mentalidad en los entrenamientos. Antes de él yo era muy vago. Cuando vi los resultados, supe que tenía razón. Cambió mi forma de entrenar. Sobre el terreno de juego, cómo prepara los partidos, cómo los entiende tácticamente: enseña el fútbol. “¿El mejor Papu de todos? En San Siro contra el Dinamo Zagreb, probablemente. Cuando hice caños y goles. La final de la Copa de Italia en Roma fue ciertamente inolvidable, con 25.000 personas de Bérgamo a cuestas”.