Anuncios

El papa Francisco pidió que Ucrania tenga el “coraje de izar la bandera blanca” y “negociar” la paz con Rusia

Zelensky, en su reunión con el enviado del papa Francisco, el cardenal Zuppi, el año pasado
Zelensky, en su reunión con el enviado del papa Francisco, el cardenal Zuppi, el año pasado - Créditos: @Twitter

ROMA.- El papa Francisco afirmó en una entrevista que Ucrania debería tener lo que él llamó “el coraje de izar la bandera blanca” y negociar el fin de la guerra con Rusia tras más de dos años de invasión.

“Es más fuerte que vea la situación, que piense en el pueblo, que tenga el coraje de izar la bandera blanca, para negociar. Hoy se puede negociar con la ayuda de las potencias internacionales. La palabra ‘negociar’ es valiente”, declaró Francisco en una entrevista grabada el mes pasado con la emisora suiza RSI, al ser consultado por su postura en el debate entre los que afirman que Ucrania debería rendirse al no haber sido capaz de repeler a las fuerzas rusas y los que señalan que hacerlo legitimaría las acciones de la parte más fuerte. El entrevistador usó el término “bandera blanca” en la pregunta.

El reportaje es previo a la última oferta del viernes del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de recibir una cumbre entre Ucrania y Rusia para poner fin a la guerra.

El Papa y el presidente de Ucrania, Volodomir Zelensky, se reunieron en el Vaticano en mayo del año pasado
El Papa y el presidente de Ucrania, Volodomir Zelensky, se reunieron en el Vaticano en mayo del año pasado - Créditos: @Embajada de Ucrania ante la Sant

Cuando ves que estás derrotado, que las cosas no van, debes tener el coraje de negociar. Te da vergüenza, pero ¿con cuántos muertos acabará? Negociar a tiempo, buscar algunos países que medien. En la guerra de Ucrania, hay muchos. Turquía, se ofreció. Y otros. Que no tengan vergüenza de negociar antes de que empeore”, señaló el Pontífice en la entrevista a la Radiotelevisión Suiza que será emitida el próximo 20 de marzo, pero de la que algunos medios italianos ya han adelantado fragmentos.

El Papa también contestó una pregunta sobre si se había ofrecido a negociar en los conflictos de Ucrania y de la Franja de Gaza: “Estoy aquí, y punto. He enviado una carta a los judíos de Israel, para que reflexionen sobre esta situación. Negociar nunca es rendirse. Es el valor de no llevar al país al suicidio. Los ucranianos, con la historia que tienen, pobrecitos, los ucranianos en la época de Stalin cuánto sufrieron”.

La oficina del Vaticano emitió luego un comunicado en el que aclaró que “el Papa no pidió a Kiev que se rinda”.

“El Papa -continúa la nota- utiliza el término bandera blanca, y responde retomando la imagen propuesta por el entrevistador, para indicar con ella el cese de las hostilidades, la tregua alcanzada con el coraje de la negociación”, señaló la Santa Sede.

En la entrevista con la emisora suiza, el Papa denunció además que detrás de las guerras “está la industria armamentística”.

”Es un pecado colectivo. Hace un mes, el ecónomo me contaba cómo estaban las cosas en el Vaticano, siempre en déficit, ¿sabes dónde están hoy las inversiones que dan más ingresos? La fábrica de armas. Se gana por matar. Más ingresos: la fábrica de armas. Una guerra terrible”, agregó Francisco.

El papa Francisco, en la visita a una iglesia en Roma. (AP/Andrew Medichini)
El papa Francisco, en la visita a una iglesia en Roma. (AP/Andrew Medichini) - Créditos: @Andrew Medichini

Además, recordó que cuando viajó en 2014 a Fogliano Redipuglia lloró ante el monumento conmemorativo de la Primera Guerra Mundial. " Luego me pasó lo mismo en Anzio, entonces cada 2 de noviembre voy a un cementerio a celebrarlo. La última vez fui al cementerio británico y miré la edad de los chicos. Ya lo he dicho, pero lo repetiré. Cuando se conmemoró el desembarco de Normandía, todos los jefes de gobierno celebraron esa fecha, pero nadie dijo que en esa playa quedaron hasta 20.000 muchachos’”, señaló. ”La guerra es una locura, es una locura”, concluyó.

Asimismo, le preguntaron sobre cómo responden los líderes políticos que recibe en el Palacio Apostólico cuando les pide la paz: “Hay quien dice, es verdad pero hay que defenderse... Y entonces te das cuenta de que tienen la fábrica de aviones para bombardear a los demás. Defendernos no, destruir. ¿Cómo acaba una guerra? Con muerte, destrucción, niños sin padres. Siempre hay alguna situación geográfica o histórica que provoca una guerra.... Puede ser una guerra que parece sólo por razones prácticas. Pero detrás de una guerra está la industria armamentística, y eso significa dinero”.

El Papa también explicó que todos los días a las siete de la tarde llama por teléfono al sacerdote argentino, Gabriel Romanelli, párroco de la Sagrada Familia de Gaza. “Seiscientas personas viven allí y cuentan lo que ven: es una guerra. Y la guerra la hacen dos, no uno. Los irresponsables son estos dos que hacen la guerra. Luego no sólo está la guerra militar, está la “guerra de guerrillas”, digamos, de Hamas, un movimiento que no es un ejército. Es algo malo”, reflexionó el Papa.

Del mismo modo instó a no perder la esperanza: “Miremos la historia, las guerras que hemos vivido, todas terminan en acuerdo”.

En cuanto a las numerosas propuestas de paz y de negociación, Zelensky declaró en varias oportunidades que, aunque desea la paz, no cederá ningún territorio. El propio plan de paz del líder ucraniano exige la retirada de las tropas rusas de toda Ucrania y el restablecimiento de sus fronteras estatales.

Por su parte, el Kremlin descartó entablar conversaciones de paz en los términos fijados por Kiev.

Un vocero de Zelensky no respondió inmediatamente a una petición de comentarios sobre las declaraciones del Pontífice.

El año pasado, el Papa destinó a un enviado de paz, el cardenal italiano Matteo Zuppi, a Kiev, Moscú y Washington para sondear a los líderes de esos países.

Agencias DPA y Reuters