Anuncios

Osmar Olvera, el mexicano que ya es histórico a los 19 años y su entrenadora quiere perfeccionarlo

Osmar Olvera con su medalla de bronce en trampolín de 3 metros, Mundial de Doha 2024. (SEBASTIEN BOZON/AFP via Getty Images)
Osmar Olvera con su medalla de bronce en trampolín de 3 metros, Mundial de Doha 2024. (SEBASTIEN BOZON/AFP via Getty Images)

Osmar Olvera tendrá sus segundos Juegos Olímpicos en el verano parisino de 2024. El mexicano, que apenas tiene 19 años, se ha convertido en una realidad ya, luego de su doble medalla en el Campeonato Mundial de Doha. Primero fue campeón mundial en trampolín de un metro. La hazaña era enorme, pero tomó otro dimensión cuando se le sumó el bronce en trampolín de tres metros —también consiguió el cupo, con Rodrigo Diego, en sincronizados de tres metros—. En Fukuoka 2023 había sumado dos platas en individual de uno y tres metros, misma competencias laureadas en Doha. Ese doble logro lo sitúa ya como el mejor mexicano en mundiales. Ahora vendrá el reto más importante de su carrera.

La experiencia en Tokio 2021 resultó, fundamentalmente, formativa. En aquella justa, Olvera llegó a las Semifinales y quedó en el catorceavo lugar. Con 17 años, un paraje de tanta importancia abonó a la formación de élite que constituye su carrera. Tres años después, es candidato de primer orden a ganar medalla en París. Para hacerlo, Ma Jin, su entrenadora lo tiene claro: tendrá que ejecutar clavados de alta precisión.

“Yo estoy contenta por el niño, contenta con lo que ha hecho Osmar. Seguimos trabajando y para tener mejores competencias, aún falta trabajar en la técnica de nuevos clavados. Necesita muy buenos clavados con alto grado de dificultad para ganar y seguir dando resultados para México. Yo estoy muy contenta y también estoy feliz por Osmar, hay que seguir trabajando”, señaló en declaraciones para Esto. Ma Jin, que es china, lleva más de veinte años en México, país al que llegó en 2003 con la idea que entrenar a clavadistas ya formados (adultos) y por poco tiempo, pues pensaba volver a su país.

Sin embargo, se quedó a radicar en el país y ha tenido en sus filas a destacados clavadistas: Paola Espinosa, Jahir Ocampo, Carolina Mendoza y Rommel Pacheco, entre otros. Su camino no ha estado exento de polémicas, como en todo deporte de alto rendimiento. Por ejemplo, Kevin Berlín, que también fue su alumno, señaló que mientras entrenó con ella fue tachado de flojo. "Me metió en la cabeza la entrenadora Ma Jin que era flojo. La verdad me decía que no iba a poder, que había mejores atletas que yo. Cada quien es diferente, puede ser que se me quedó en la cabeza lo de decir que soy flojo", señaló Berlín en 2019 tras ganar dos oros en Lima 2019, y con ello su boleto a Tokio.

Cada vínculo entrenador-atleta funciona de diferente manera. Berlín y Ma Jin no tuvieron química para trabajar, pero ambos, en sus facetas, han demostrado capacidad. Y ahora Ma Jin tiene bajo su tutela a Olvera, que tiene toda una carrera por delante y, sin embargo, ya es un histórico por haber logrado cuatro medallas mundiales que nadie había sumado —y en Santiago 2023 se llevó tres de oro—. México, antes de él, sólo tenía a una campeona del mundo: Paola Espinosa en Roma 2009.

Olvera es descendiente de una dinastía que le ha entregado a México un total de quince medallas en Juegos Olímpicos (más que ninguna otra disciplina: un oro, siete platas y siete bronces). Su éxito, del que CONADE ha intentado colgarse, lo pone en la mira de la afición mundial. Él ha reclamado que no recibe su beca desde hace un año, atrapado, como sus colegas, en la reyerta que sostiene la CONADE con World Aquatics. El problema ha dejado a su suerte a los clavadistas. Ellos responden como saben hacerlo: con hechos, con triunfos, sin excusas. Osmar Olvera encabeza la nueva era. Sus pasos serán seguidos con lupa en París. Ya es histórico y ahora va en busca de la perfección.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO:

La mina de oro en que se convirtió su colección de Pepsilindros