Anuncios

La NFL sigue sin hacerse responsable por sus jugadores lesionados

Los jugadores de la NFL de fútbol americano suelen experimentar patologías cerebrales crónicas y trastornos neurológicos; su seguro médico apenas les sirve hasta los cinco años posteriores al retiro, y no médicamente no califican como enfermos de demencia
Los jugadores de la NFL de fútbol americano suelen experimentar patologías cerebrales crónicas y trastornos neurológicos; su seguro médico apenas les sirve hasta los cinco años posteriores al retiro, y no médicamente no califican como enfermos de demencia

Es difícil decir cuánta vergüenza y exposición se necesitará para obligar a esos corruptos propietarios de la NFL a asumir la responsabilidad por los peligros del juego del que obtienen miles de millones, y dejar de tratar a los jugadores como servilletas desechables en su banquete de ganancias. El ala cerrada de los Kansas City Chiefs, Travis Kelce, es querido ahora, pero si más adelante desarrolla problemas cognitivos relacionados con una conmoción cerebral e intenta buscar una recompensa médica de la liga, esto es lo que puede esperar: un camino lento hacia una estafa.

Cualquiera que dude de ello debería hablar con la familia de Don Maynard. Cuando era joven, Maynard era como Kelce es ahora: un ágil danzarín que establece récords, cuyas yemas de los dedos eran el objetivo favorito de Joe Namath y que ayudó a los New York Jets a ganar un sensacional Super Bowl. Luego envejeció y empezó a confundirse. En 2019, los médicos de la NFL coincidieron en que tenía demencia. Tres años más tarde, su reclamo de compensación todavía estaba atrapado en una tortuosa burocracia médico-legal, que parece construida intencionalmente para negar y retrasar los reclamos hasta que los jugadores mueran.

El quarterback Anthony Richardson (5), de los Colts de Indianápolis, sale del campo después de resultar lesionado del hombro derecho durante la primera mitad del partido de la NFL en contra de los Titans de Tennessee
El quarterback Anthony Richardson (5), de los Colts de Indianápolis, sale del campo después de resultar lesionado del hombro derecho durante la primera mitad del partido de la NFL en contra de los Titans de Tennessee - Créditos: @Darron Cummings

Maynard finalmente recibió una carta diciendo que calificaba para un acuerdo... tres días después de su muerte en un centro asistencial en enero de 2022.

Leer la exposición del Washington Post sobre el fracaso del acuerdo sobre conmociones cerebrales provoca un incendio forestal de ira, tan generalizado que es difícil saber por qué estar más enojado. Comencemos con la conclusión de la investigación del Post de que se han negado unos impresionantes 1.100 reclamos de jugadores por demencia, con un valor potencial de alrededor de 700 millones de dólares en compensaciones o más.

Los choques de cabeza son comunes en los partidos de la NFL estadounidense
Los choques de cabeza son comunes en los partidos de la NFL estadounidense - Créditos: @Chris Szagola

Los ex jugadores han esperado meses para recibir citas y años para obtener los resultados de las pruebas, sólo para que juntas de revisión anónimas anularan los diagnósticos de los médicos que los examinaron. Casi 300 reclamaciones fueron denegadas a pesar de que la propia red de médicos del acuerdo de la NFL las diagnosticó. Un médico revisor dijo al Post que se sintió presionado a rechazar las reclamaciones para suprimir los costos del acuerdo, que han aumentado a 1.200 millones de dólares .

O tal vez lo más indignante es la revelación de que el acuerdo se basa en una definición de demencia más onerosa que la utilizada por los médicos en este país.

Damien Harris, corredor de los Bills de Buffalo, es atendido por el personal médico después de recibir un fuerte golpe en el partido en contra de los Giants de Nueva York
Damien Harris, corredor de los Bills de Buffalo, es atendido por el personal médico después de recibir un fuerte golpe en el partido en contra de los Giants de Nueva York - Créditos: @Adrian Kraus

Esto es una trampa, pura y simplemente.

Como bien sabe cualquier familia estadounidense con alguien que sufre demencia invasiva (más de 6 millones de familias y en aumento), uno de los misterios más dolorosos de la enfermedad es cómo una persona puede ser perfectamente funcional en un área y, sin embargo, ser completamente no funcional en otra. La afasia puede dificultar el habla, pero aun así alguien puede conducir. Pero según los términos del acuerdo de la NFL, que ahora algunos jugadores dicen que nunca se les explicó, los jugadores deben tener al menos cuatro pruebas de deterioro cognitivo en dos protocolos diferentes para recibir un diagnóstico calificado. Randolph Evans, un neurólogo con 30 años de práctica en Houston y experiencia en lesiones cerebrales traumáticas, vio cómo rechazaban a 38 de sus pacientes de la NFL, a pesar de que los puntajes de sus pruebas mostraban un deterioro cognitivo. No se los consideró suficientemente severos porque todavía tenían algunas competencias.

En la raíz de este mal hay una complicada combinación de factores: la fea sospecha de que los jugadores se están aprovechando y se les paga de más, y el anticuado escepticismo de que los efectos de las conmociones cerebrales no son tan graves. “Creo que todavía hay mucha incertidumbre sobre la cuestión de la causalidad”, dijo fríamente el comisionado de la NFL, Roger Goodell, en una declaración de 2022 recientemente revelada, en la que también insinuó que los jugadores se inscriben para este tipo de daño. “Todos sabemos que hay riesgos al jugar fútbol y otros deportes” , dijo. “Hay riesgos al caminar por la calle”.

Deshaun Watson (4), quarterback de los Browns de Cleveland, se sienta en el campo después de recibir un golpe durante la primera mitad del partido de la NFL en contra de los Colts de Indianápolis
Deshaun Watson (4), quarterback de los Browns de Cleveland, se sienta en el campo después de recibir un golpe durante la primera mitad del partido de la NFL en contra de los Colts de Indianápolis - Créditos: @Michael Conroy

En realidad no, comisionado, la NFL no es un riesgo como caminar por la calle. Es una industria acosada por un peligro ambiental generalizado, una tasa de lesiones del 100 por ciento y un problema especial que involucra CTE (encefalopatía traumática crónica, en inglés) por lesiones en la cabeza similares a las que experimenta el personal militar. Y que puede ser peligroso no sólo para los jugadores sino también para quienes los rodean.

Pero tal vez lo que realmente está en el meollo del asunto es que la liga tiene un problema de pulmón negro, y lo sabe. Ese problema, si la NFL alguna vez lo admitiera plenamente, podría significar una exposición financiera casi ilimitada. Quizás sea por eso que los propietarios tienen tanto historial de intentar limitar la compensación por lesiones en todo momento. Los estudios han demostrado que los jugadores de la NFL tienen cuatro veces más probabilidades de sufrir enfermedades neurodegenerativas que sus pares. Pero la mayoría de estos síntomas no se manifiestan hasta dentro de 10 o 15 años, mucho después de que su seguro médico de cinco años de la NFL haya expirado, momento en el cual es difícil obtener cobertura. Cuando se rechazan los reclamos de los jugadores y los familiares no pueden cubrirlos, ¿dónde cae el costo de su atención? Sobre los contribuyentes. Medicare y Medicaid se convierten en los respaldos.

Los propietarios son glotones de asistencia pública. Reciben todo tipo de financiación y servicios municipales, y parece que quieren que los compradores de entradas también les ayuden a cubrir los costos de la atención médica de los jugadores. Ahí no es donde pertenece el costo.

El público tiene un par de formas de evitarlo. Primero, el comité de votación del Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional, compuesto principalmente por la prensa, no debería admitir a ningún propietario más de la NFL hasta que se haya reabierto el acuerdo por conmoción cerebral y se hayan reformado los términos. Créase o no, a los propietarios influyentes les importará tanto eso como cualquier penalización. En segundo lugar, el Congreso debería convocar nuevas audiencias sobre las actitudes y prácticas de la NFL, para determinar si ha habido un esfuerzo por suprimir indebidamente los hallazgos médicos. Los legisladores también deberían pedir a los propietarios que brinden cobertura médica de por vida a los jugadores y amenazar con regularlos si no lo hacen voluntariamente.

El precio de ser propietario de una mina de carbón es una compensación de por vida para aquellos que quedan permanentemente discapacitados por el polvo de carbón. Debería ser lo mismo con la NFL. Si querés ser dueño de un equipo de la NFL (uno que acepte todo tipo de ayuda y servicios municipales de forma gratuita), tenés que cubrir el costo de la ruina para los cuerpos y cerebros de los jugadores. Después de todo, no son sólo sus trabajadores. Son los principales bienes de la liga y tesoros para sus comunidades.