Anuncios

"No hay por qué negociar con el crimen organizado"

TOLUCA, Méx., febrero 21 (EL UNIVERSAL).- El Estado, las instituciones y las autoridades no tienen por qué sentarse a negociar con los representantes del crimen organizado, porque sería lo mismo que reconocer que existe un poder fáctico, ceder autoridad, consideró el coordinador de los diputados de Morena en el Congreso mexiquense, Maurilio Hernández.

Tras las declaraciones del arzobispo auxiliar de la Arquidiócesis de Toluca, Maximino Martínez, sobre que los obispos de la zona sur de la entidad se han reunido con los representantes del crimen organizado para pacificar la zona, el coordinador de los diputados opinó que "si la iglesia tiene dentro del ámbito de sus facultades buscar los contactos con quien tenga que hacerlo con el propósito de coadyuvar a la paz, pues que los haga".

Hernández opinó que, si esas actividades están dentro de su ministerio hacerlo, está bien; sin embargo, involucrar al Estado como tal es inviable, porque este es el representante del poder institucional y "eso es un grave error, porque es estar cediendo autoridad, porque para eso el Estado fue creado".

"Particularmente, no sé cuál sería el esquema en el que se pudiera estar sentando el representante o los representantes del crimen organizado con las autoridades, que también el estarlo planteando así es reconocer que hay un poder fáctico por encima de los poderes institucionales y quienes somos funcionarios públicos, con una tarea dentro de las instituciones del Estado, no podemos darnos esa licencia de reconocerlos como los que determinan la vida pública dentro del país, el estado o los municipios", dijo.

Señaló que en todo caso el llamado se debe hacer a la población para que haga lo que le corresponde, que es organizarse y tomar las medidas y la participación de sus miembros sobre cómo comportarse frente a una acción violenta.

"Creo que no se tiene por qué estar haciendo ningún pacto con el crimen organizado".