Anuncios

La ONG española confía en que su misión a Gaza sea la primera gota de una ayuda sostenida

Viena, 13 mar (EFE).- La próxima llegada por barco de 200 toneladas de comida para paliar la hambruna en Gaza quiere ser la primera gota de una ayuda sostenida, asegura a EFE este miércoles una de las dos ONG responsables de un operativo cuyo mayor desafío es la inexistencia hasta ahora de un puerto con capacidad para desembarcar la carga.

"El problema que nadie había logrado resolver era como descargar en la playa", explica a EFE Laura Lanuza, directora de Comunicaciones y Proyectos de Open Arms, la ONG española cuyo barco está en ruta con la ayuda para que sea distribuida en el terreno por World Central Kitchen, una organización fundada por el chef español José Andrés.

La costa de Gaza no dispone de puertos operativos y el embarcadero flotante que Estados Unidos quiere construir tardará semanas en estar completado.

Lanuza explica que desde que empezó a planearse esta operación hace meses se tuvo en cuenta esta dificultad.

Para solventarla, se está construyendo un espigón usando los escombros de los edificios destruidos por los ataques de castigo que Israel ejecuta sobre Gaza desde los atentados del grupo islamista Hamás del pasado 7 de octubre.

Lanuza indicó que el barco, que zarpó ayer martes desde Chipre, está navegando con normalidad y que, aunque no se puede saber cuándo llegará a Gaza, el espigón estará listo para entonces.

"Siguen los esfuerzos. El espigón tiene 35 metros de largo. Seguimos construyendo sin parar. Esperamos haber terminado cuando llegue nuestro barco", ha confiado el propio José Andrés en un mensaje en la red social X.

Lanuza reconoce que las 200 toneladas de arroz, harina y latas de atún que transporta el Open Arms es una "primera gota" ante la desesperada situación humanitaria en Gaza, pero recuerda que va a ayudar a miles de personas.

"Cuando empezamos a trabajar en este operativo, el objetivo era abrir esta vía y lo ideal es que entren no 200 toneladas, sino 200 o 500 toneladas al día", afirma la portavoz de Open Arms.

En ese sentido, afirmó que espera que esta sea la primera de muchas misiones y destacó la importancia de haber roto el bloqueo e inaugurar este corredor marítimo de envío de ayuda a Gaza.

"Hemos conseguido que este operativo solvente los desafíos logísticos y diplomáticos", aseguró.

Lanuza reconoció que a la ONG le sorprendió el anuncio el pasado viernes por parte de la Comisión Europea de la apertura de un corredor humanitario marítimo a Gaza.

Así, recordó que este envío empezó a planearse hace meses y recibió el visto bueno de Israel en diciembre, y que desde el principio la idea fue que esta misión fuera "escalable y que la ayuda llegue de manera sostenida".

Tras completar esta misión, el barco de la ONG regresará a Chipre para evaluar futuros operativos.

(c) Agencia EFE