Anuncios

Pakistán ataca bases insurgentes en Afganistán y talibanes responden en la frontera

Kabul/Islamabad 18 mar (EFE).- Pakistán lanzó este lunes un ataque aéreo contra ubicaciones insurgentes en el oeste de Afganistán donde murieron ocho civiles, según los talibanes, que respondieron al bombardeo atacando centros militares paquistaníes cerca de la frontera en una rápida escalada de la tensión entre ambos países.

El Ejército paquistaní realizó su ofensiva alrededor de las 3:00 hora local (22:00 GMT del domingo), cuando bombardeó posiciones en las provincias afganas de Paktika y Khost, que según Islamabad acogían a terroristas del Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), el principal grupo de los talibanes paquistaníes.

El Gobierno interino de los talibanes sostuvo que el ataque estuvo dirigido contra tres casas de civiles y se cobró la vida de ocho personas, y agregó que el principal objetivo de la operación, el comandante del TTP, Abdullah Shah, no estaba entre las víctimas ya que se encontraba en Pakistán.

El TTP secundó esta afirmación horas después, cuando afirmó en un comunicado que Shah se encontraba vivo, y lo acompañó con un video, supuestamente grabado este lunes, en el que aparece junto a otros tres hombres armados indicando que se encuentra en el distrito tribal de Waziristán del Sur, en Pakistán.

Un vecino de la provincia de Khost, Javid Khan, dijo a EFE que escuchó el ruido de "dos o tres aviones" en torno a la una de la noche, que se volvió a repetir alrededor dos horas después cuando oyó un fuerte impacto en dos casas del distrito de Spera en el que reside.

“Los residentes de esta zona son personas que tienen propiedades y trabajan en ambos lados de la frontera, algunos de ellos han venido aquí como inmigrantes debido a las operaciones del Ejército de Pakistán en 2014”. añadió.

El bombardeo estuvo dirigido contra ubicaciones del grupo Hafiz Gul Bahadur, una facción del TTP a la que responsabiliza de múltiples ataques terroristas en Pakistán que provocaron la muerte de cientos de civiles y agentes del orden, según Pakistán.

Entre estos atentados se encuentra el asalto a un centro militar en el noroeste de Pakistán que el grupo reivindicó el pasado sábado, que dejó a siete soldados muertos, y por el que Pakistán prometió tomar represalias. En su comunicado, no obstante, Pakistán no mencionó a Shah.

Afganistán responde

Afganistán se apresuró a condenar enérgicamente el bombardeo en suelo afgano, que calificó "como una violación del territorio" y advirtió de "consecuencias muy malas" que no se hicieron esperar.

Así, el Ministerio de Defensa de los talibanes anunció horas después que había atacado "con armas pesadas centros militares de Pakistán" a lo largo de la Línea Durand, la porosa frontera que divide ambos países, sin dar más detalles.

Posteriormente, los talibanes convocaron al encargado de negocios de Pakistán en Kabul, Obaid ur Rehman Nizamani, para transmitirle su protesta por el ataque inicial.

Esta escalada de la tensión ocurre justo cuando Pakistán expresa serias preocupaciones por el aumento de la actividad insurgente y terrorista en su territorio, con constantes ataques y numerosas bajas, que según Islamabad son cometidos en gran parte por afganos.

El Ejército paquistaní volvió a transmitir hoy su "seria preocupación al Gobierno interino afgano por la presencia de grupos terroristas, incluido el TTP, dentro de Afganistán", y acusó a "ciertos elementos entre quienes están en el poder en Afganistán" de estar apoyando a los talibanes paquistaníes.

"Pakistán seguirá trabajando para encontrar soluciones conjuntas en la lucha contra el terrorismo y para impedir que cualquier organización terrorista sabotee las relaciones bilaterales con el Afganistán", sentenció el Ejército en un comunicado.

Pakistán atraviesa un repunte de la violencia armada desde la llegada al poder de los talibanes en Afganistán en agosto de 2021, que según el Gobierno paquistaní reactivó los ataques de sus hermanos ideológicos paquistaníes, el TTP.

(c) Agencia EFE