Anuncios

Paolo Goltz habló acerca del insólito penal que cometió en el empate entre Independiente y Colón

El momento en que Paolo Goltz toma la pelota con la mano; un momento insólito de Independiente-Colón
El momento en que Paolo Goltz toma la pelota con la mano; un momento insólito de Independiente-Colón

Pareció hasta un error de fútbol infantil, de un chico que desconoce las reglas del fútbol. Tratándose de Paolo Goltz, un jugador experimentado y con muchas batallas al hombro, se trató seguramente de un momento de distracción, de querer adelantarse a la jugada. Lo cierto es que el defensor protagonizó una jugada fuera de toda previsión en el fútbol argentino, en el agónico empate 2 a 2 de Colón de Santa Fe ante Independiente, jugado en la noche del sábado en Avellaneda.

“Uno se tiene que hacer cargo, pero el árbitro toca el silbato cuando le conviene. Me da bronca porque no estamos para regalar este tipo de cosas en la situación que estamos. Soy bastante grande como para asumir si fue error mío”, expresó Goltz en declaraciones a ESPN, con una dosis de autocrítica, pero también apuntándole al árbitro del encuentro, Nicolás Lamolina.

Goltz insistió en que el referí “no dio la orden” para reanudar el juego y que él tenía en mente mover la pelota porque es una jugada que practica con el arquero Ignacio Chicco. Asimismo, el capitán del Sabalero reiteró su “bronca” por el empate y se reprochó que por edad y siendo quien lleva la cinta del equipo no puede “cometer estos errores”. Conviene repasar la jugada: Iban 28 de la segunda parte cuando Colón se dispuso a efectuar un saque de arco. Ignacio Chicco acomodó la pelota, le indicó a Paolo Goltz que se colocara a su derecha y tocó en corto; el defensor, insólitamente, la tomó con la mano como para efectuar él mismo el saque. Cinco minutos de VAR mediante, Nicolás Lamolina (de pésimo arbitraje) sancionó el penal que Matías Giménez transformó en el 2-1.

Un rato después, al largo descuento concedido le faltaban un par de minutos cuando Baltasar Barcia controló un centro en apariencia sencillo en su área, pero se enredó con la pelota. Ramón Ábila lo apuró, el jugador del Rojo lo tomó de la camiseta y, otra vez merced al VAR, Colón se puso a tiro de empate. Rodrigo Rey le tapó el remate al propio Wanchope, pero este no falló en el rebote. Empate y fin de la historia.

En tanto, Nicolás Lamolina, quien estuvo en el ojo de la tormenta por el controvertido penal que le cobró a Independiente, en el empate 1-1 parcial, y luego apuntado por Colón, por la llamativa reacción de Goltz, explicó cómo vio esa jugada y también hizo un serio pedido y llamado a la reflexión. “Es una jugada realmente muy compleja, diría hasta insólita para el fútbol profesional. La verdad que no es la palabra sorprendido porque tenemos que estar atentos a cada situación que se presenta, pero sí que era inesperada para todos, los jugadores y nosotros como árbitros”, señaló el hijo del exarbitro Francisco Lamolina.

Y amplió acerca de la jugada del capitán de Colón: “La verdad que se percibe el juego deliberado de Chicco y que inmediatamente toma la pelota con las manos Paolo Goltz. Entonces yo lo que necesitaba certificar con mi asistente es que el balón estaba en condiciones para jugarse. Obviamente que habíamos dado la orden pero queríamos si realmente estaba ubicado donde correspondía y como debería ser y como me dijo Ariel Scime, que era mi asistente que estaba correcto y había jugado el arquero sancionamos penal”.

Al mismo tiempo, reflexionó sobre el clima de tensión permanente que se vive en los partidos del fútbol argentino, donde abundan los reclamos:“La verdad que es una situación insólita, también llamando a la reflexión porque estamos viviendo a un fútbol realmente con mucho nervio, protesta. Se nos hizo realmente muy difícil. Jugadores de Independiente que obviamente estaban esperando que yo sancione el penal, y jugadores de Colón que estaban deseando que no lo haga. Los bancos de suplentes que interceden y se meten al campo de juego. Estuvimos minutos tratando de dialogar con un compañero arbitral y para confirmar lo que realmente habíamos visto y había pasado. Son situaciones de fútbol que vivimos en este país, que se vive con mucha pasión y es muy grato pero también a veces se hace muy difícil”.