Anuncios

La muerte de un exgerente que denunció a Boeing, el último capítulo de una larga lista de problemas

Un Boeing 737, como el accidentado de Alaska Airlines
Un Boeing 737, como el accidentado de Alaska Airlines - Créditos: @BOEING

WASHINGTON.- La muerte de un ex empleado de Boeing que había expresado su preocupación por fallas en una fábrica de Carolina del Sur ha renovado la atención sobre la larga historia del gigante aeroespacial de enfrentar acusaciones, desde dentro de la compañía y de los reguladores, sobre los tipos de problemas de control de calidad que salieron a la luz después de que un trozo de un avión de Alaska Airlines se cayera en pleno vuelo en enero.

Hace casi una década, la compañía llegó a un acuerdo de amplio alcance con la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés), en parte por los desechos potencialmente peligrosos que quedan en los aviones Boeing, como virutas de metal y herramientas. Los accidentes mortales de 2018 y 2019 provocaron que otros denunciantes se presentaran ante el Congreso para alegar que los implacables programas de producción estaban provocando riesgos de seguridad y calidad en las plantas de Boeing.

En esta foto publicada por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte se muestra el boquete donde estaba el panel sobre la puerta en el área del fuselaje del vuelo 1282 de Alaska Airlines el 7 de enero de 2024, en Portland, Oregón
En esta foto publicada por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte se muestra el boquete donde estaba el panel sobre la puerta en el área del fuselaje del vuelo 1282 de Alaska Airlines el 7 de enero de 2024, en Portland, Oregón

Y el incidente del 5 de enero de Alaska Airlines, que según los investigadores fue causado por la instalación defectuosa de un tapón de puerta, provocó una investigación del Departamento de Justicia, así como nuevas preocupaciones de la FAA, que dio a la compañía 90 días para solucionar numerosos problemas de control de calidad descubiertos durante una auditoría.

Boeing capeó una profunda crisis después de los accidentes, en los que murieron 346 personas. Pero el ruido de malas noticias desde entonces, que aumentó con la explosión de enero, ha socavado significativamente la reputación del gigante de la aviación, uno de los dos únicos principales fabricantes de aviones del mundo y un actor vital en la economía estadounidense.

Las consecuencias del incidente de Alaska Airlines se prolongan ya por tercer mes y hay pocas perspectivas de que el escrutinio de los reguladores, los investigadores de seguridad y ahora los fiscales federales cese pronto. Las acciones de la empresa han caído desde enero, lo que pesa sobre las finanzas de la empresa centenaria.

“Ha llevado mucho tiempo llegar a este nivel tan bajo, llevará mucho tiempo superarlo”, dijo Nick Cunningham, analista aeroespacial y de defensa de Agency Partners, con sede en Londres. “Eso no va a suceder en un año”.

Cuando se le pidió una declaración el martes, Boeing señaló un correo electrónico reciente de Stan Deal, jefe de la división de aviones comerciales de Boeing, quien dijo en un mensaje a la fuerza laboral de la compañía el martes que ya se estaban logrando avances. Boeing dijo en un comunicado el martes temprano que estaba tomando medidas basadas en los hallazgos de la auditoría de la FAA y elaborando “un plan de acción integral para fortalecer la seguridad y la calidad, y generar la confianza de nuestros clientes y sus pasajeros”.

“Estamos totalmente enfocados en tomar medidas significativas y demostradas con transparencia en todo momento”, dijo la compañía.

El avión Boeing 787 Dreamliner de LATAM Airlines que repentinamente perdió altitud en pleno vuelo un día antes, cayendo violentamente e hiriendo a decenas de viajeros aterrorizados, es visto en la pista del Aeropuerto Internacional de Auckland en Auckland el 12 de marzo de 2024.
El avión Boeing 787 Dreamliner de LATAM Airlines que repentinamente perdió altitud en pleno vuelo un día antes, cayendo violentamente e hiriendo a decenas de viajeros aterrorizados, es visto en la pista del Aeropuerto Internacional de Auckland en Auckland el 12 de marzo de 2024. - Créditos: @BRETT PHIBBS

La FAA no ha publicado los resultados completos de la auditoría, pero en una conferencia de prensa el lunes, el administrador de la FAA, Michael Whitaker, dijo que los hallazgos iban más allá de cuestiones de papeleo e incluían cómo los trabajadores rastreaban sus herramientas para asegurarse de que no habían olvidado ninguna.

Denuncia y muerte

La causa subyacente de los problemas en las líneas de producción de Boeing no está clara, pero los analistas y algunos exempleados señalan la presión para cumplir con los cronogramas de entrega y, más recientemente, la rotación de la fuerza laboral durante la pandemia de coronavirus.

A lo largo de los años, exempleados de la empresa han manifestado su preocupación por lo que consideraban un trabajo descuidado en las plantas de Boeing. El Comité de Comercio del Senado documentó muchos de esos problemas en un informe de diciembre de 2021 después de los accidentes del Max que se basó en los relatos de siete denunciantes. Entre los denunciantes se encontraba Ed Pierson, exgerente de la fábrica 737, quien alegó una cantidad inusual de problemas de control de calidad en una planta bajo “implacable presión de cronograma”.

“En conjunto, estas acusaciones ilustran la importancia de una corrección de rumbo que dé prioridad a la seguridad y escuche las voces de los ingenieros de línea”, escribió la senadora Maria Cantwell (D-Wash.), presidenta del comité, en una carta a la FAA en ese momento.

A raíz del incidente de Alaska, incluso los incidentes menores que involucraron a aviones Boeing han atraído una enorme atención. También lo hizo la muerte de John Barnett, el exempleado que fue descubierto el 9 de marzo con lo que parecía ser una herida de bala autoinfligida, dijo la oficina forense del condado de Charleston en un comunicado. El Departamento de Policía de la ciudad de Charleston está investigando.

“Estamos tristes por el fallecimiento del señor Barnett y nuestros pensamientos están con su familia y amigos”, dijo Boeing en un comunicado.

Barnett había sido gerente de control de calidad de Boeing
Barnett había sido gerente de control de calidad de Boeing

En algún momento después de trasladarse de Washington a la planta 787 de Boeing en Carolina del Sur en 2010, Barnett, de 62 años, presentó una queja ante la FAA sobre virutas de metal que quedaban dentro de los aviones 787 durante la fabricación, donde podían cortar el cableado eléctrico. En 2017, la agencia emitió una directiva que exigía que esas virutas se retiraran antes de que los aviones pudieran entregarse a los clientes. La FAA dijo el martes que la agencia no podía proporcionar detalles adicionales sin una solicitud de la Ley de Libertad de Información.

Robert M. Turkewitz, uno de los abogados de Barnett, dijo que el exgerente de calidad de Boeing, que se unió a la compañía en 1985, era “una persona tan decente como puedas imaginar”.

Tenía una gran integridad, era honesto y estaba igualmente dedicado a hacer que los viajes aéreos fueran seguros”, dijo Turkewitz, quien, junto con Brian Knowles, ha representado a Barnett desde 2017.

Barnett se retiró de Boeing ese año, una década antes de lo que había planeado, por temor a que, si no se marchaba, lo despedirían.

Después de dejar la empresa, Barnett también habló en público, compartió sus preocupaciones con el New York Times y participó en un documental de Netflix sobre los accidentes del Max.

En la película, Barnett, vestido con una camisa azul claro, describe cómo durante años se sintió orgulloso de trabajar en Boeing, diciendo que la empresa era como una familia y cuidaba de sus empleados. La empresa respondió cuando los empleados identificaron problemas, dijo Barnett, pero la cultura comenzó a cambiar.

Así que cada vez que levantaba la mano y decía, oye, tenemos un problema aquí, atacaban al mensajero”, dijo a los realizadores.

 La versión final del avión 737 MAX de Boeing despega del Aeropuerto de Renton, Washington, en su primer vuelo el viernes 18 de junio de 2021.
La versión final del avión 737 MAX de Boeing despega del Aeropuerto de Renton, Washington, en su primer vuelo el viernes 18 de junio de 2021. - Créditos: @Ellen M. Banner

En el momento de su muerte, Barnett debía concluir el último día de declaraciones antes de la fecha del juicio en junio en otro caso de denuncia que presentó contra Boeing en 2017. En esa denuncia, Barnett alegó que la compañía lo castigó por expresar preocupaciones sobre problemas de producción. Boeing negó haber tomado represalias contra Barnett y buscó desestimar su reclamo. Sin embargo, una orden de 2022 denegó la moción de la empresa.

Cuando no se presentó el sábado a las 10 para el último día de declaraciones en el caso y no contestó su teléfono celular ni las llamadas a su habitación de hotel, sus abogados se preocuparon. Turkewitz dijo que los empleados del hotel revisaron su habitación y luego el estacionamiento del hotel, y encontraron que su distintiva camioneta naranja todavía estaba estacionada allí. Turkewitz dijo que el gerente del hotel le dijo que habían localizado a Barnett y que los servicios de emergencia médicos estaban en camino.

“Estamos conmocionados y devastados por lo sucedido”, dijo Turkewitz. “Como abogado, nada te prepara para algo como esto”.

Más problemas

Mantener los aviones libres de herramientas y piezas abandonadas ha sido un problema constante para la compañía y fue parte del motivo de un acuerdo de conciliación de 2015 entre Boeing y la FAA. Implicó que la empresa pagara una multa de 12 millones de dólares y aceptara realizar cambios significativos en sus sistemas y prácticas de seguridad internos. El problema no fue eliminado. En 2019, la Fuerza Aérea detuvo las entregas de un avión cisterna fabricado por Boeing por preocupaciones sobre sus partes. En 2020, con la flota Max todavía en tierra después de los accidentes, Boeing reveló que había restos en los tanques de combustible de los aviones no entregados.

Dos problemas de seguridad revelados en los últimos días podrían indicar otros problemas en la empresa, aunque ambos se encuentran en las primeras fases de investigación.

La semana pasada, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte emitió un informe preliminar sobre un incidente en el que un 737 Max de United Airlines experimentó un pedal de timón atascado. Boeing dijo que el problema se solucionó reemplazando tres piezas y que el avión volvió a ponerse en servicio. La compañía dijo que no estaba al tanto de que el problema ocurriera en ningún otro Max y que solo había visto otros dos casos en una generación anterior de 737 que comparte el mismo sistema de pedales.

Y el lunes, 50 personas resultaron heridas cuando un 787 operado por la aerolínea chilena Latam sufrió una sacudida repentina. La empresa atribuyó el incidente a un “evento técnico” pero la causa sigue bajo investigación.

Esta fotografía, difundida por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, muestra un panel utilizado para tapar una puerta de emergencia en el vuelo 1282 de Alaska Airlines, el lunes 8 de enero de 2024, en Portland, Oregon. El panel se desprendió en pleno vuelo el 5 de enero.
Esta fotografía, difundida por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, muestra un panel utilizado para tapar una puerta de emergencia en el vuelo 1282 de Alaska Airlines, el lunes 8 de enero de 2024, en Portland, Oregon. El panel se desprendió en pleno vuelo el 5 de enero.

Mientras tanto, la investigación del Departamento de Justicia podría complicar la resolución de un cargo de fraude contra Boeing derivado de los accidentes. Los fiscales federales están trabajando con un gran jurado para determinar si alguno de los problemas relacionados con la explosión de Alaska viola un acuerdo que las autoridades cerraron con Boeing en 2021 para permitir que la compañía evitara cargos. El acuerdo tenía una duración de tres años, pero los fiscales deben revisar si Boeing cumplió las promesas que hizo de fortalecer sus programas de cumplimiento para protegerse contra el fraude antes de desestimar los cargos.

John C. Coffee, profesor de derecho y director del Centro de Gobierno Corporativo de la Facultad de Derecho de Columbia, dijo que el Departamento de Justicia enfrenta un difícil dilema al considerar si Boeing ha cumplido los términos de ese acuerdo de 2021. Un proceso penal podría provocar despidos u otras repercusiones para una empresa fundamental para la economía estadounidense.

Sin embargo, si se determina que Boeing no ha cumplido los términos del acuerdo, no se le debería dar otra oportunidad a la compañía, dijo Coffee.

Por Ian Duncan y Lori Aratani