Anuncios

Miles marchan en Chile contra la violencia machista y al grito de "el patriarcado va a caer"

Santiago de Chile, 8 mar (EFE).- Miles de mujeres marcharon este viernes por las calles de la capital chilena y otras ciudades del país para pedir más derechos, en un momento en que la oposición de derecha y ultraderecha busca impugnar la recién aprobada Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres.

“Cada 8 de marzo, mujeres y disidencias tomamos las calles para hacer eco de nuestras luchas, demandas y anhelos. Seguimos, con nuestra porfía feminista, luchando por esa vida que nos deben”, dijo a EFE Gabriela Jadue, una de las voceras del colectivo Coordinadora 8M, una de las principales organizaciones feministas de Chile.

La marcha de Santiago comenzó en la mítica rotonda Plaza Italia, donde mujeres de todas las generaciones, portando pañuelos verdes y morados -colores de la lucha feminista-, levantaron sus pancartas con mensajes como: “Lucho hoy para existir mañana” o “Abuelita vine a gritar lo que a ti te hicieron callar”.

“He venido a luchar por un mejor futuro para mis hijas. Creo que la calidad de vida para la mujer ha estado fallando durante mucho tiempo, el maltrato, el no respeto, el salir a las calles con miedo. Tenemos que luchar por la justicia y por el respeto mutuo”, subrayó unos metros más adelante Carolina Díaz, de 43 años y quien acudió acompañada de sus hijas de 5 y 14 años.

La marcha, menos multitudinaria que otros años, coincide con la aprobación esta semana en el Parlamento de la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres, que ha estado más de 7 años en discusión e institucionaliza medidas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia machista.

La ley no ha podido ser promulgada aún porque un grupo de diputados de derecha y ultraderecha impugnaron esta madrugada ante el Tribunal Constitucional un artículo en el que se insta al Estado a promover una "educación no sexista".

"No nos vamos a detener por quienes, para no mejorar la legislación, quieran excusarse en conceptos abstractos y no centrarse en una ley que mejora las medidas cautelares y que mejora el sistema de gestión”, dijo horas antes en un acto oficial la ministra chilena de la Mujer y Equidad de Género, Antonia Orellana.

Además de entonar cánticos como “Abajo el patriarcado que va a caer, que va a caer”, muchas de las manifestante portaron banderas y pancartas a favor del pueblo palestino.

Chile tiene una de la comunidades palestinas más importantes fuera del mundo árabe y desde que comenzó la guerra en Gaza se han celebrando varias concentraciones multitudinarias pidiendo el fin de la masacre en el enclave.

“El vínculo principal entre Palestina y esta marcha es la humanidad y el corazón, porque esto no tiene fronteras, y porque esto es terriblemente horrible y nadie se hace cargo”, manifestó Liana Celina, de 57 años.

Para Noemí Ancavil y Yohali Nicolás, dos amigas veinteañeras que acuden todos los años a la marcha del 8M, el mayor desafío que tiene el movimiento feminista chileno, además de la violencia machista, es la aprobación del aborto libre.

En Chile, existe desde 2017 una ley que permite interrumpir el embarazo solo en tres causales (violación, enfermedad del feto y riesgo para la madre), una ley que el presidente Gabriel Boric dijo este viernes que es "insuficiente" y que habría que ampliar,

“El mayor reto que tenemos es la cuestión del aborto libre, gratuito y seguro. Creo que es una deuda que tienen con nosotras”, dijo a EFE Nicolás.

(c) Agencia EFE