Anuncios

Mundial Sub 20: la AFA tiene el visto bueno de la FIFA para organizar el torneo

El abrazo entre Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, y Gianni Infantino, presidente de la FIFA; ambos decidieron, en Asunción, entregarle la organización del Mundial Sub 20 a la Argentina
El abrazo entre Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, y Gianni Infantino, presidente de la FIFA; ambos decidieron, en Asunción, entregarle la organización del Mundial Sub 20 a la Argentina

La AFA tiene el visto bueno de la FIFA para organizar el Mundial Sub 20. El país reemplaza a Indonesia, desplazada por “motivos extrafutbolísticos” por la FIFA, luego de menos de 48 horas de deliberación. El viaje de Gianni Infantino, máximo dirigente del fútbol mundial, a la sede de la Conmebol en Luque, Paraguay, aceleró los tiempos. Y terminó en una definición favorable. Ahora, la AFA y los ministerios de Turismo y Deporte y Hacienda ultiman los detalles para el torneo ecuménico, que comenzará el próximo 20 de mayo. La selección argentina, que no se clasificó en el Sudamericano de la categoría, ahora ingresará en el cuadro principal como país organizador.

“Tengo una reunión con Infantino y se va a hablar de ese Mundial”. La frase del presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, en la mañana de Asunción, de Paraguay, graficó lo que se veía venir. Por más que el presidente de la FIFA haya hablado de un “análisis” de la candidatura argentina por parte del Bureau de esa entidad (un órgano que conforman los seis presidentes de las confederaciones continentales más el propio Infantino), la AFA ya planifica la competencia ecuménica. Desde Zurich, sede de la FIFA, llegó el ansiado ok. Las razones son políticas, estratégicas y deportivas. El título en Qatar 2022 revitalizó al fútbol argentino, tanto dentro como fuera de la cancha.

La AFA esperaba con medido optimismo la definición. “Claro que hay chances”, decían en las oficinas del predio rebautizado Lionel Andrés Messi, en Ezeiza. Sabían que el contexto ayudaba: la fiebre por los campeones mundiales se mantiene en los hinchas, que seguramente también acompañarán al seleccionado juvenil. En los despachos, además, no pasaba inadvertido que conseguir la sede en los escritorios equivalía a clasificarse por la ventana. El equipo, dirigido por Javier Mascherano, falló en el Sudamericano de la categoría, disputado en Colombia. El Jefecito renunció a su cargo tras el fracaso. Sin embargo, la AFA reconoció las conversaciones para que vuelva. Jugar el Mundial (y ganarlo) sería una historia única. Todo indica, entonces, que el ex capitán de la selección podría volver.

Javier Mascherano estuvo el fin de semana en Ezeiza con motivo del homenaje a Lionel Messi y podría volver a su cargo de entrenador de la selección Sub 20
Javier Mascherano estuvo el fin de semana en Ezeiza con motivo del homenaje a Lionel Messi y podría volver a su cargo de entrenador de la selección Sub 20 - Créditos: @Twitter

Hay otros condimentos detrás de la decisión de la FIFA. Uno es político: el Mundial de los jóvenes viene a la tierra de los campeones de mayores. Es una especie de homenaje para la Argentina, a la que también le dio el premio The Best por el aliento de su hinchada en Qatar 2022. Aunque eurocentrista, Infantino sabe que la Copa del Mundo volvió a Sudamérica. Y se rinde ante las evidencias. Ningún otro candidato mejor que la Argentina, entonces. En la fila se habían anotado Perú y Qatar, entre otros. Pero ambos tienen puntos negativos. El primero perdería este mismo jueves la sede del otro Mundial juvenil, el Sub 17, previsto para diciembre. Los últimos pedidos del gobierno incaico a la FIFA fueron demasiado: jugar todos los partidos en Lima y el área metropolitana e incluir un estadio sin iluminación y otro con césped artificial entre las sedes. Así, en los papeles, Conmebol iba a perder un torneo ecuménico. Debía compensar. Otro motivo más para que FIFA entregara la sede del Mundial Sub 20 a este continente.

¿Y Qatar? El conflicto por el que Indonesia perdió la organización saca de carrera al último anfitrión de la Copa del Mundo de mayores. Tenía a su favor la infraestructura, flamante, y la certeza de poder realizar todos los trabajos previos sin ningún problema. Pero la clasificación del equipo israelí a su primer Mundial Sub 20 y la militancia del gobierno qatarí en la causa palestina hacen que la FIFA no quiera más problemas. Una carta del gobernador de Bali pidiendo la expulsión del seleccionado juvenil del estado hebreo hizo que el sorteo se suspendiera. Y, más tarde, la FIFA le quitó la organización a Indonesia por “cuestiones extrafutbolísticas”. Ahora, entonces, la FIFA quiere que se hable de fútbol. Nada mejor que hacerlo, entonces, en el país de los campeones del mundo. En el que, además, hay una gran colonia de hinchas del seleccionado israelí.

Domínguez e Infantino también examinaron el tablero político. Darle el Mundial Sub 20 a Claudio “Chiqui” Tapia es “un gesto” de camaradería con el “mejor dirigente del mundo”, como lo definió Alejandro Domínguez, el presidente de Conmebol. Por otro lado, ambos dirigentes saben que más temprano que tarde el dirigente argentino pedirá recuperar su silla en la FIFA, que perdió en 2019 cuando mandó una carta incendiaria a la Conmebol por las polémicas del VAR en la Copa América de Brasil. El fútbol sudamericano le quitó su representatividad y lo eyectó de Zurich. Ahora, el contexto es otro. Muy diferente. Y todos quieren estar cerca del presidente del fútbol campeón del mundo.

Una sede dividida

Ante la inminencia del anuncio oficial, en las últimas horas se sucedieron los contactos telefónicos entre la AFA y el gobierno. El vaso comunicante fue el ministro de Turismo y Deporte, Matías Lammens. La idea de Tapia es separar el país en dos zonas: “Norte” y “Sur”, y dividir las sedes en dos. El estadio Madre de Ciudades, en Santiago del Estero, tendría partidos asegurados. Por algo tuvo su capacidad aumentada a más de 40 mil espectadores. Las sedes del AMBA, en cambio, están por definirse. Lo mismo que las otras provincias del interior: habrá una reunión entre la AFA y el ministro de Turismo y Deporte, Matías Lammens, el próximo lunes para terminar de delinear los estadios y las ciudades (serán seis en total) que hospedarán los partidos. La relación Tapia-Lammens fue fundamental para vehiculizar la postulación argentina.

El Ejecutivo, que se puso al servicio de la candidatura una vez que la impulsó la AFA, entiende que puede haber un “gran movimiento” de divisas gracias a los hinchas uruguayos y brasileños que se movilizarán durante el torneo. Tapia sabe desde el primer momento que el gobierno de Alberto Fernández ve con buenos ojos la organización de un evento de esta naturaleza.

Todavía todo es embrionario: hasta hace algunas horas la información de FIFA era que se abriría el proceso de postulación de los países que quisieran organizar el Mundial Sub 20. Al final, la definición llegó en Asunción. Y fue obra del Bureau de la FIFA, una especie de mesa chica con formato “6+1″: los seis presidentes de las confederaciones continentales y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino. Tapia, que acumula tres triunfos al hilo (Copa América, Finalissima y Mundial 2022) ahora será la cabeza visible del Mundial Sub 20. Y la Argentina, que hasta hace una semana lo vería por TV, ahora será protagonista.