Anuncios

Los palestinos se preparan para “ofensiva total” en Rafah mientras Israel promete un plan de evacuación

Palestinos contemplan la destrucción tras una incursión aérea israelí, Rafah, Franja de Gaza, 9 de febrero de 2024. (AP Foto/Fatima Shbair)
Palestinos contemplan la destrucción tras una incursión aérea israelí, Rafah, Franja de Gaza, 9 de febrero de 2024. (AP Foto/Fatima Shbair) - Créditos: @Fatima Shbair

RAFAH, Franja de Gaza.- Más de un millón de palestinos hacinados se preparaban este sábado para una “ofensiva total” en la ciudad fronteriza de Rafah, limítrofe con Egipto, con el resto de la Franja de Gaza en ruinas y sin ningún otro lugar dónde escapar tras cuatro meses de guerra.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ordenó esta semana al Ejército que elabore un plan para evacuar a la población de Rafah y destruir cuatro batallones de Hamas que según aseguró están desplegados allí.

A diferencia de los asaltos israelíes a otras ciudades durante la guerra, cuando el Ejército ordenó a los civiles que huyeran hacia el sur, en Gaza no queda ninguna otra zona relativamente indemne y las agencias humanitarias advirtieron que podría morir un gran número de civiles.

“Cualquier incursión israelí en Rafah significa masacres, destrucción. La gente está llenando cada centímetro de la ciudad y no tenemos adónde ir”, dijo Rezik Salah, de 35 años, que huyó de su hogar en la ciudad de Gaza con su mujer y sus dos hijos a Rafah al principio de la guerra.

Palestinos observan la destrucción causada por un ataque aéreo israelí en Rafah, en la Franja de Gaza, el 9 de febrero de 2024. (AP Foto/Fatima Shbair)
Palestinos observan la destrucción causada por un ataque aéreo israelí en Rafah, en la Franja de Gaza, el 9 de febrero de 2024. (AP Foto/Fatima Shbair) - Créditos: @Fatima Shbair

Gran parte del enclave ha quedado reducido a escombros, y las fuerzas israelíes han destruido ristras de ciudades con ataques aéreos, fuego de artillería y detonaciones controladas, dejando sin hogar a más del 85% de los 2,3 millones de habitantes de Gaza, tras los ataques transfronterizos de Hamas del 7 de octubre.

La mayoría de los desplazados buscó refugio en Rafah, en la frontera con Egipto, pero tras el fracaso de las conversaciones para un alto el fuego, Netanyahu afirmó esta semana que las fuerzas israelíes seguirían luchando hasta la “victoria total”, incluso allí.

“Advertimos de una catástrofe global y una masacre que podría dejar decenas de miles de mártires y heridos si se invade la provincia de Rafá”, dijo la oficina de prensa de Hamas, que gobierna Gaza, y subrayó que “la administración estadounidense, la comunidad internacional y la ocupación israelí” serían “totalmente responsables”.

La noche del viernes un ataque aéreo contra una casa de Rafah mató a 11 personas e hirió a docenas más, mientras que una segunda incursión dejó seis fallecidos en otra casa, informaron funcionarios médicos.

En Khan Yunis, donde muchos desplazados huyeron inicialmente antes de la ofensiva del mes pasado, el Ministerio de Salud expresó su alarma por las operaciones israelíes en torno al principal hospital, el Nasser.

Palestinos observan la destrucción causada por un ataque aéreo israelí en Rafah, en la Franja de Gaza
Palestinos observan la destrucción causada por un ataque aéreo israelí en Rafah, en la Franja de Gaza - Créditos: @Fatima Shbair

El Ministerio de Salud afirmó que las fuerzas israelíes habían rodeado el hospital y estaban disparando en las inmediaciones, y se mostró preocupado por la suerte de 300 miembros del personal médico, 450 pacientes y 10.000 personas refugiadas allí. Imágenes que circulaban por las redes sociales mostraban tanques a las puertas del hospital.

Intensas actividades

El Ejército israelí informó este sábado que sus fuerzas proseguían las “intensas” actividades en Khan Yunis, así como en el norte y el centro de Gaza, matando militantes, confiscando armas y atacando infraestructuras. También había intensos combates en la ciudad de Gaza.

Un funcionario israelí dijo que Israel intentaría organizar el regreso de la población de Rafah hacia el norte. Pero la continuación de la guerra en la ciudad de Gaza muestra las limitaciones de cualquier propuesta para evacuar a los desplazados de Rafah a otras partes del enclave.

Mientras tanto, los médicos y los trabajadores humanitarios se esfuerzan por suministrar ayuda básica a los palestinos refugiados en los alrededores de Rafah. Muchos están atrapados contra la valla fronteriza con Egipto y viven en carpas improvisadas.

Militares israelíes en la Franja de Gaza  (Archivo)
Militares israelíes en la Franja de Gaza (Archivo) - Créditos: @EJÉRCITO DE ISRAEL

La ONU declaró que los civiles palestinos de Rafah necesitan protección, pero que no debe producirse un desplazamiento forzoso masivo, prohibido por el derecho internacional.

“No se puede permitir una guerra en un campo de refugiados gigantesco”, declaró Jan Egeland, secretario general del Consejo Noruego para los Refugiados, advirtiendo de un “baño de sangre” si las tropas israelíes entran en Rafah.

La agencia de la ONU para los refugiados palestinos dijo que no sabía cuánto tiempo podría trabajar “en una operación de tan alto riesgo”.

Alemania, Arabia Saudita y organizaciones de derechos humanos se sumaron este sábado a las advertencias de la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) sobre la catástrofe humanitaria que se avecina en Rafah.

Agencias Reuters, AFP y DPA