Anuncios

Mundial Sub 20: por qué Argentina puede llegar a organizarlo y cuándo será la reunión cumbre Tapia-Infantino

Gianni Infantino y Claudio Tapia se reunirán en breve en Asunción para definir la posible realización del Mundial Sub 20 en Argentina
Gianni Infantino y Claudio Tapia se reunirán en breve en Asunción para definir la posible realización del Mundial Sub 20 en Argentina - Créditos: @Archivo

Claudio Tapia es un hombre de suerte. Después de ganar tres trofeos en un año y medio (Copa América, Finalissima y el Mundial) y de esa especie de doctorado honoris causa que le dio el lunes la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), ahora un conflicto impensado puede llevarlo a organizar una Copa del Mundo. Se trata de la cita ecuménica Sub 20, que hasta este miércoles hospedaba Indonesia, pero que ahora tiene sede vacante. Como la FIFA mantiene las fechas del torneo, que debe jugarse entre el 20 de mayo próximo y el 11 de junio, ahora debe definir contra reloj un nuevo anfitrión. Y Argentina ya le adelantó su decisión de postularse.

Si no existiera la premura, la FIFA debería reabrir el proceso de admisión de candidaturas, evaluarlas con lupa y decidirse por la mejor. A menos de dos meses de la ceremonia inaugural, ese escenario es imposible. Por lo que lo más probable es que sea el Bureau de la entidad rectora del fútbol mundial el que decida dónde se jugará el torneo más importante de los seleccionados juveniles. El órgano, una especie de “mesa chica”, está integrado por los presidentes de las confederaciones continentales y el presidente de la FIFA. Ellos serán los encargados de definir la nueva sede.

Gianni Infantino viaja en las próximas horas a Sudamérica. Estará en Asunción del Paraguay para la inauguración de las obras de un centro de alto rendimiento de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) y también se quedará al Congreso de la Conmebol, que se realizará este viernes 31 de marzo. El dirigente ítalo-suizo aterrizará este mismo jueves al mediodía en Paraguay, almorzará allí y se trasladará a la sede de la APF. Tapia también viajará a Paraguay, y está previsto un encuentro entre ambos para jueves o viernes. “Llegan a Paraguay y se reúnen”, confirmó a LA NACIÓN una fuente de la AFA. La organización del Mundial Sub 20 será el tema principal de la agenda.

Argentina, vigente campeona del mundo en mayores, cumple con varios requisitos para ser sede. Algunos de ellos, sobre todo los relacionados con la infraestructura (estadios en condiciones, hotelería, transporte), están cubiertos desde la Copa América 2011. También le conviene a la FIFA desde el punto de vista deportivo: el seleccionado albiceleste de la categoría no se clasificó a la Copa del Mundo en el último Sudamericano, realizado en Colombia. Su única chance de participar sería, entonces, organizándolo en lugar de Indonesia. Pero la Argentina también conviene desde lo político: darle un Mundial sería un premio para Tapia y para el país que ganó el premio a la mejor hinchada en Qatar 2022. Y no habría necesidad, por ejemplo, de darle a la AFA una silla en el Consejo de la FIFA, lugar que perdió en 2019 tras la Copa América de Brasil y una incendiaria carta contra la utilización del VAR en aquel torneo, firmada por el propio Tapia.

“¡Claro que hay chances!”, se entusiasmaron en la AFA, conscientes de que el Mundial Sub 20 sería un eslabón más del “Copa-Tour” que comenzó el 18 de diciembre en Lusail y se extendió hasta este mismo martes en Santiago del Estero con el show de goles de la selección campeona ante Curazao. Para la AFA, más es mejor. E intentarán prolongar el estado de algarabía general todo lo que puedan. Un Mundial Sub 20 en casa sería el acontecimiento ideal. Porque además borraría de un plumazo el fracaso del equipo dirigido por Javier Mascherano en el Sudamericano. El Jefecito ya no está en su puesto y la nave insignia del proyecto de selecciones no tiene entrenador. Si la FIFA otorga la sede del Mundial a la Argentina, Bernardo Romeo (responsable de las selecciones juveniles) y Tapia tendrán que buscar entrenador en tiempo récord. Pablo Aimar, DT del Sub 17, afrontará el Sudamericano de su categoría en Ecuador en abril. Que también dirija el Sub 20 es una posibilidad latente.

“Hay otros países que se postularon”, recalcaron en la AFA para bajar un poco la euforia. ¿Quiénes son? Qatar y Perú, al menos. Pero ninguno de los dos tendría tanta fuerza como la Argentina. El primero, porque ya hospedó al Mundial de mayores, y porque su relación con Israel, foco del conflicto en Indonesia, tampoco es buena. El gobernador de Bali, una de las provincias de aquel país, había pedido el veto del equipo del estado hebreo de la competición. Alegaba que “las políticas de Israel hacia Palestina son incompatibles con las políticas de la República de Indonesia”. La FIFA suspendió primero el sorteo de los grupos. Y luego despojó a Indonesia de la sede.

Javier Mascherano renunció a la Sub 20 tras el fracaso en el Sudamericano Sub 20 de la categoría, disputado en Colombia
Javier Mascherano renunció a la Sub 20 tras el fracaso en el Sudamericano Sub 20 de la categoría, disputado en Colombia - Créditos: @JOAQUIN SARMIENTO

¿Y Perú? El país incaico pelea por no perder la sede del Mundial Sub 17, algo que debería definirse en los próximos días. Los últimos pedidos a la FIFA parecen destinados a hacer naufragar su designación: el país requirió una reducción de sedes y que todos los partidos se jueguen en una sola ciudad, que incluye un estadio sin iluminación y otro con césped sintético. Ese mismo Perú no parece ser el indicado para organizar un Mundial de una categoría superior en tiempo récord.

Así, el tablero actual muestra a la Argentina como la mejor alternativa para la FIFA. Más allá, incluso, de los malos indicadores económicos del país. La fiebre por los campeones del mundo se mantiene en los hinchas, que siguen al equipo albiceleste allí donde se presente y agotan las entradas en un puñado de horas. Algo parecido podría ocurrir con la selección juvenil. Después de todo, hay un antecedente cercano razonablemente cercano: en 2001, y en medio de una crisis económica y social sin par, el equipo dirigido por José Néstor Pekerman se consagró campeón del mundo en el estadio José Amalfitani, tras un 3-0 a Ghana.