Anuncios

La oposición tunecina conmemora 13 años de la revolución con nostalgia de libertad

Túnez, 14 ene (EFE).- El Frente de Salvación Nacional, la mayor coalición opositora de Túnez, congregó este domingo a pocos cientos de tunecinos para conmemorar el decimotercer aniversario de la revolución de 2011 y reclamó una vuelta a las libertades de la transición democrática que consideran mermadas tras el golpe constitucional en 2021 del actual presidente, Kais Said.

"Las elecciones (referendo, parlamentarias y locales) y las instituciones que surgieron de ellas después del 25 de julio (de 2021) no expresan la voluntad del pueblo, sino que pretenden consolidar la autoridad de un solo hombre", declaró el histórico líder, Ahmed Najib Chebbi, y advirtió de que las presidenciales, previstas para este 2024, no pueden realizarse con opositores en prisión, varios de ellos miembros del frente.

La coalición, que engloba a socialdemácratas y al islamista Ennahda, el mayor grupo del Parlamento suspendido por Said en julio de 2021, puso en cuestión los resultados de los procesos electorales convocados por el presidente que han registrado una alta abstención y cambiaron el sistema político hacia una debilitada Cámara y una Constitución presidencialista.

Este grupo opositor, creado contra lo que denominan un "golpe de Estado", también ha ido perdiendo capacidad de movilización desde su fundación en 2022 y, especialmente, con las olas de detenciones de este año de figuras políticas, incluido el líder de Ennahda, Rached Gannouchi, expresidente del Parlamento y actualmente en prisión preventiva.

Human Rights Watch (WRH) alertó esta semana en su informe anual del retroceso en derechos humanos y cumplimiento del Estado de Derecho que registró Túnez en 2023, por el encarcelamiento de decenas de sus oponentes y críticos, las amenazas a las actividades de la sociedad civil y los discursos xenófobos contra migrantes y refugiados negros.

El secretario general de la Corriente Democrática, Nabil Hajji, denunció hoy en una concentración paralela frente al Teatro municipal "intentos del poder por borrar la historia", en referencia a la nueva efeméride oficial que cambió este 14 de enero de aniversario revolucionario por el 17 de diciembre.

Es decir, del día en que el dictador Zine El Abidine Ben Ali huyó en 2011 a Arabia Saudí por la presión de las protestas populares, al recuerdo de la inmolación de un vendedor tunecino en 2010 en protesta por el abuso policial, resorte de la rebelión contra dos décadas de dictadura.

Un cambio de narrativa calificado de populista por sus críticos como la política que ha llevado a cabo Said desde que se arrogara plenos poderes en 2021 para rectificar, dijo, la transición democrática.

Considerado la cuna de la llamada Primavera Árabe -protestas populares en 2011 que desafiaron las dictaduras en Magreb y Oriente Medio-, Túnez experimentó a diferencia de otros estados árabes la construcción de instituciones democráticas, el auge de un pluralismo político y de una activa sociedad civil.

La coalición opositora anunció hoy que mantendrá una reunión a finales de mes para determinar su posición ante las elecciones presidenciales que deben convocarse este año 2024.

"Es un derecho nacional y no una decisión del presidente", dijo Chebbi sobre el imperativo de celebrarlas pero avisó de que no se podrán realizar en las actuales circunstancias: "con los competidores en prisión o bajo amenaza de sentencias" y el órgano electoral y el poder judicial "en control de Said".

"El Frente encontrará la manera de defender y luchar para que se cumplan las condiciones de una competencia libre y transparente", avisó el histórico opositor, de 79 años, desde la dictadura de Ben Ali.

(c) Agencia EFE