Anuncios

Los números de Carlos Beltrán lo avalan, pero no entró al Salón de la Fama. ¿Ignorancia o discriminación?

Una mayoría de los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos rechazaron con sus votos para la elección al Salón de la Fama a uno de los peloteros más completos de su generación, y de cualquier otra, el puertorriqueño Carlos Beltrán. ¡Injusto!

Esto es ¿ignorancia o discriminación? ¿Hasta cuándo estarán castigando sin legítimas razones que lo justifiquen y por el tiempo que así lo determinen, a jugadores que merecen ser premiados desde la primera nominación?

Beltrán recibió solamente el 46.5% de los votos.

Y preguntamos: ¿cuántos jugadores que están en Cooperstown tuvieron los números combinados de velocidad, poder y promedio del boricua?

Le negaron la gloria a un pelotero con 435 jonrones, 312 bases robadas, 1,587 carreras impulsadas, 1,582 anotadas y 2,725 imparables.

Con 565 dobles, un embasamiento de .350, slugging de .486, OPS de .837, con 4,751 total de bases, 1,076 extrabases y promedio de .279.

Luego de ganar el premio Novato del Año en 1999, Beltrán tuvo ocho temporadas con más de 100 remolques, logró tres premios Bate de Plata, tres Guante de Oro a la defensa, estuvo en nueve Juegos de Estrellas, terminó con un War Ofensivo de 66.6 (#74) y un WAR Jugador de 70.1 (#70).

Este jugador ocupa el lugar número nueve de todos los tiempos en Poder/Velocidad (363.4), estafando con éxito el 86.43% de las veces que intentó robar para la cuarta mejor frecuencia de la historia.

Sólo 38 peloteros han impulsado y anotado más de 1,500 carreras. De ellos, 29 han sido elegidos a Cooperstown, tres no han entrado en las boletas (Miguel Cabrera, Albert Pujols y Adrián Beltré) y cinco no están en dicho recinto por su vinculación de alguna manera al uso de sustancias prohibidas (Alex Rodríguez, Manny Ramírez, Gary Sheffield, Barry Bonds, Rafael Palmeiro).

Y el último del grupo en alcanzar la proeza, Carlos Beltrán, sin usar esteroides fue rechazado por los votantes.

El boricua es uno de sólo cinco jugadores de cualquier posición en alcanzar más de 400 jonrones y 300 bases (los otros cuatro fueron Willie Mays, Barry Bonds, Alex Rodríguez y Andrew Dawson).

Unido a sus formidables estadísticas en 20 temporadas, Beltrán estuvo en 15 series de postemporada donde conectó 16 jonrones en 215 veces al bate, remolcó 42 carreras, anotó 45, promedió .397, tuvo un embasamiento de .412, slugging de .609 y 1.021 de OPS.

Es posible que en el caso de Beltrán algunos votantes lo castigaron por su rol en el escándalo del robo de señas de los Astros, en 2017.

Pero esto es absurdo, pues sin negar que la forma en que se hizo fue incorrecta, dejemos claro que de una u otra forma el robo de señas siempre ha estado presente en el béisbol.

Esto no es razón suficiente para rechazar a un jugador con mejores credenciales que muchos de los que están en el Nicho de los Inmortales.